Tras su premiere internacional en el Festival de cine de Toronto y su paso por el D’A Film Festival, El Viaje de Nisha (Hva vil folk si / What Will People Say), inspirada en la propia historia de su directora y guionista Iram Haq. Se trata de una conmovedora historia de superación, valentía y coraje, sobre las relaciones padre-hija y la importancia del “qué dirán” en algunas comunidades inmigrantes. Estreno el 17 de Agosto.



El Viaje de Nisha

Crítica de El Viaje de Nisha

Ficha Técnica

Título: El viaje de Nisha
Título original: Hva vil folk si / What Will People Say

Reparto:
Maria Mozhdah (Nisha)
Adil Hussain (Mirza, padre de Nisha)
Ekavali Khanna (Najma, madre de Nisha)
Rohit Saraf (Amir)
Ali Arfan (Asif)
Sheeba Chaddha (Tia)
Jannat Zubair Rahmani (Salma)
Lalit Parimoo (Tio)
Nokokure Dahl (Emily)
Isak Lie Harr (Daniel)

Año: 2017
Duración: 106 min
País: Noruega
Director: Iram Haq
Guion: Iram Haq
Fotografía: Nadim Carlsen
Música: Lorenz Dangel, Martin Pedersen
Género: Drama
Distribuidor: Avalon Distribución Audiovisual

Filmaffinity

IMDB

Tráiler

Sinopsis

Nisha es una chica de dieciséis años que tiene una doble vida. En casa es una perfecta joven pakistaní, pero con sus amigos se transforma es una adolescente noruega como las demás.

Cuando su padre la encuentra con su novio, los dos mundos de Nisha chocan brutalmente. Así, su padre decide aislarla de la sociedad europea que conoce y enviarla a Pakistán con sus familiares. Nisha deberá encontrarse a sí misma a través del viaje hacia sus raíces.



Adolescente atrapada entre dos mundos

Vemos a Nisha correr. La cámara observa a la adolescente de 16 años corriendo a su casa después de una reunión con amigos. Allí, el padre la espera. Se trata de una figura pensativa con una mirada escéptica. En El Viaje de Nisha, rara vez se le otorga un momento de calma a la joven. Correr es una constante y uno de los temas centrales de esta maravillosa producción noruego-alemana-sueca.

Nisha (Maria Mozhdah) vive bien integrada en una ciudad noruega, pero al mismo tiempo en la cultura paquistaní de su familia. Ella se siente como un noruego más. Esto incluye comer patatas fritas y arenques salados o ahumados, y hacer lo típico que hacen los jóvenes europeos cuando salen de casa con amigos: jugar al baloncesto, a veces beber alcohol y tontear con algún chico de su edad de manera bastante inocente.

El Viaje de Nisha

Una adolescente atrapada entre dos mundos: proviene de una familia culturalmente tradicional y muy conservadora, pero participa en una sociedad liberal occidental. Con sus amigos, disfruta del alcohol y las fiestas, pero en su casa tiene que someterse a las reglas de sus padres estrictamente conservadores.

Conflicto pre-programado

El gran conflicto con sus padres está pre-programado para Nisha, sin que ella siquiera se dé cuenta. Después de todo, ella tiene una buena relación con ellos, especialmente con su padre. Él está orgulloso de que su hija sea muy buena estudiante. La directora y guionista Iram Haq desde un principio presenta los fuertes contrastes que existen en la vida de Nisha y va preparando de forma sutil al espectador sobre lo que se avecina.

La escena del cumpleaños con música árabe y baile folklórico encuentra una contrapartida en una típica fiesta de adolescentes. En casa, Nisha, a quien le gusta vestir con ropa recortada, debe someterse a ciertas limitaciones sobre su indumentaria. Para ella, el smartphone actúa como un puente entre las dos culturas, en el que se mueve con soltura, naturalidad, de forma descuidada y aparentemente con confianza. Pero la sensación de seguridad es engañosa.

El Viaje de Nisha

Después de una confrontación con el padre (Adil Hussain), tras ser atrapada con un joven en su habitación, automáticamente la situación explota. Para su padre significa que hubo relaciones sexuales, y la única solución posible es el matrimonio, algo a lo que Nisha se niega. La familia de Nisha se siente deshonrada, teme la muerte social en su entorno pakistaní.

Nisha, que según las ideas de su familia se supone que es una adolescente paquistaní, diferente de los jóvenes “idiotas occidentales”, pierde su libertad y autodeterminación. El hermano y el padre la llevan contra su voluntad a Pakistán, para ser reconducida por el camino correcto a través de parientes.

Hasta aquí no he comentado nada nuevo que no supiéramos de la sinopsis.

Que dirá la gente

El Viaje de Nisha ( “What Will People Say” en inglés / “Hva vil folk si” en noruego, o lo que es lo mismo “Qué dirá la gente” en español) retrata muy claramente la angustia en que se encuentra Nisha, que ama a sus padres y no quiere nada más que reconciliarse con ellos.

El drama muestra también lo difícil que es para los servicios sociales de Noruega hablar con Nisha en una conversación, superar la barrera cultural y comprender su mentalidad.

Iram Haq, se basa en sus propias experiencias para filmar El Viaje de Nisha. Con la edad de 14 años, tras crecer y formarse en Noruega como una adolescente occidental, sus padres la obligaron a vivir un año y medio en Pakistán, país de origen de la familia. De ahí que la directora no tenga una visión unilateral y parcial a la hora de contar la historia de Nisha, sino todo lo contrario, intenta respetar y hacer justicia con ambos mundos para que el espectador pueda comprender mejor las diferentes visiones y posturas. Según sus propias palabras, “quería contar una historia de amor imposible entre estos padres y su hija, que no puede tener un final feliz mientras la brecha entre estas dos culturas sea tan grande.”

El Viaje de Nisha

Haq trabaja de manera muy precisa y auténtica para contarnos cómo los adolescentes pueden sufrir bajo la tradición, cómo pueden ser limitados en su libertad, pero también cómo las tradiciones pueden amenazar a familias enteras. Al mismo tiempo, nunca se atreve a criticar de forma contundente ciertas conductas, demuestra comprensión por la familia conservadora y permanece firme hasta el final.

Dos magníficas interpretaciones

Iram Haq se apoya en El Viaje de Nisha en dos magníficas actuaciones: Maria Mozhdah, con apenas experiencia como actriz, y de Adil Hussain, todo un veterano de Bollywood, que participó en “La Vida de Pi” (2012) de Ang Lee.

Adil Hussain tiene una papeleta difícil de solventar pero lo consigue de forma convincente. Retrata a un hombre empujado al límite emocional por el amor hacia su hija y la necesidad de proteger su estatus social. La mayoría de las veces, logra evitar parecer un monstruo furioso, pero la naturaleza de sus acciones es extrema.

Sin embargo, Maria Mozhdah, que protagoniza su primer largometraje, es la verdadera estrella de la película. Interpreta fantásticamente a una chica adolescente atrapada entre la fragilidad y la fuerza, entre la tolerancia y la rebelión. La fuerza de su interpretación crece a medida que la película avanza a una situación cada vez más kafkiana y angustiosa, empujada a encerrarse en un mutismo, y obligada a expresar sus tormentos mediante sutiles juegos de miradas.

Conclusión

El Viaje de Nisha es una película intensa y terriblemente dura sobre la brecha casi insalvable entre la tradición y la modernidad. Su fuerza radica en parte en mostrarnos la ambivalencia del sistema tradicional: la utilización de reglas muy estrictas por un lado coexistiendo con otros momentos más positivos, como la cohesión de la familia. Lo que más importa es cómo otros miembros de su comunidad étnica perciben a la familia, el “que dirá la gente”.

CALIFICACIÓN: 8/10

Reportaje de El Viaje de Nisha en Días de Cine TVE

Nuestra valoración
Valoración de nuestros lectores
[Total: 2 Media: 3]
Eduardo Gil

Mi afición por el séptimo arte y el gusanillo por escribir me llevaron a crear Cinemagavia. El cine, por supuesto, siempre que puedo, en versión original. Licenciado en Periodismo, Community Management, Ventas, Marketing….

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here