El anime cada vez tiene un papel más importante en el catálogo de Netflix. Tanto es así, que la plataforma se ha convertido en un lugar idóneo donde poder encontrar un amplio surtido de series y películas de esta categoría; ya sean licenciadas o propias. Esta vez, hablaremos de Edén, una mini serie de únicamente cuatro capítulos, creada por Yasuhiro Irie, el director de Fullmetal Alchemist: Brotherhood. Disponible desde el 27 de mayo.

Edén nos transporta a un futuro lejano, en el que la humanidad ha desaparecido y se ha convertido en una mera leyenda con el tiempo. Aquí ya no hay contaminación, y la vegetación ha vuelto a prosperar y expandirse por el planeta. Es un mundo nuevo y aparentemente ideal, poblado únicamente por robots… o eso pensaban.



Edén

Crítica de la serie Edén

Ficha Técnica

Título: Edén
Título original: Eden

Reparto:

Año: 2021
Duración: 90 min.
País: Japón
Director: Justin Leach (Creador), Yasuhiro Irie
Guion: Kimiko Ueno. Manga: Tsuyoshi Isomoto
Fotografía:
Música:
Género: Animación. Ciencia ficción
Distribuidor: Netflix

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de la serie Edén

Sinopsis

En un futuro muy lejano, existe una ciudad llamada Edén que lleva miles de años habitada únicamente por robots. Una niña humana, Sara, despierta de la hibernación para acabar con el mito y hacerles cuestionarse todo lo que les enseñaron. Dos robots, E92 y A37, se convierten en sus padres adoptivos, y la crían en un refugio seguro fuera de Edén. ¿Quién es Sara? Si los humanos llevan mucho tiempo extintos, ¿Dónde y por qué ha aparecido? Acompaña a este peculiar grupo en su búsqueda de la verdad. (Netflix)

Dónde se puede ver la serie



Una historia interesante, pero no profunda

Edén comienza su primer capítulo en las afueras de la metrópolis mecánica Edén 3. Allí, dos robots agricultores encuentran una capsula, en cuyo interior se encuentra Sara, una niña que podría cambiarlo todo. Estos dos robots, los cuales están programados para creer que los humanos son solo un mito en la historia, deciden arriesgarse y criar a la pequeña como si fuera suya. Pero esto provocará inevitablemente que surjan cientos de preguntas que necesitan ser respondidas.

Este punto de partida se tercia intrigante, aunque no por ello un tema novedoso que digamos; y no deja de tener momentos que te ves venir a la legua. A medida que Sara va creciendo, las dudas son más fuertes, pues en ese paraíso no todo es lo que parece; hay mucho más por descubrir. La trama pretende hacer reflexionar sobre los estragos que ha provocado la el ser humano en el planeta, y a los seres vivos que habitan en él; ¿Te suena? Seguro que sí. Con una atmósfera plagada de optimismo, este entrañable trio formado por dos robots y una humana, demostrará que todavía hay esperanza para la humanidad, y destapará secretos ocultos sobre el pasado y también de su época.

Sin embargo, y aunque la historia realmente resulta interesante y deja bien cerrados ciertos temas importantes, hay una gran falta de profundización argumental; lo cual quizás podría resolverse de haber una segunda temporada. Demasiadas cuestiones en el aire y sin explorar, para lo mucho que puede ofrecer el guion, lo cual es también en cierto modo comprensible, teniendo en cuenta que cuatro capítulos, de unos veinte minutos de trama cada uno, no dan para mucho. Y aún así, da la sensación de que se ha desperdiciado mucho tiempo en otros puntos menos relevantes del relato. Esto provoca que su visualización no sea tan amena, y tienda a relajar en exceso en varias ocasiones, perdiendo interés.

Edén
Copyright Netflix

Los atractivos colores frente a la simpleza animada

La serie Edén utiliza ese estilo de animación CGI que trata de simular la animación 2d sobre fondos 3d; lo mismo que pudimos ver en Pacific Rim: Tierra de Nadie o Goodzilla, ambas de Netflix también, entre otras, claro. Esta nueva serie se desarrolla tras unos paisajes y fondos atractivamente coloridos, que funcionan bien y son muy agradables, pero no se ven realmente espectaculares ni pintorescos.

En esta ocasión, el apartado visual que ofrece Edén podría ser ventajoso, teniendo en cuenta que la mayoría de los personajes son robots y encajan mejor con este tipo de animación. Sin embargo, los personajes humanos no gozan de buen aspecto en su acabado, ni de personalidad que digamos. Su falta de expresividad, tanto facial como gestual, estropea cualquier intento por empatizar con el personaje, o de cualquier credibilidad en sus sensaciones y sentimientos. Ya sean robots o humanos, los movimientos siguen siendo demasiado simples y limitados, restando naturalidad al personaje. Esto, aunque no lo parezca, en muchos espectadores puede llegar a influir negativamente a la hora de decidir si ver el siguiente capítulo, o pasar a otra cosa que atraiga nuestra atención.

Kevin Penkin
Copyright Netflix

El carisma en los personajes

Toda película, novela, serie, o en general cualquier historia, debe tener personajes con carisma y una personalidad relativamente definidas; si quiere conseguir atraer a un determinado público al menos; y no digamos ya a los más exigentes. Edén cuenta con personajes muy entrañables y cucos, si, pero sin ese toque de carisma necesarios para sobresalir ni destacar entre tantos otros. La inocente y curiosa Sara, sus dos padres robots adoptivos, y el resto de personajes de este futuro, no consiguen transmitir al espectador lo suficiente.

Sabiendo que la mayoría de personajes son robots, parece ilógico buscar la gracia en sus personalidades, pero hemos visto tantos robots que, incluso sin la necesidad de hablar, tenían mayor ritmo, que es inevitable tratar de encontrar ese rasgo; y no son pocos los ejemplos que sí lo tienen. Los personajes humanos tampoco dan mucho juego, lo cual es reforzado por una animación poco expresiva, antes mencionada. En definitiva, y a pesar de ser una buena idea, se queda en poco más que una serie pasable pero algo aburrida; que podría haber brillado mucho más.

Edén
Copyright Netflix

Conclusión de Edén

Edén es una mini serie que pretende reflexionar sobre los estragos que ha causado el ser humano a lo largo del tiempo, y tratar de demostrar, de forma muy optimista, que todavía queda esperanza para la humanidad. La historia se presenta interesante, aunque no tanto su desarrollo, que se relaja en varias ocasiones en exceso,  y sus personajes, que carecen de carisma y una personalidad destacable.

Los secretos que esconde ese paraíso pueden mantener en cierto modo la intriga, lo que no quita que muchas situaciones te las veas venir de lejos. El apartado visual ofrece unos paisajes y entornos muy coloridos, aunque no espectaculares. La animación CGI que mezcla 2D sobre fondos 3D, a pesar de la simpleza y limitación de sus movimientos, puede parecer ventajosa con los personajes robots, pero no surte el mismo efecto con los personajes humanos, que carecen de expresividad.

Consigue dejar cerrados ciertos elementos importantes, sin embargo, hay demasiadas cuestiones que se quedan en el aire, y no profundiza lo suficiente. Con lo mucho que podría abarcar, se queda bastante corta, como otra serie más; pasable, pero nada más.

Este artículo también puede ser leído en el Blog de Javier Sardinero 

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
6 / 10
60 %
Artículo anterior“El ferrocarril subterráneo”: La visión de Barry Jenkins acerca de la esclavitud
Artículo siguienteEstrenos del 4 de junio de 2021
Escritor, dibujante, vocalista, y editor de vídeo y audio, Ya de niño adoraba la literatura fantástica y de ciencia ficción, los cómics y novelas gráficas, el cine, la pintura, la música y la interpretación; a las que dedicaba gran parte de mi tiempo con devoción. Comencé a trabajar muy joven mientras estudiaba, y gracias a ello pude costear diversos cursos y viajes al extranjero, lo que me permitió vivir grandes experiencias que, no solo me sirvieron como lecciones laborales, sino que además me enseñaron a entender mejor a la sociedad. En 2014 redacté un recopilatorio de cuatro tomos, en los que analizo todas las mitologías del mundo y de la historia, para conocer mejor todas las antiguas civilizaciones del planeta. A principios del 2018 publiqué e ilustré mi primer libro infantil educativo llamado "Los Cuentos de Gea" con la editorial Babidi-bú. Además de mi perfil de Facebook "Javier Sardinero" e Instagram "Javi Sardi"; administro tres páginas de Facebook informativas llamadas "Good Morning Spain" , "Unidos por el Mar Menor" y "Escuadrón infame" (Que es la página de Facebook de un podcast con el mismo nombre, en el que colaboro junto a otros tres amigos y compañeros, y del que también llevo su página de Instagram, además de editar los programas que realizan). Tengo además un blog llamado "Mente Sumeria" en el que hablo sobre la cultura y creencias de la antigua civilización sumeria. "Los sueños de las personas nunca mueren"

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí