El Vecindario (1BR) es una película estadounidense de 90 minutos realizada en 2019 por el director y guionista David Marmor. Es su debut en ambas facetas con éste su primer largometraje inspirado en lejanas vivencias de cuando con veinte años fue a estudiar a Los Ángeles. Según comenta en entrevistas vivía en un vecindario donde abundaban las personas extrañas. Película que entusiasmará probablemente a amantes frikis del cine de terror y que irritará a otra gran parte de espectadores.

Se estrena en Movistar el 21 de abril de 2021.



El Vecindario (1BR)

Crítica de ‘El Vecindario (1BR)’

Ficha Técnica

Título: El vecindario
Título original: 1BR

Reparto:
Giles Matthey (Brian)
Alan Blumenfeld (Padre de Sarah)
Taylor Nichols (Jerry)
Andrea Gabriel (Cristina)
Mark Krenik (Residente)
Susan Davis (Miss Stanhope)
Nicole Brydon Bloom (Sarah)
Hailey Giles (Diane)
Clayton Hoff (Lester)
Tracy Déchaux (Residente)
Curtis Webster (Charles D. Ellerby)

Año: 2019
Duración: 90 min.
País: Estados Unidos
Director: David Marmor
Guion: David Marmor
Fotografía: David Bolen
Música: Ronen Landa
Género: Terror
Distribuidor:

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘El Vecindario (1BR)’

Sinopsis

Tras dejar atrás un doloroso pasado en el que luchó por tratar de cumplir sus sueños, Sarah (Nicole Brydon Bloom) se instala en el apartamento de Hollywood perfecto. Sin embargo, algo no cuadra. Incapaz de dormir, una serie de extraños sonidos la atormentan por la noche. Pronto comienza a recibir amenazas por escrito de procedencia desconocida, lo que le lleva a sumirse en una depresión. Cuando descubre cuál es la verdad que se esconde tras estos acontecimientos, ya es demasiado tarde. Sólo le queda una posibilidad: luchar para mantener la cordura… o perderse para siempre en un infierno existencial.

Dónde se puede ver la película



La joven Sarah llega sola a Los Ángeles

El Vecindario (1BR) comienza con la llegada de la joven Sarah (Nicole Brydon Bloom) a Los Ángeles en un soleado día donde el icónico gran rótulo de la palabra Hollywood saluda desde las montañas. Solitaria sin conocer a nadie busca trabajo y contacta con el Asilo del Mar donde un cartel indica que hay vacantes.

En seguida el guion del director David Marmor da cuenta de su carácter inseguro habiendo abandonado el hogar familiar por la mala relación con su padre. Acompañada solo de su gato “Giles” recibe la llamada telefónica de su padre pidiéndola insistente que vuelva a casa.

Es recibida con excesiva amabilidad por sus nuevos vecinos e invitada a una barbacoa como fiesta de bienvenida. Conoce a los distintos vecinos y en especial a Edie o Miss Stanhope (Susan Davis) una vieja actriz de cine retirada.

Sus primeras noches no son todo lo tranquilas que deseara pues unos extraños ruidos aparentemente de las cañerías impiden que duerma de manera relajada. Sale al pasillo a media noche pero sólo encuentra a la desorientada Edie.

Un joven extrañamente servicial le ofrece el libro “El poder de la Comunidad” que ella rechaza desconfiada. El mismo título del libro que había visto en una mesilla de noche.

La tensa y vibrante música original de la banda sonora de Ronen Landa empieza a acompañar las secuencias marcando su lado enigmático. Comienza a recibir anónimos insultándola por tener una mascota (su gato “Giles”)  en el apartamento.

Mientras su padre continúa presionándola por teléfono para que vuelva a la casa familiar. Todo esto hace que empiece a venirse abajo entrando en el desánimo y el desconcierto.

El vecindario
Fotos de IMDB

Un grupo sectario de vecinos psicópatas

Inquieta sale una vez más al pasillo tras recibir otra amenaza anónima  encontrándose al joven Lester (Clayton Hoff) que huye de ella. Otro joven y atractivo vecino Brian (Giles Matthey) la invita a cenar pero rechaza la propuesta.

El argumento abandona su tono amable del principio para ir descubriendo su lado ácido y tenso misterioso. Se encamina a dar la vuelta de una posible comedia reconvirtiéndola en drama de terror.

La trama sigue aumentando la tensión cuando la ya débil Sarah encuentra a su gato achicharrado dentro del horno después de encontrar un nuevo anónimo insultante. La atacan en su propia casa y atan a una silla mientras le tratan de poner una inyección.

Trata de huir inútilmente siendo finalmente arrastrada y metida a la fuerza en una habitación de aislamiento por sus hasta entonces amables vecinos.

El vecindario toma cada vez más un claro tono de película de terror con exaltación del maltrato psicológico y físico. La sucesión de castigos físicos busca doblegar su personalidad para volverla sumisa.

Está vigilada por cámaras en su celda sin vistas exteriores y encerrada bajo llave. Le suministran escasos alimentos con una bandeja depositada a través de la trampilla de la puerta metálica. Es torturada con música a gran  volumen día y noche así como luces parpadeantes.

El vecindario se ha convertido ya en un grupo de psicópatas comunitarios liderados por Jerry (Taylor Nichols) y Brian su  hombre de confianza. El guion continúa su terrorífico relato con la exaltación de ésta secta de fanáticos psicópatas.

La fotografía de David Bolen retrata con crudeza las torturas a las que es sometida Sarah para convertirla en un ser manipulable. Primeros planos muestran crudamente como clavan sus manos a la pared salpicando de sangre la sensibilidad sana de los espectadores.

1BR
Foto de IMDB

Ideólogos iluminados totalitarios

El espectador friki se frota las manos a diferencia de los demás espectadores que detestan la exaltación del sufrimiento y la tortura.  Se detectan fallos de puesta en escena como en la secuencia donde Sarah desprende sus manos clavadas a la pared.

Continúa la dominación con el interrogatorio que Jerry y su secuaz Brian someten a Sarah sobre su vida sexual, sus relaciones familiares y problemas con el padre. Los líderes sectarios siguen totalmente las instrucciones del libro “El Poder de la Comunidad” del “iluminado” ideólogo Charles Ellerby. Libro que desvirtúa tendenciosamente las técnicas psicológicas del Conductismo.

El objetivo de Charles Ellerby es la curación del mundo enfermo desde la Comunidad cerrada donde no debe haber secretos. Sus acólitos deben seguir los “Cuatro Fundamentos”, la Abnegación total, la Apertura sin secretos, la Aceptación incondicional y la Seguridad absoluta.

La meta eliminar las individualidades para ponerlas al servicio de la colectividad recordándonos determinadas ideologías políticas totalitarias.

Sarah claudica deseando pertenecer a la Comunidad siendo mejor tratada saliendo de la celda de aislamiento. En la ceremonia iniciática es marcada su piel a fuego como símbolo de inclusión siendo emparejada con Lester por decisión del líder Jerry. También el líder fue iniciado con la marca de fuego por el psicópata ideólogo Charles Ellerby “para que fuéramos autosuficientes después de su muerte”.

Ejecutan la “asfixia terapéutica” de Edie a modo de eutanasia por decisión grupal. Aumenta con la conversión carcelaria de Sarah torturando a su antigua compañera de trabajo.

Una larga secuencia sigue su intento de rebelión para no seguir ejerciendo de torturadora produciéndose escenas superviolentas. El guion enloquece en el aquelarre de violencia y sangre al estilo Tarantino.

Las últimas escenas siguen la espiral de violencia y mesianismo psicopático así que cuando termina “El vecindario” tenemos sed de normalidad y positividad.

El vecindario
Foto de IMDB

Conclusión de ‘El Vecindario (1BR)’

El Vecindario (1BR) es un retrato violento de la gran peligrosidad social de los visionarios psicopáticos que desde su pretendida motivación de salvarnos de la sociedad enferma nos precipitan en la tortura. Refleja personalidades reales de líderes existentes en sectas y gobiernos totalitarios fácilmente identificables.

Aunque es adecuado el mensaje de fondo aún más claro con el avance de la película avanza sin embargo embarra durante su desarrollo por un exceso de violencia cruda gratuita.

Sobrevalorada por la crítica estadounidense podría haber sido mucho más interesante descargando la violencia de casquería sanguinolenta para centrarse en los mecanismos de manipulación sectaria.

Película que gustará a fanáticos frikis que se quedarán en su morbo del terror pero que tendrá otra lectura mucho más provechosa para reflexivos analistas de la conducta humana.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí