El hombre del norte (The Northman) es la nueva película del aclamado director Robert Eggers. Reconocido y aclamado por sus dos primeras obras, La Bruja y El Faro, el director al parecer amante de los universos mitológicos nos trae ahora su nueva obra. Sin embargo, alejándose más del género de terror (que no del suspense) el director nos presenta a Amleth, el personaje de una leyenda escandinava que muchos historiadores citan como influyente directo de Hamlet, la tragedia shakespeariana. La esperada película llega a los cines el próximo 22 de abril.



The Northman

Crítica de 'El hombre del norte'

Ficha Técnica

Título: El hombre del norte
Título original: The Northman

Reparto:
Alexander Skarsgård (Amleth)
Nicole Kidman (Queen Gudrún)
Claes Bang (Fjölnir)
Ethan Hawke (King Aurvandil War-Raven)
Anya Taylor-Joy (Olga of the Birch Forest)
Gustav Lindh (Thórir the Proud)
Elliott Rose (Gunnar)
Willem Dafoe (Heimir the Fool)

Año: 2022
Duración: 136 min.
País: Estados Unidos
Director: Robert Eggers
Guion:Robert Eggers,Sjón Sigurdsson
Fotografía:Jarin Blaschke
Música:Robin Carolan, Sebastian Gainsborough
Género: Aventura. Drama.
Distribuidor: Universal Pictures

FilmAffinity

IMDb

Tráiler de 'El hombre del norte'

Sinopsis de 'El hombre del norte'

Del visionario director Robert Eggers llega El hombre del norte, una trepidante aventura épica que sigue la historia de un joven príncipe vikingo decidido a vengar la muerte de su padre. La película cuenta con un estelar reparto encabezado por Alexander Skarsgård, Nicole Kidman, Claes Bang, Anya Taylor-Joy, Ethan Hawke, Björk y Willem Dafoe.(Universal Pictures Spain)

Dónde se puede ver la película en streaming



Una cruda aventura vikinga

Robert Eggers ha demostrado ser un amante de los mitos y el folclore. Así ha quedado demostrado en sus dos anteriores películas como La Bruja o El Faro, dejando ver su influencia en sus historias dotándolas de mayor fuerza y trascendencia. Además, el director, a veces ayudado por su hermano, demuestra realizar una gran labor de documentación para cada obra. Desde el propio folclore y la recopilación de historias y mitos, hasta recomponer un arcaico dialecto de Nueva Inglaterra para una de sus películas. El trabajo y el cariño que este pone en cada de una de sus obras es indudablemente admirable.

Por eso, y por lo que ha aportado al género de terror, no es de extrañar que el director lleve a sus espaldas numerosos elogios por parte de la crítica, y una admiración incondicional por parte de su público. Ahora el director regresa, pero lo hace con una aventura vikinga, sin abandonar la base mitológica y folclórica, ni el suspense. Sin embargo, ¿está al nivel de sus primeras películas? Bueno, pues vamos a descubrirlo.

The Northman
Copyright Universal Pictures

El clasicismo aventurero

Lo primero que llama la atención en El hombre del norte (The Northman) es su clasicismo en la escritura de una aventura con unos giros muy señalados y un objetivo muy marcado desde el inicio. Además, es la obra de Eggers más destinada al espectáculo para un público que se verá removido por una inmensa cantidad de acción y crudeza. Lejos queda la construcción de una atmósfera de forma lenta y el desarrollo aletargado de los personajes que podemos identificar en las anteriores obras del director. En esta ocasión, todo es más rápido, mordaz y aventurero.

El hombre del norte brilla al prometer una aventura vikinga inolvidable que introduce al espectador en un relato mitológico que se vive a lo grande. Además, otro de los recursos potentes dentro de su narración es la escritura de escenas dotadas de gran fantasía que fascinan y excitan los sentidos de un espectador que definitivamente es transportado a otra dimensión. Esto hila con una imagen dotada de símbolos y un pulido uso de los antecedentes y cumplimientos que sorprenden al espectador en las escenas núcleo de la historia.

Por otro lado, es una película que no se desvía de su objetivo, al igual que nuestro protagonista. Es por ello, que su relato es directo en el que los sucesos van ayudando a alimentar el desenlace de la cinta.

The Northman
Copyright Universal Pictures

Demasiada destreza técnica

En esta ocasión Robert Eggers demuestra una inaudita capacidad de alimentar la escena con acciones. Compone planos ricos donde pasan varias cosas, pero aún es mejor la forma en la que la acción se entrelaza con la siguiente y con la siguiente de forma sucesiva. De esta manera termina demostrando un dominio de la puesta en escena laudable. Sin embargo, y no creo que sea un punto que caiga a su favor, la película respira y hace notar un exceso de coreografía que resta naturalismo a la cinta. Un sentimiento que se refuerza con una cámara vívida que en muchas ocasiones adelanta las acciones y no hace más que recordar la coreografía que estamos presenciando.

Por lo general, la cinta se mantiene en el límite de esa dimensión prefílmica que debería esconder. Sin embargo, en ocasiones su extremo uso de la coreografía acentuado por el movimiento fluido de la cámara provoca un sentimiento artificial en el espectador, que personalmente creo que perjudica la experiencia. Por otro lado, El hombre del norte (The Northman) juega con una cámara que se asienta en el eje visual captando con gran expresividad los rostros y las miradas violentas de unos personajes que ansían venganza. El tratamiento plástico, tanto del escenario como de las pieles son una de las claves para que la fotografía de Jarin Blaschke logre su máxima expresividad.

El hombre del norte
Copyright Universal Pictures

El fuego

Es aquí donde entramos a hablar del fuego, un elemento primordial en la cinta, liberador y apasionado, pero que quema y arrasa. Casi como Tarkovski quemando hogares, Robert Eggers le da al fuego un uso expresivo y simbólico en esta cinta. Aunque, si bien, siempre ha sido un elemento muy presente en su filmografía.

Otro aspecto para destacar es el contraste de la calidez del fuego con la fotografía exterior nocturna, excesivamente desaturada, lugar donde más se afianzan las sombras y las acciones de venganza. Una sensación que se contrapone con la calidez del fuego de los hogares y el verde de la naturaleza que inunda las escenas diurnas. Como si la propia naturaleza fuera cómplice y tratase de mantener ocultas las intenciones de los animales a los que apacigua. Hablando de naturaleza tengo que destacar la belleza de las estampas que nos deja la cinta. Todo un regalo para los sentidos.

El hombre del norte
Copyright Universal Pictures

Un suspense sobrecogedor

Estamos acostumbrados a que Eggers traslade a nuestros cuerpos una sensación paralizante gracias a una atmósfera asfixiante que penetra sutilmente en nuestros huesos. Sin embargo, aquí el suspense proviene de otra fuente, la de la crudeza de unas violentas acciones. A esto se le suma un expresivo uso del sonido que hiela la sangre, ya sea por la percusión de los tambores en su banda sonora o por el tratamiento oscuro y terrorífico de las voces de algunos de los personajes.

Es por ello, que a pesar de no ser una película que se pueda encasillar en el género de terror, el director sigue manteniendo un suspense que trasciende en muchas de las escenas de El hombre del norte (The Northman). Por lo que creo que se mantiene virgen la esencia del director, y no es más que otra sobrecogedora película a añadir en su carrera y a nuestra experiencia como espectadores del siglo XXI.

El hombre del norte
Copyright Universal Pictures

La barbarie interpretativa

El hombre del norte no se queda atrás en sus interpretaciones. El director estadounidense repite con Anya Taylor-Joy y Willem Dafoe, pero suma a su experiencia como director a Alexander Skarsgård, Nicole Kidman y Claes Bang. A Alexander Skarsgård nada más que se le pueden dedicar elogios por su preparación para el papel y su interpretación de este. Realmente, salvaje sería el mejor adjetivo para su trabajo.

En la misma sintonía se encuentra Claes Bang quien mantiene una sólida y temerosa presencia en la historia sin resquicios de debilidad. Sin embargo, las actrices no se quedan atrás. Por un lado, el trabajo de Anya Taylor-Joy es de admirar al insuflar a su personaje un perfecto equilibrio entre la elegancia y la maldad que casi en su figura funcionan como sinónimos. Por otro lado, Nicole Kidman marca los detalles de la historia con su rostro, si no, fíjense en este al principio del relato. Además, de rebosar de fuerza y violencia en el rostro y la voz resultando escalofriante en cierto momento de la historia.

The Northman
Copyright Universal Pictures

Conclusión de 'El hombre del norte'

El hombre del norte (The Northman) es la barbarie hecha película, un espectáculo vikingo que permanece en la retina del espectador. Una experiencia con la capacidad de cambiar la sala de cine por un campo de batalla. Robert Eggers consigue crear un relato fantástico lleno de símbolos con la capacidad de trasladar fuertes sensaciones al espectador.

Si no fuera por su excéntrico uso la cámara que en alguna ocasión rompe con la experiencia inmersiva, personalmente podría tratarse de la mejor película hasta el momento del director. Sin embargo, esto es una objeción subjetiva, y cada uno decidirá si es o no su mejor película hasta la fecha.

Disfrútenla en pantalla grande, donde realmente va a merecer la pena ser vista.

Reportaje de El hombre del norte (The Northman) en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
8'5/10
85 %
Artículo anterior"Jäger, fuet y una última canción" se estrena en el Teatro Lara desde el 27 de abril, todos los miércoles a las 22 horas
Artículo siguiente"Sonic 2": Gotta Go Fast
Estudiante de la Facultad Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid. Nací el 7 de febrero de 2001 y actualmente estoy cursando el grado de Comunicación Audiovisual. Además, estoy de colaborador en el programa de radio Momentos de Cine en Inforadio. Aunque fui marcado de pequeño por la mano de Shyamalan y su sexto sentido para crear historias, no fue hasta mi adolescencia con la magia de Chazelle y su historia donde los sueños y el amor se entrecruzaban cuando algo despertó en mí. Ese algo fue la pasión por el cine, Shyamalan y Chazelle me dieron un pase a descubrir un amplio universo de historias, emociones, y cómo no, sueños. Fui pasando por Kubrick y Bergman hasta Tarkovski, descubriendo lo que la historia del cine tenía para mí, mientras germinaban mis ganas de trabajar en la industria. Por otro lado, Alejandro G. Calvo ha sido una de las razones por las que quise adentrarme en el mundillo de la crítica cinematográfica, la pasión que demuestra me hizo darme cuenta de que yo también quería tener la oportunidad de escribir sobre cine expresando la pasión que tengo por este mundo, devolviéndole al cine lo que tanto me ha dado. “No es a mí a quien le gusta el cine, sino el cine a quien le gusto yo” - Arrebato (1979)
The Northman (El hombre del norte) es la barbarie hecha película, un espectáculo vikingo que permanece en la retina del espectador. Una experiencia con la capacidad de cambiar la sala de cine por un campo de batalla. Robert Eggers consigue crear un relato fantástico lleno de símbolos con la capacidad de trasladar fuertes sensaciones al espectador.el-hombre-del-norte-pelicula-critica

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí