El documental 918 GAU, de Arantza Santesteban Pérez, gana el Premio Ciudad de Lisboa a Mejor Película de la Sección Internacional en el Festival Doclisboa.

918 GAU, ganadora en el Festival Doclisboa

918 Gau, documental dirigido por Arantza Santesteban, ha ganado el Premio Ciudad de Lisboa a Mejor Película en la sección Competencia Internacional del Festival de Cine Doclisboa.

El festival de cine Doclisboa pretende cuestionar el presente del cine, en diálogo con su pasado y entendiendo el cine como una forma de libertad. Rechazando la categorización de la práctica cinematográfica, busca nuevas problemáticas presentes en la imagen cinematográfica, en sus múltiples formas de implicación en lo contemporáneo. Doclisboa intenta ser un lugar de imaginación de la realidad a través de nuevos modos de percepción, reflexión y nuevas formas posibles de acción.

La Competencia Internacional ha seleccionado 13 películas de 12 países diferentes, todos ellos filmes conscientes y comprometidos.

918 Gau

Ficha Técnica

Título original: 918 Gau
Año: 2021
País: España
Dirección: Arantza Santesteban
Guion: Arantza Santesteban
Fotografía: Maddi Barber
Productora: Txintxua Films, Hiruki Filmak, ETB
Género: Documental

Filmaffinity

Sinopsis

El 4 de octubre de 2007, Arantza, directora de la película, es detenida y llevada a prisión. De aquellos días conserva algunos recuerdos: las interminables vueltas por el patio, los campeonatos de natación, el periplo carcelario de Rasha… Tras pasar 918 noches encerrada, Arantza queda en libertad. A partir de ese momento, registra en una grabadora sus recuerdos y sus dudas, que se van desplegando a lo largo de la película a modo de una memoria fragmentada.

Notas de la directora Arantza Santesteban

Las cartas que recibí durante mi estancia en prisión siempre estuvieron en una caja de cartón en casa de mis padres. Cuando iba a visitarlos, solía pasar por delante. La miraba, pero no quería abrirla. Únicamente un día, 6 años después de abandonar la cárcel, me senté y comencé a sacar las cartas y las fotografías que conformaban aquel archivo. Miles de caligrafías, de fotos y de mensajes de apoyo aparecieron ante mí. Fue entonces cuando me di cuenta del gran valor que tenía ese archivo, no solo por su valía emocional, sino también por el sentido visual que contenía.

Ya había empezado mis estudios de cine algunos años atrás y fue en ese momento cuando decidí hacer una película con todo ello. Comencé a releer las cartas y tuve emociones contradictorias. Por un lado, sentía una profunda gratitud ante todos esos mensajes de ánimo. Me conmovía pensar en todos los afectos que guardaban: habían sido importantísimas para poder sostenerme mientras duraron aquellos años encerrada. Sin embargo, algo me generaba un gran extrañamiento. Hacía años que había abandonado la cárcel cuando las leí y sentía que yo había cambiado mucho durante esos años. Encontraba guiños que formaban parte de mi pasado pero que no hablaban de mí en la actualidad.

La vivencia de la cárcel es compleja. Indudablemente, es una situación hostil para quien la padece, en un marco donde las relaciones de desigualdad marcan lo cotidiano. Las relaciones de poder entre la propia institución y las personas presas, entre las presas locales y las presas extranjeras, entre las blancas y las negras, entre las presas políticas y las presas comunes. No hay un único relato sobre la cárcel, lo que sucede es que los estereotipos no permiten desvelar otras formas de estar en los mundos que habitamos. He aprendido que la diversidad y la diferencia entre las personas, lo singular de cada cual, no es algo que se pueda borrar fácilmente. Es por ello, que esta película habla de una colectividad y un tiempo común desde una visión subjetiva.

Tráiler de '918 Gau'

Fuente Departamento de Comunicación de Begin Again Films

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

Creación Guiones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí