Desayuno con Diamantes, novela vs película, Truman Capote y Blake Edwards

Desayuno con Diamantes es sin duda la película por la que la actriz Audrey Hepburn siempre será más recordada. Basada en la novela de Truman Capote titulada Breakfast at Tiffany’s (Desayuno en Tiffany’s), sigue a Paul Varjak, interpretado por George Peppard, mientras se muda a un edificio de apartamentos en Nueva York, donde inmediatamente hace amistad con una inusual y encantadora vecina, llamada Holly Golightly (Audrey Hepburn).

Aunque este cuento de hadas esté lejos de ser la mejor historia de amor del cine, la adecuada combinación de varios elementos han hecho que estemos antes una de las películas más famosas de todos los tiempos: la maravillosa química existente entre ambos actores (Peppard Hepburn), el encomiable trabajo del diseñador de moda Givenchy, y la inolvidable banda sonora cuya canción principal, Moon River, escrita por Johnny Mercer y Henry Mancini, fue galardonada con un Oscar.



Desayuno en Tiffany's

Crítica de la Novela Desayuno en Tiffany’s

Ficha Técnica

Editorial: Anagrama
Año de Edición: 2000
Número de Páginas: 160 págs.
Idioma: Castellano
Traducción: Enrique Murillo
ISBN: 9788433920171

Oferta
Desayuno en Tiffany's (Compactos Anagrama)
  • Truman Capote
  • Editor: Anagrama
  • Edición no. 1 (05/28/2018)
  • Tapa blanda: 160 páginas

Sinopsis

Holly Golightly, atractiva sin ser guapa, tras rechazar una carrera de actriz en Hollywood, se convierte en una estrella del Nueva York más sofisticado; bebiendo cócteles y rompiendo corazones, parece ganarse la vida pidiendo suelto para sus expediciones al tocador en los restaurantes y clubes de moda, y vive rodeada de los tipos más disparatados, desde un mafioso que cumple condena en Sing Sing y al que visita semanalmente, hasta un millonario caprichoso de afinidades nazis, pasando por un viejo barman secretamente enamorado de ella.



Mezcla de picardía e inocencia, de astucia y autenticidad, Holly vive en la provisionalidad permanente, sin pasado, no queriendo pertenecer a nada ni a nadie, sintiéndose desterrada en todas partes pese al glamour que la rodea, y soñando siempre en ese paraíso que para ella es Tiffany’s, la famosa joyería neoyorquina.

Es difícil hablar de Desayuno con Diamantes habiendo visto antes mil veces la película del mismo nombre, habiendo crecido oyendo su banda sonora pero en este artículo intentaremos disociar lo que pertenece al cine, y lo que pertenece a la literatura. El título es el mismo, pero el desarrollo y desenlace son muy dispares.

La novela fue escrita por Truman Capote y publicada en 1958, la trama transcurre en el Nueva York de los años 1943 a 1944, en plena II Guerra Mundial. Son apenas 53 páginas, que en un halo de glamour y sofisticación, encierran un duro pasado, una lucha por sobrevivir a unos orígenes miserables.

La Historia

El narrador de Desayuno con Diamantes es un vecino de la protagonista, aprendiz de escritor, que nos contará en pasado, la historia de  Holly Gollightly, una mujer joven, dura, de origen incierto, y que manifiesta a los cuatro vientos su total desapego por las personas y las cosas materiales.

Holly, tras rechazar una aparentemente prometedora carrera de actriz, se va a vivir a Nueva York, donde comienza una vida glamurosa, rodeada siempre por hombres mayores adinerados, de los que sin ningún reparo intentará aprovecharse, pidiendo dinero para ir al lavabo, coger taxis, u otros servicios que van más allá, de dudosa moral, pero que en ningún momento especifica Trumán Capote, aunque no es difícil de discernir.

Otra de sus fuentes de financiación son los 100 dólares semanales que obtiene por ir a visitar a un viejo mafioso a la cárcel, y transmitir unos extraños mensajes sobre la climatología atmosférica, que finalmente le acarrearán serios problemas con la ley, y serán el detonante final para que abandone su vida glamurosa en Nueva York y emprenda el vuelo a otras latitudes.

Breakfast at Tiffany’s

Su vecino y narrador, Fred, será su fiel amigo, pero nada más. En esta novela no se habla de amor, a no ser que el dinero intervenga por medio. No hay una renuncia al amor por extravagancia, sino por supervivencia. Estamos en años duros, al final de la II Guerra Mundial, y cada uno sale adelante como puede. Máxime si los orígenes de Holly están marcados por la Depresión de 1929, más o menos el año de su nacimiento, donde el hambre, y la desesperación hicieron mella en Estados Unidos, sobre todo en los territorios dedicados a la agricultura, como parece ser que fueron los inicios de la glamurosa Holly. De ahí el intenso afán de escapar de todo lo vulgar, de no aferrarse a nada ni a nadie. Todo es efímero para ella. De hecho, el ser más cercano a su corazón, su gato, no tiene ni nombre. Dice que no le pertenece, que nadie pertenece a nadie. Simplemente le llama “Gato”.

Sin embargo, en uno de los escasos momentos en que se sincera, dice: “He comprobado que lo que mejor me sienta es tomar un taxi e ir a Tiffany´s. Me calma de golpe, ese silencio, esa atmósfera tan arrogante; en un sitio así no podría ocurrirte nada malo, sería imposible, en medio de todos esos hombres con los trajes tan elegantes, y ese encantador aroma a plata y a billetero de cocodrilo. Si encontrase un lugar de la vida real en donde me sintiera como me siento en Tiffany’s, me compraría unos cuantos muebles y le pondría nombre al gato.” De lo que podemos deducir que ella busca la estabilidad y la seguridad, pero a su extraña manera.

Una mujer jovencísima, de apenas 19 años, dueña de su sexualidad y de su vida, avanzadísima para su época, inaprensible y libre, que vive huyendo de los demonios del pasado enmascarando su angustia bajo una  fachada del más sofisticado y exquisito glamour, en una perpetua provisionalidad.

Conclusión

Maravillosa novela, con muchísima más enjundia de lo que parece, con luces y sombras, donde una criatura escurridiza y libre nos cautiva con sus actos de dudosa ética. Es un canto a la libertad y una huida hacia delante utilizando la sofisticación y la excentricidad.

CALIFICACIÓN: 6.5 / 10



Desayuno con Diamantes

Crítica de la película Desayuno con Diamantes

Ficha Técnica

Título: Desayuno con Diamantes
Título original: Breakfast at Tiffany’s

Reparto:
Audrey Hepburn (Holly Golightly)
George Peppard (Paul ‘Fred’ Varjak)
Patricia Neal (2-E Mrs. Failenson)
Buddy Ebsen (Doc Golightly)
Martin Balsam (O.J. Berman)
José Luis de Villalonga (José da Silva Pereira)
Mickey Rooney (Mr. Yunioshi)
Alan Reed (Sally Tomato)
John McGiver (Vendedor de Tiffany’s)

Año: 1961
Duración: 115 min.
País: Estados Unidos
Director: Blake Edwards
Guion: George Axelrod (Novela: Truman Capote)
Fotografía: Franz Planer
Música: Henry Mancini
Género: Drama romántico
Distribuidor: Filmax

Sinopsis

Holly Golightly es una bella joven que, aparentemente, lleva una vida fácil y alegre. Tiene un comportamiento bastante extravagante, por ejemplo, desayunar contemplando el escaparate de la lujosa joyería Tiffanys. Un día se muda a su mismo edificio Paul Varjak, un escritor que, mientras espera un éxito que nunca llega, vive a costa de una mujer madura.

Desayuno Con Diamantes + Libreta Moleskine (Edición Limitada) [Blu-ray]
  • PARAMOUNT (11/01/2017)
  • Blu-ray, Para todos los públicos
  • Tiempo de ejecución: 115 minutos
  • Audrey Hepburn, George Peppard, Patricia Neal, José Luis de Vilallonga
  • Castellano, Inglés, Francés, Alemán, Holandés, Italiano, Danés, Sueco, Noruego, Finlandés

Premios

  • 2 Oscars: Mejor canción, banda sonora película no musical. 5 nominaciones. 1961
  • Globos de Oro: Nominada Mejor película – Comedia y actriz (Audrey Hepburn). 1961
  • Sindicato de Directores (DGA): Nominada a Mejor director. 1961
  • Sindicato de Guionistas (WGA): Mejor guión comedia. 1961
  • Premios David di Donatello: Mejor actriz extranjera (Audrey Hepburn). 1961

Curiosidades

  • La novela original que adapta esta película se centraba en la relación que mantenían un homosexual y Holly Golightly. Por supuesto en aquella época lo primero que hizo el estudio fue eliminar el personaje homosexual. Algo que indignó a Truman Capote (el autor).
  • Truman Capote quería para ser la protagonista de su novela en su adaptación a la pantalla grande a Marilyn Monroe, sin embargo ésta declinó aceptar el papel para que no se asociase su nombre a la de una mujer de salida nocturna.
  • Justo antes de componer la banda sonora de esta película para su amigo Blake Edwards, Henry Mancini estaba condenado al fracaso por los resultados de sus anteriores trabajos. Esta obra le valió el mérito eterno.
  • El salario de Audrey Hepburn por la película fue de $ 750,000, convirtiéndola en la actriz mejor pagada por película en ese momento.
  • En una reunión de postproducción después de la proyección de la película, un ejecutivo de estudio, en referencia a “Moon River”, dijo: “Bueno, creo que lo primero que podemos hacer es deshacernos de esa canción estúpida”. Audrey Hepburn se puso de pie en la mesa y dijo: “¡Sobre mi cadáver!” La canción permaneció en la imagen.
  • Holly Golightly usa los mismos vestidos durante toda la película, simplemente cambiando los accesorios para darle a cada atuendo un aspecto diferente.
  • Tiffany’s abrió sus puertas un domingo por primera vez desde el siglo XIX, para poder rodar la película en el interior de la tienda.
  • Se supone que Holly Golightly tiene solo diecinueve años cuando se encuentra con Paul. Audrey Hepburn tenía treinta y un años cuando interpretó a Holly.
  • Cerca de nueve gatos fueron utilizados a lo largo de la película para el papel del gato.
  • El silbido de Holly cuando llama a un taxi para Paul fue doblado. Audrey Hepburn intentó aprender a silbar con dos dedos, pero nunca pudo producir el sonido deseado.
  • El famoso vestido negro usado por Audrey Hepburn en las escenas iniciales de esta película se vendió por $ 807,000 el 4 de diciembre de 2006 en Christie’s Auction House en Londres, convirtiéndolo en la segunda pieza más cara de recuerdos de películas jamás vendidas. El primero es el Oscar a la mejor película por Lo que el viento se llevó (1939).
  • A pesar de que ella lo había conocido anteriormente y se llevaba bien con él durante los ensayos, Patricia Neal dijo que George Peppard era insoportable para trabajar con él.
  • La secuencia de la fiesta fue según se cuenta la escena más larga y más difícil de rodar en la película. La mayoría de los gags que aparecen en ella no estaban en la novela y fueron introducidos por Blake Edwards.
  • Tony Curtis declaró en su autobiografía de 2008 que le pidió a su amigo, el director Blake Edwards, que lo eligiera para el papel del escritor Paul Varjak. Sin embargo, Mel Ferrer no quería que su esposa, Audrey Hepburn, hiciera una película con Curtis, por lo que Edwards no lo eligió.
  • Truman Capote sostuvo que había basado a Holly Golightly en Carol Grace (la ex esposa de William Saroyan y futura esposa de Walter Matthau), quien había sido amigo de él mientras vivía en Nueva York.

Making-of



Desayuno con Diamantes (Breakfast at Tiffany’s) fue llevada al cine en 1961 por el director Blake Edwards (“Operación Pacífico”, “El Guateque”). Basada en la novela homónima de Truman Capote, es ciertamente una adaptación bastante libre, donde se suaviza un poco la dura historia de la protagonista, Holly Golightly, interpretada genialmente por Audrey Hepburn (“Vacaciones en Roma”, “Sabrina”), y se da más protagonismo al otro actor principal, un escritor que vive de las mujeres maduras, interpretado por George Peppard (“Con él llegó el escándalo”).

La Historia

Holly es una joven que lleva una vida aparentemente fácil, a la que le gusta el lujo y el glamur. Un día conoce a su nuevo vecino, Paul, con el que intimará bastante, ya que ambos sobreviven de manera parecida, y entablarán amistad.

Él le cuenta que quiere ser escritor, y ella lo de sus visitas a la cárcel para ver a un mafioso que le paga 100 dólares por visita, y que quiere ahorrar para traer a su hermano a casa cuando acabe la guerra, pero por más encuentros que realiza con hombres por 50 dólares, no logra ahorrar lo suficiente.

Finalmente todo se precipitará, ingresará en la cárcel, sus proyectos de casarse con un millonario peligrarán, pero el amor llamará a su inexpugnable corazón.

Glamour en Desayuno con Diamantes

Decir Desayuno con Diamantes, es evocar glamour, es imaginarnos a Audrey Herpburn con su vestido negro de Givenchy y sus gafas de sol comiendo un croissant mirando el escaparate de Tiffany’s, y es oír los primeros acordes de “Moon River”, de Henry Mancini, y es arrancarnos a todos una sonrisa de felicidad y rememorar la maravillosa escena con que comienza la película. Por cierto, la escena del desayuno ante el escaparate de la joyería no aparece en la novela ni la canción “Moon River”, pero perdurarán en las retinas de varias generaciones.

El guionista, George Axelrod, fue tan hábil a la hora de reescribir la novela de Truman Capote, que nos ofreció una sórdida historia de una mujer sin escrúpulos que se vende al mejor postor como si fuera una jovencita inocente, casi virginal, con una moral intachable que a veces acepta dinero de hombres adinerados.

Se suavizó un poco la trama de la novela, “adecentando” un poco la vida de Holly, pues aquí los hombres que la visitan son “amigos”, y se soslaya del todo la ligera alusión a la marihuana y la bisexualidad que se toca someramente en la novela. Y si bien en la novela el amor brilla por su ausencia, si no es con dinero por delante, aquí sí que aparecerá, por ello los finales de ambas obras son completamente diferentes.

El desastrado apartamento en el que la protagonista vive en la novela, aquí se nos muestra como el colmo de la sofisticación, pues Audrey Hepburn borda de tal manera su papel de mujer sofisticada, glamurosa, que su aura envuelve con su magia los más desastrados ambientes, ya sean de inmuebles o de la gente de baja estofa que la rodea, no olvidemos que el otro protagonista, el escritor que solo ha escrito un libro, también se dedica al oficio más viejo del mundo para poder subsistir.

Audrey Hepburn, George Peppard, el gato, y Moon River

Audrey Hepburn interpreta magistralmente a una jovencita jovial, pizpireta y simpática, de moral un poco relajada, que rezuma elegancia con cada gesto, cada palabra que pronuncia. Para siempre quedará ese comienzo de la película en la que ella, vestida con el vestido negro de Givenchy, su collar de 3 vueltas, y sus gafas negras, mordisqueando un croissant mientras mira ensimismada el escaparate de Tiffany’s; inolvidable también cuando toca la guitarra sentada sentada en el alféizar de la ventana, cantando “Moon River”:

Moon River, wider than a mile, 
I’m crossing you in style some day.

Oh, dream maker, you heart breaker, 
wherever you’re going I’m going your way.

Two drifters off to see the world. 
There’s such a lot of world to see.

We’re after the same rainbow’s end– 
waiting ’round the bend, 
my huckleberry friend, 
Moon River and me.

George Peppard, que interpreta a Paul, sin embargo, no está a la altura de su partenaire, desperdiciando la oportunidad de su vida.

Otro de los protagonistas indiscutibles de la cinta es el gato sin nombre. Interpretado por 9 gatos distintos, dulce, zalamero y adorable, adquiere un protagonismo indiscutible de tal manera, que es un actor primordial en la escena final.

El estilo de ropa y accesorios que luce Audrey Hepburn en la película significó un cambio de paradigma en el vestuario femenino de la época, y aún hoy sigue siendo señal de elegancia vestir cualquier vestido inspirado en la película.

La película como conjunto, no es una maravilla,  pero su encanto hace que se convierta en un recuerdo imborrable lleno de vivacidad y exquisitez, y tiene la gran suerte de tener varias escenas que perdurarán para toda la vida, así como una banda sonora ganadora de un Óscar sencillamente increíble, tarareada por generaciones, y, desde luego, ha realizado la mejor campaña de marketing del mundo a una joyería.

Conclusión

Una película alegre y sarcástica a la vez, donde el glamour convive con la sordidez, una trama poco aleccionadora, pero, todo ello aderezado con la magistral interpretación de Audrey Hepburn y envuelto en la música de Mancini, hacen de esta película un mito que va perviviendo generación tras generación.

CALIFICACIÓN: 7,5/10

Nuestra puntuación
Puntuación de los usuarios
[Total: 1 Average: 2]

Los libros son mi pasión,
la vida, mi aprendizaje,
el cine es mi evasión,
y los huecos que quedan los llena mi imaginación.

Luz Nogués

Los libros son mi pasión, la vida, mi aprendizaje, el cine es mi evasión, y los huecos que quedan los llena mi imaginación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *