Desafío total es una película de ciencia ficción estrenada en 1990, y considerada ya un pequeño clásico del género. Al frente del reparto estaba Arnold Schwarzenegger (Terminator, Depredador) en la cúspide de su carrera. Junto con él, Sharon Stone (Instinto básico, Acosada), Rachel Ticotin (Un día de furia, Con air), y Michael Ironside (Scanners, Top gun). El director fue el holandés Paul Verhoeven (Robocop, Starship Troopers).

Está basada en el relato de Philip K. Dick, Podemos recordarlo por usted al por mayor, publicado en 1966. De su adaptación se encargaron dos de las personas que pergeñaron el guion de Alien (1979), Dan O’Bannon y Ronald Shusett. Ahora que cumple 30 años, y que acaba de ser incorporada al catálogo de Netflix, es un buen momento para ver cómo ha pasado el tiempo por Desafío total. En 2012 se hizo otra adaptación que pasó sin pena ni gloria.



Desafío total

Crítica de Desafío total

Ficha Técnica

Título: Desafío total
Título original: Total Recall

Reparto:
Arnold Schwarzenegger (Quaid)
Sharon Stone (Lori)
Michael Ironside (Richter)
Rachel Ticotin (Melina)
Ronny Cox (Cohaagen)
Marshall Bell (George / Kuato)
Mel Johnson Jr. (Benny)
Ray Baker (McClane)
Michael Champion (Helm)

Año: 1990
Duración: 109 min.
País: Estados Unidos
Director: Paul Verhoeven
Guion: Dan O’Bannon, Gary Goldman, Ronald Shusett (Relato: Philip K. Dick)
Fotografía: Jost Vacano
Música: Jerry Goldsmith
Género: Ciencia ficción. Acción
Distribuidor:  Columbia TriStar Films de Espana S.A.

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Desafío total’

Sinopsis

Tierra, año 2084. Doug Quaid, un hombre normal con una vida tranquila, está atormentado por una pesadilla que le lleva todas las noches hasta Marte. Decide entonces recurrir al laboratorio Memory-call, una empresa de vacaciones virtuales que le ofrece la oportunidad de materializar su sueño gracias a un fuerte alucinógeno. Sin embargo, su intento resulta en fracaso. La droga resucita de su memoria una estancia verdadera en Marte cuando era el más temido agente del cruel Coohagen.

Premios

  • Óscar: Premio esp. Mejores efectos visuales. Nom. a sonido, efectos sonoros. 1990
  • Premios BAFTA: Nominada a mejores efectos visuales. 1990

Donde se puede ver la película



Viaje con nosotros

Desafío total parte de la insatisfacción de un hombre común que desea aspirar a cotas más altas. Además está obsesionado con Marte. En el 2084 el planeta rojo ha sido colonizado y, aunque con inestabilidad política, se considera un buen destino de vacaciones. Douglas Quaid (Arnold Schwarzenegger) no consigue vencer su fijación y, en contra de la opinión de su mujer Lori (Sharon Stone), decide contratar los servicios de la empresa Memory Call. Esta empresa ofrece la posibilidad de insertar falsos recuerdos en la mente de sus clientes. Quaid decide que le implanten el recuerdo de haber estado en Marte, con el aliciente añadido de que para la fantasía se convertirá en un agente secreto, salvará al planeta y se quedará con la chica.

El problema es que durante el proceso de implantación Quaid sufre un “embolismo esquizoide” y una agudísima crisis. Vuelto a su ser, su identidad comienza a tambalearse. Descubre que ya ha viajado a Marte y que es realmente un agente secreto al que le han borrado la memoria. O eso parece ser, el propio Quaid no recuerda nada. Sin embargo, a su alrededor todos parecen comportarse de forma extraña. Y aquí comienza la lucha del protagonista por conocer su propia identidad, adentrarse en sus propios recuerdos y resolver un complicado puzzle. Además, ¿lo que está viviendo es real o es cosa de Memory Call?

Desafío total no engaña a nadie. Es un blockbuster de tiros y mamporros con Schwarzenegger repartiendo leña. Pero hay más tela que cortar. El guion es inusitadamente inteligente, incluso cerebral, para el tipo de película que es. Contiene un interesante juego de espejos donde Schwarzenegger no sabrá exactamente quién es. También meditaciones sobre qué conforma quienes somos, nuestros recuerdos o nuestros actos, e incluso aspectos sobre la naturaleza de la realidad.

Desafío total
Copyright Columbia TriStar Films

Taquillazos insólitos

Además de las bondades de un guion más sorprendente de lo que pudiera parecer, a los mandos de Desafío Total está uno de los generadores de blockbusters más peculiares de los 80 y 90. Paul Verhoeven es especialista en mezclar la acción con la ciencia ficción. Pero a su modo, casi desde un punto de vista autoral. Para empezar, tiene un sentido de la violencia mucho más exacerbado de lo habitual en el cine comercial. A veces de forma cruel (recuerden la brutal muerte de Murphy en Robocop -1987-) y a veces de manera un poco bufa, irónica.

Verhoeven también suele gastar un humor a caballo entre lo burlesco y lo negrísimo. En muchas de sus películas aparecen, por ejemplo, momentos dedicados a la introducción en la trama de elementos televisivos como extractos de anuncios o informativos. El afán suele ser satírico. Y es que Verhoeven nunca da puntada sin hilo. Casi siempre dispara sus dardos sobre ciertos aspectos sociales, como el capitalismo desbocado y las maniobras de las grandes corporaciones. En Desafío total tenemos a la tiranía de Cohaagen (Ronny Cox) sobre Marte, o la irresponsabilidad de Memory Call.

Y en Desafío total se nota particularmente otra característica fundamental. La capacidad del director holandés para crear imágenes perdurables en nuestra memoria. Cronológicamente el rodaje de la película se sitúa al final de la era de los efectos analógicos y un poco antes de la aparición de los efectos digitales. Desafío total usa maquetas, animatronics y maquillaje a mansalva. Y aunque hoy acaso debiera parecer desfasada, conserva bastante bien su encanto. Para el recuerdo el aspecto de Marte, su barrio de lupanares o algunas criaturas como Kuato (Marshall Bell). Y por supuesto, una acción contundente hasta ser casi lacerante.

Desafío total
Copyright Columbia TriStar Films

Acribillo, luego existo

Desafío total, tiene dos mitades bien diferenciadas. Una primera desarrollada en La Tierra, donde se plantea el misterio de la identidad de Quaid, y una segunda situada en Marte donde perviven varios interrogantes pero el bueno de Schwarzenegger debe luchar contra la tiranía de Cohaagen y la persecución de su secuaz Richter (Michael Ironside). Allí descubre, por cierto, la que se supone que es su amante y miembro de la resistencia: Melina (Rachel Ticotin).

El guion tiene una ambigüedad divertidísima entre la acción frenética y las incógnitas no exentas de reflexión. Schwarzenegger debe dirimir si realmente es Quaid o Hauser (un traidor). Un agente secreto o un simple trabajador de la construcción ¿Nuestra identidad viene dada por nuestros recuerdos? ¿Somos lo que recordamos o lo que vamos haciendo en cada momento? Mientras Arnold medita estas cuestiones, se las pinta solo para tirotear, apalizar, y en general acabar con cuantos enemigos le van saliendo al paso.

Y ahí está uno de los triunfos de Desafío total. Armonizar diestramente la acción a toda pastilla, con cuestiones de ciencia ficción de cierto calado y dudas varias sobre la identidad y la realidad. Vivir en sueños o conformarse con la cotidiano. Estas dos vertientes no se estorban, se complementan. Y lo hacen a un ritmo que resulta gozoso para el espectador, que se ve incapaz de despegar siquiera los ojos de la pantalla. No estamos, por lo tanto, ante un cine macarra y epidérmico. Desafío total tiene algún compartimento para esconder elementos de inteligencia.

Philip K. Dick)
Copyright Columbia TriStar Films

Buenos y malos

Tampoco se puede decir que los personajes sean un dechado de profundidad, más bien son un soporte para entretener y de paso lanzar alguna idea. En principio hay malos muy malos, y buenos muy abnegados. El matiz lo pone Schwarzenegger, cuya crisis de identidad hace que no sepamos a ciencia cierta cierta si representa el bien (Quaid) o la traición (Hauser). Lo cual no quiere decir que su actuación sea particularmente compleja. De hecho, se limita a cumplir el mínimo exigible a cualquier héroe de acción y a añadir su peculiar carisma.

Todo un acierto de casting es la elección de Michael Ironside para el papel de Richter. Este actor canadiense tiene un aire de malvado absolutamente genuino. De hecho como actuación puede que la suya sea la más ajustada y apropiada. El resto de adversarios no lucen, Coohagen es más bien el villano intelectual, el que diseña las tropelías que otros ejecutan. Además, Ronny Cox no sale demasiado, así que tampoco su actuación sirve de baremo para valorar de más o de menos Desafío total.

Sharon Stone es el otro personaje ambiguo y a la vez el elemento sensual de la película. Cumple sin destacar. Curiosamente, aunque llevaba unos cuantos títulos ya a sus espaldas (incluyendo una delirante versión de Sangre y arena, rodada en España), sería el propio Verhooeven quien la lanzaría a la fama total en 1992 con Instinto básico. Rachel Ticotin es un complemento aceptable para la actuación de Arnold, y al menos da unas pinceladas de mujer dura y decidida.

Philip K. Dick)
Copyright Columbia TriStar Films

Conclusión de ‘Desafío total’

Con Desafío total, Paul Verhoeven consiguió la pequeña gran proeza de unir la acción con inteligentes conceptos de la ciencia ficción. El resultado es un blockbuster que puede entrar sin problemas en la división de honor del género. Esencialmente es una película divertida, visceral y carismática. Sin ser nada particularmente profundo, tiene un guion más que aceptable y el goce un tanto perverso de un buen freak show. Mantiene su encanto con el devenir de los años.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí