Culpa (Blame) es la ópera prima de Quinn Shephard, que la dirige, escribe, edita y protagoniza. Estuvo nominada a los Independent Spirit Awards como Mejor Guion Original y ganó el Premio a Mejor Actriz en el Festival de Tribeca, donde además se convirtió en la directora más joven en ser seleccionada.

Junto a Quinn Shephard (La (des)educación de Cameron Post, Sweet, Sweet Lonely Girl), completan el reparto Nadia Alexander (The Dark, The Sinner), Chris Messina (La trampa del mal, Vivir de noche), Tate Donovan, Trieste Kelly Dunn, Geneva Carr, Sarah Mezzanotte, Owen Campbell, Tessa Albertson y Luke Slattery. La película no llegó a estrenarse nunca en salas de cine en España y nos ha llegado a través de la plataforma VOD de Filmin desde el día 10 de abril de 2.020.



Culpa (Blame)

Crítica de ‘Culpa (Blame)’

Ficha Técnica

Título: Culpa
Título original: Blame

Reparto:
Quinn Shephard (Abigail Grey)
Nadia Alexander (Melissa Bowman)
Chris Messina (Jeremy Woods)
Tate Donovan (Robert McCarthy)
Trieste Kelly Dunn (Jennifer)
Geneva Carr (Mrs. Howell)
Sarah Mezzanotte (Sophie Grant)
Owen Campbell (TJ)
Marcia DeBonis (Ms. Cohen)

Año: 2017
Duración: 100 min.
País: Estados Unidos
Director: Quinn Shephard
Guion: Laurie Shephard, Quinn Shephard
Fotografía: Aaron Kovalchik
Música: Pierre-Philippe Côté
Género: Drama
Distribuidor: Filmin

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Culpa (Blame)’ en versión original con subtítulos en español

Sinopsis

La joven actriz Quinn Shepard (The Misseducation of Cameron Post) da el salto a la dirección con este drama adolescente que estuvo nominado a los Independent Spirit Awards como Mejor Guion Original y ganó el Premio a Mejor Actriz en el Festival de Tribeca.

Un profesor de teatro sustituto (Chris Messina) tiene una relación tabú con una estudiante inestable (Quinn Shephard), lo que despierta celos en una compañera (Nadia Alexander) y desencadena una serie de sucesos vengativos. (Filmin)

Premios

  • Premios Independent Spirit: Nominada a mejor guion novel. 2018
  • Festival de Tribeca: Sección oficial largometrajes a competición. 2017

Donde se puede ver la película



Jugando con las expectativas

Tras ver la película Culpa (Blame), no puedo más que aplaudir la valentía y arrojo de una chica que con tan solo 20 años se atreviera a escribirla, dirigirla, editarla y protagonizarla. Todo un reto que inició a los 15 años cuando empezó a desarrollar el guion. Y no solo eso, es un debut sorprendentemente maduro.

Con una estructura inicial y unos personajes que son claros deudores de las high-school movies, Culpa (Blame) dinamita tus expectativas y hasta el final no sabes hacia donde quiere dirigirte. Incorpora elementos de thriller psicológico que parecen querer derivar hacia la trama criminal. Otros momentos parece buscar explotar el morbo y la sexualidad prohibida. También hay un trasfondo de carácter social donde parece querer denunciar el acoso escolar. Y sí, la película es todo lo que parece, pero no es únicamente eso. Quinn Shephard maneja todas las piezas del tablero sin perder nunca un pulso narrativo firme y coherente.

Culpa (Blame)
© Photographer: Aaron Kovalchik

El paralelismo entre la literatura y la película

Culpa (Blame) no es otra película sobre adolescentes estúpidos. Y eso que la mayoría de sus protagonistas lo son. El guion saca partido a los estereotipos más sobados de ese tipo de películas (las animadoras malvadas, la chica tímida, los adolescentes con hormonas revolucionadas, la atracción por el profesor nuevo…), pero evita caer en los lugares comunes de forma inteligente.

Las referencias literarias son claves. En la primera secuencia vemos en el dormitorio de la protagonista el libro Sybil de Flora Rheta Schreiber. Una historia sobre una mujer con personalidades múltiples (todos los adolescentes parecen tenerlas). Sybil es el apodo que también le ponen a ella sus compañeros de aula. En el colegio están estudiando El zoo de cristal de Tennesse Williams. La historia de una joven que utiliza la imaginación para escapar de su realidad (Sybil empieza a cojear como Laura Wingfield en la novela).

Finalmente, el profesor sustituto decide montar con sus alumnos Las Brujas de Salem de Arthur Miller. Una alegoría sobre la represión y la persecución del diferente. La protagonista de la novela se llama Abigail, igual que la chica de la película. Ese paralelismo evidente entre literatura y película, enriquece su cambiante estructura narrativa y nos ayuda a entender el estado de ánimo y la evidente transformación del personaje principal.

Culpa (Blame)
Photo by Nikolai Vanyo – © Copyright 2016. All rights reserved

El tribunal y las brujas

Como vemos, Culpa (Blame), necesita de una lectura más profunda por parte del espectador. No debe confundirnos el ambiente estudiantil y desenfadado que tiene la película, donde se nos muestra el típico comportamiento adolescente emborrachándose y afrontando sus primeras experiencias sexuales. El título es otra de las claves. Todos los personajes arrastran su propia culpa, sus propios remordimientos.

Se utiliza con ingenio el concepto de culpabilización de la víctima. Es el motor de los conflictos, tanto en agresores como víctimas (esto se entenderá mejor en el desenlace). Los constantes cambios de rumbo de la trama también buscan posicionar al espectador para obligarle a discernir sobre esa culpabilidad. Nos convertimos entonces, sin saberlo, en parte del tribunal de Las Brujas de Salem.

Culpa (Blame)
© Shirley Yu 2016

Conclusión de ‘Culpa (Blame)’

Culpa (Blame) es la ópera prima de Quinn Shephard, que con tan solo 20 años asumió el reto de escribirla, dirigirla, editarla y protagonizarla. Toma prestado el aspecto superficial de las high school movies para dinamitar constantemente nuestras expectativas, introduciendo elementos de thriller psicológico, drama y crítica social.

Es un film que reflexiona sobre la culpabilidad de la víctima, buscando un paralelismo entre literatura y cine con la representación escolar de Las Brujas de Salem de Arthur Miller. La película transgrede el género adolescente y busca deliberadamente un público más adulto. Logrará sorprender a los que busquen escarvar más allá de su epidermis, es por eso, que se la recomiendo a gente sin prejuicios que disfruten con el cine independiente e inteligente.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí