David Attenborough: Una vida en nuestro planeta, dirigida por tres fantásticos documentalistas, advierten junto con David Attenborough, de los peligros a los que se enfrenta el planeta y sobre todo, los peligros a los que se enfrenta la humanidad. 

Uno de los tres directores es Alastair Fothergill director de la reconocida miniserie de televisión The Blue Planet, entre otros, y habiendo realizado quince documentales de naturaleza. 

También la dirige, Jonathan Hughes, estrenándose como su primer largometraje documental y por último, el director, Keith Scholey, ya consagrado también con siete documentales de naturaleza como director y habiendo coincidido con Alastair Fothergill en más de una ocasión. El documental está disponible en Netflix.



David Attenborough: Una vida en nuestro planeta

Crítica de David Attenborough: Una vida en nuestro planeta’

Ficha Técnica

Título: David Attenborough: Una vida en nuestro planeta
Título original: David Attenborough: A Life on Our Planet

Reparto:
David Attenborough

Año: 2020
Duración: 83 min.
País: EE.UU
Director: Alastair Fothergill, Jonathan Hughes, Keith Scholey
Fotografía: Gavin Thurston
Música: Steven Price
Género: Documental. Naturaleza.
Distribuidor: Netflix

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de David Attenborough: Una vida en nuestro planeta’

Sinopsis 

Repasa los inicios de la vida de David Attenborough hasta llegar a sus 93 años de edad en el que se ve plasmado todo el proceso de cambio que ha sufrido el planeta. Los errores que se han cometido y las posibles soluciones planteadas, suponen un reto para toda la humanidad. 



Un repaso por el mundo 

En los primeros compases de la obra, observamos algunos aspectos de la vida de David Attenborough y vemos algunas expediciones que ha realizado a lo largo de su vida, como la expedición de mayo de 1991 a una tribu salvaje de Nueva Guinea, la expedición de enero de 1978 a los gorilas de montaña en una selva de África Central, o la expedición a Hawaii para encontrar ballenas jorobadas solamente escuchando sus cantos. 

Ya bien entrando en la segunda mitad de la cinta, nos presentan la importancia de la naturaleza, de la biodiversidad y de los ecosistemas marinos. Los océanos, las selvas y bosques, los desiertos, el ártico, la lluvia, el agua y los fenómenos atmosféricos son un conjunto unido y perfecto en el planeta.

David Attenborough lo ve claro, solo con la recuperación de todas estas cosas unidas, el planeta se podrá recuperar y nosotros, con él. 

En el último tercio del documental, nos ponen de manifiesto a un lado, las dificultades a las que nos enfrentaremos si continuamos con la insostenible actividad que hacemos del planeta actualmente y al otro lado, los grandes beneficios de un posible sistema sostenible de producción de comida, agua y energía ilimitada. 

David Attenborough: Una vida en nuestro planeta
Copyright Netflix

Edición renovada

Nuevamente la edición, el cuidado de la imagen y los planos de archivo que se usan a lo largo del documental son impresionantes y hacen un pequeño homenaje, casi desapercibido, a algunos planos realizados en la miniserie de Netflix, Our Planet (2019) y a todo el recorrido de David Attenborough por sus expediciones en el pasado a lo largo de todo el mundo. 

La edición corre a cargo de Martin Elsbury, editor jefe de muchas de las obras más importantes en documentales como son The Blue Planet (2001), Life (2009) o la miniserie Our Planet (2019) entre otros muchos documentales.

Editor que arropa con fuerza todo lo que se ha contado en otros documentales o miniseries de naturaleza para contextualizar y enmarcarlo en solo unos 80 minutos de cinta aproximadamente. Un claro ejemplo de una carrera impecable. 

David Attenborough: Una vida en nuestro planeta
Copyright Netflix

Mensaje demasiado optimista

El mensaje es directo y conciso. Se puede arreglar el desastre medioambiental al que nos estamos viendo envueltos pero requiere cambios y sacrificios que tenemos que estar dispuestos a llevar a cabo.

En un mensaje demasiado optimista David Attenborough nos dice que podremos aprender a trabajar con la naturaleza y no contra ella si hacemos las cosas necesarias para ello. A lo que añade: “No se trata de salvar nuestro planeta, sino de salvarnos a nosotros mismos”. 

El documental termina con una admirable y sencilla cuestión. La naturaleza sobrevivirá a nuestro declive como sociedad, pero el ser humano, no lo podrá hacer. David Attenborough toma de ejemplo el accidente que causaron los seres humanos en una central nuclear en Chernobyl. 30 años después la naturaleza se abre paso entre los edificios y la destrucción que se sucedió, de forma natural, se está arreglando y regenerando. El ser humano sin embargo, todavía no puede vivir allí de forma continuada. 

A Life on Our Planet
Copyright Netflix

Conclusión de David Attenborough: Una vida en nuestro planeta’

En un intento de concienciar a la sociedad David Attenborough deja su declaración testimonial de lo que sucede en la Tierra y advierte a la población mundial de las pautas que deben seguir para arreglar el desastre que algún día, se verá envuelto la humanidad en el mundo entero si no se toman medidas drásticas. 

Un documental necesario, objetivo y lleno de optimismo para enfrentar la crisis medioambiental. Un ciclo que David Attenborough cierra en su vida a sus 94 años de edad. Ejemplo claro de lo que es compromiso y de lo que hay que tener para con la vida sostenible en la Tierra. Nos deja un testimonio y nos dice que solo nosotros como sociedad lo podremos resolver. 

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

2 COMENTARIOS

  1. Por qué sir Attenborough incluye escenas de castellers y esteladas independentistas en su último documental? Se supone que estudian al milímetro todo lo que debe aparecer en sus documentales. Es un guiño a ese movimiento?

    • Hola, Atencia. ¡Muchas gracias por escribir en Cinemagavia! 🙂

      Te explico porque creo que no es un guiño. Cuando se muestran las escenas de castellers nos están diciendo que la población mundial poco a poco se está estabilizando y en ese momento, juegan con una metáfora visual para explicar esa estabilización de la población mundial. Por lo tanto, puede ser solamente mera coincidencia que salgan los castellers y las esteladas en ese momento, y que solo quisieran hacer visual lo que pasaría si se estabilizase la población.

      También te digo que no creo que este documental se haya creado para reivindicar movimientos políticos o populares. Mas bien es un testimonio de lo que ha vivido Attenborough y solamente quiere transmitirnos los problemas a los que se puede enfrentar el ser humano si seguimos por esta vía de consumo insostenible.

      No obstante, puede haber sido una especie de guiño al independentismo aprovechando el tirón mediático que tiene, por defecto, este documental. Entre otras cosas, por qué se ha estrenado en Netflix a nivel mundial y habla de un gran problema como es el medio ambiente.

      En mi humilde opinión, sí ha aprovechado ese momento para introducir el movimiento independentista, no creo que fuera a jugar a su favor porque cuando hablas de un tema tan delicado como es el medio ambiente, centrar los esfuerzos en divulgar los problemas y beneficios de un sistema sostenible respetando el medio ambiente, tiene que ser el objetivo principal para conseguir que la población mundial escuche y rectifique y no irse, como se suele decir, por las ramas con subtemas o reivindicaciones de otros tipos.

      Cada cosa tiene su cabida donde lo tiene que tener.

      De nuevo, muchas gracias por escribir en Cinemagavia y te animo a seguir haciéndolo. 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí