Javi Durán, Zeke Fernández y Aarón Aguilera se unen para crear El Show Prodigioso, espectáculo de comedia que combina el monólogo con el despliegue del teatro alternativo. Los tres humoristas son conocidos en la industria por sus trabajos en lugares como La Chocita del Loro, el Pic Nic de Ignatius, Madrid Comedy Club-Agrado Cabaret o el Green Comedy Club. Para sumergirte en esta experiencia humorística puedes asistir los viernes de febrero a las 22:30 en el Teatro de las Aguas.



El Show Prodigioso

 

Crítica de ‘El Show Prodigioso’

Ficha Técnica

Título: El Show Prodigioso
Título original: El Show Prodigioso

Reparto:
Javi Durán
Zeke Fernández
Aarón Aguilera

Duración: 75 min. apróx.
Dirección: Javi Durán, Zeke Fernández & Aarón Aguilera
Dramaturgia: Javi Durán, Zeke Fernández & Aarón Aguilera
Escenografía: Javi Durán, Zeke Fernández & Aarón Aguilera
Género: Comedia
Producción: Javi Durán, Zeke Fernández & Aarón Aguilera

Tráiler de ‘El Show Prodigioso’

Sinopsis de ‘El Show Prodigioso’

No estás leyendo esto por casualidad. Has sido elegido para formar parte del mayor experimento de la historia de la comedia. Tres cómicos estratégicamente seleccionados por la más compleja inteligencia artificial te sumergirán en una explosión de jolgorio y crecimiento espiritual sin parangón.

Bienvenidos. Esto es El Show Prodigioso. (TEATRO DE LAS AGUAS).



El Show Prodigioso
Foto de Teatro de las Aguas

La unión de tres

Javi Durán, Zeke Fernández y Aarón Aguilera son los tres cómicos que protagonizan el espectáculo humorístico El Show Prodigioso. Desde el principio, invitan al espectador a quedarse inmerso en la exhibición que van a realizar, a través de un pequeño elemento, que después no tendrá mayor continuidad que la que establecen los comediantes al principio de la obra. Pese a una gran introducción, en la que parece que se va a desarrollar una especie de experimento, da rienda suelta a sus tres protagonistas. El primero en demostrar su talento sobre el escenario es Javi Durán. El cómico realiza un texto en el que se mezcla la comedia más actual con el propio recurso de las experiencias personales. El monólogo de Durán, sin duda, sobresale y establece fácilmente una conexión con los asistentes. Las carcajadas no dejan de sucederse y triunfa con un esquema interactivo apropiado.

Por su parte, Zeke Fernández da rienda suelta a otro tipo de humor, en el que se utilizan componentes que le permiten mostrar sus diferentes facetas artísticas. El hispano-argentino toma de referencia los clichés hacia ciertos estratos de la sociedad y lo que hay detrás de ellos. Al igual que Durán, hay interacción con el público, aunque no consigue la misma unión que sí realizase su compañero durante su discurso. Y, por último, pero no menos importante, es el pasaje de Aarón Aguilera. El cómico da ese toque de histrionismo comedido. Basa su soliloquio en un conjunto de confesiones grotescas, que encajan con efecto sobre el público. Sin embargo, aunque funciona en varias ocasiones, en otras podría darle todavía más comicidad para brillar con su propio parlamento. Uno de los inconvenientes que presenta la obra es la falta de cohesión entre las tres partes.

Foto de Teatro de las Aguas

Dinamismo humorístico

Como se comenta anteriormente, parte de una premisa que une a los tres humoristas y no termina de evolucionar de forma sutil en sus participaciones. Por lo que, aunque no es necesario hacer lo obvio de hablar los tres de lo mismo, sí hubiera podido ser interesante buscar unas transiciones o piezas que ayudasen al enlace con la trama principal. Aun así, hay que subrayar la gran utilización del espacio que les posibilita lucirse. Gracias a un desarrollo técnico dinámico, el espectador es incapaz de quitar los ojos sobre lo que está viendo en el escenario. De esta manera, no únicamente hacen uso de la estructura estándar del monólogo de humor, sino que se apoya en el material audiovisual para dar mayor énfasis a su discurso. Es un medio resolutivo y enérgico.

Los tres están cómodos sobre el escenario y se puede percibir la seguridad que hay en su trabajo. Utilizan un lenguaje físico a lo largo de la obra, que aporta más al texto y hace que las risas se sucedan a lo ancho y largo de la sala. La sala del Teatro de las Aguas les permite tener esa cercanía, que exalta el resultado de la propia obra. En algunos casos, falta ese elemento más físico, más desinhibido, algo que, por ejemplo, sí se desenvuelve con total naturalidad y con toda esa comicidad durante la parte de Durán. El Show Prodigioso mantiene el ritmo vertiginoso y el espectador disfruta en todo momento. El resultado global es notable, se hace un uso de los componentes interactivos en su justa medida, aunque se podría haber explotado más. La expresividad corporal es óptima, aunque no siempre les acompañe el texto.

El Show Prodigioso
Foto de Teatro de las Aguas

Conclusión

El Show Prodigioso es un espectáculo de humor que cumple su función y saca las carcajadas de los espectadores. Los tres humoristas realizan un labor sobre el escenario dinámica y con una expresividad destacada. Subrayar el trabajo de Javi Durán, que, sin duda, es el que saca mayor eficacia a su monólogo sobre las tablas. La ruptura de la cuarta pared le da mayor interacción que, junto con los elementos audiovisuales, consiguen captar al público en todo momento. Sin embargo, falta un poco más de cohesión en el resultado global del espectáculo. Una comedia en varias partes, que mantiene el nivel, pero que no sabe sacarse todo el partido que pudiese.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí