Eli, o como a mí me gusta llamarla Desde el infierno con amor, es una original película de terror, de nacionalidad estadounidense, dirigida por Ciarán Foy.

Con un peculiar y pintoresco guion, escrito a 6 manos, Eli, o mejor Ilai, que es el nombre de nuestro pequeño protagonista, es una cinta tramposa, muy tramposa, como lo fue la de la semana pasada Fractura (2019), pero que no os dejará con la miel en los labios sino más bien todo lo contrario.

Producción por encargo de Netflix (Paramount Players entre los hacedores), para ser distribuida a nivel mundial por la plataforma de streaming el 18 de Octubre de 2019.



Eli

Crítica de ‘Eli’

Ficha Técnica

Título: Eli
Título original: Eli

Reparto:
Charlie Shotwell (Eli)
Kelly Reilly (Rose)
Lili Taylor (Dr. Isabella Horn)
Max Martini (Paul)
Sadie Sink (Haley)
Jared Bankens (Gang Leader)
Deneen Tyler (Enfermera Bárbara)
Katia Gomez (Enfermera Mary)
Kaleb Naquin (Punk #3)
Parker Lovein (Lucius)
Nathaniel Woolsey (Punk #1)

Año: 2019
Duración: 98 min.
País: Estados Unidos
Director: Ciarán Foy
Guion: David Chirchirillo, Ian Goldberg, Richard Naing
Fotografía: Jeff Cutter
Música: Bear McCreary
Género: Terror
Distribuidor: Netflix España

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Eli’

Sinopsis de ‘Eli’

Eli (Charlie Shotwell), nuestro protagonista, es un chico que padece una enfermedad autoinmune. Sus padres, como último recurso, proceden a trasladarse a una mansión libre de gérmenes para recibir un tratamiento experimental, que ya se encarga de indicar el cabeza de familia durante el trayecto, que los vas a dejar más tiesos que un ajo.

Sin embargo, Eli (Ilai para los amigos), durante su estancia en la mansión de la ¿salvación?, va a empezar a tener visiones terroríficas, pesadillas, encuentros con una amiga invisible o no, que lo llevan a pensar que algún secreto muy siniestro, se oculta bajo las paredes de la mansión.



La llegada

Cuando Eli y sus padres llegan a la famosa mansión, con más precaución que un automóvil adelantando a un ciclista charlando en paralelo, por el tema autoinmune del chico, van a ser recibidos por la Dra. Horn (Lily Taylor) y dos enfermeras, recién sacadas del departamento de quejas y reclamaciones de Auschwitz, en los años 40.

La Dra. Horn enseña la mansión a los nuevos inquilinos y les explica grosso modo, el tratamiento en 3 fases al que va a ser sometido Eli.

Los padres a Londres, el chico a California y la Dra. con las enfermeras en la planta baja. Eso sí, habrá partes de la mansión a las que estará prohibido acceder.

Eli
Copyright Netflix

Comienzo del tratamiento y visiones

Comienza la fase 1 del tratamiento de Eli, al cual le van a inyectar un fármaco genético y experimental directamente en la médula, mientras lo tienen más agarrado que a una nonagenaria en un columpio.

Cuando finaliza esta fase y en espera de la fase 2, Eli va a sufrir terribles apariciones, visiones, quizás advertencias en los cristales, jugando con las palabras de su nombre (Eli-Lie) y la visita de una amiga (invisible o no) en el exterior del cristal, que le avisa de los no muy buenos resultados de los inquilinos anteriores de la mansión, también niños. Lie=Mentira

Fase 2

Evidentemente, la Dra. Horn achaca las visiones y la reacción hostil de Eli, al tratamiento genético. La madre (Kelly Reilly), comienza a tener dudas sobre el mismo, A Eli le siguen acosando las visiones terrorificas, cada vez más reales y todo está preparado para que comience la Fase 2.

Y comienza, solo que esta vez la inyección genética va acompañada de un taladro con un broca del 6 directo a su cabeza (escena fuerte), que le provoca unos terribles efectos secundarios, más propios de una transfusión de ácido que de un remedio para su cura.

Eli
Copyright Netflix

Fase 3 (muy corta)

La madre ya duda de los resultados del tratamiento, el padre advierte a la madre de unas posibilidades que no conocía, Eli sigue viendo fantasmas por doquier y la amiga (invisible o  no), continua dándole calor, advirtiéndole de lo que le espera en la Fase 3.

Ante esto, Eli hace lo único que puede hacer, esperar a que todos estén dormidos e investigar por su cuenta con el único objeto, no ya de curarse, sino de salvar su vida.

Quizás lo que encuentre, dé un vuelco de 180º a la amenazada vida del chico, ¿O quizás no?, y hasta aquí puedo leer, queridos navegantes…….. Algunas pequeñas pistas en la conclusión (pocas) y Sí, habrá Spoiler.

El niño y la madre

Eli (Charlie Shotwell), actor americano de diez años, que comenzó lo que puede ser una dilatada carrera (es bueno y bastante) con solo seis.

Yo lo descubrí casi de bebote en Captain Fantastic (2016) y de rebote sin casi en Todo el dinero del mundo (2017), al lado de Mr. Plummer.

El niño trabaja muy bien, tiene tablas impropias de su edad, por momentos y guardando las distancias me recordó a los inicios del amigo Osment y El sexto sentido (1999). Va a sufrir durante la cinta una paulatina y lenta transformación actoral, que casi nadie percibirá hasta que la cinta no termine.

De 0 a 100 y de 100 a 0 en minutos, incluso en segundos, recuerden mis primeras frases, la cinta es muy tramposa, tanto o más que Fractura (2019).

La madre (Kelly Reilly), con todo el respeto, qué atractiva por Dios; lástima que yo solo la haya visto en papeles secundarios, como el de esta película o más.

Británica, que no irlandesa, como he leído en algunos sitios (de Irlanda son sus orígenes), le pillé la pista en Orgullo y Prejuicio (2005) y después la seguí con devoción en las dos partes de Sherlock Holmes (2009-2011), las del genial Rictchie, Sí, el ex de Madonna y firmante de ese remake, tan alabado por crítica y público que fue Barridos por la marea (2002); Tuvo un mal día y ha demostrado con creces que lo suyo no es costumbre.

Nuevo papel un poco más protagónico, pero de nuevo secundaria entre secundarios. Como no voy a ser objetivo porque le he cogido cariño a esta amiga británica; Tiene 42 años y debería ya estar en otro nivel, como los vídeo-juegos. Perfecta en su papel de quiero y no puedo o puedo y no quiero, ya lo entenderán.

El resto del reparto bastante correcto, con Lili Taylor en su línea de efectividad de siempre como la Dra. Horn. Ni se le puede pedir menos ni más, me hizo hasta recordar La guarida (1999) del inefable Jan de Bont.

Netflix
Copyright Netflix

El dueño de la Mansión

El director (Ciarán Foy), este sí es irlandés de pura cepa y ahí se podría haber quedado el compañero, con el paupérrimo bagaje anterior conocido Sinister 2 (2015), a años luz de la original y mala de solemnidad.

Pero parece que ha reaccionado y ante un guion bastante decente, ha hecho una decente película; No ha abusado de la oscuridad habitual en este tipo de cintas, lo que es de agradecer y consigue que enganche la historia de principio a fin, que no era fácil, para ser una más de chico burbuja o de casa con fantasmas.

La ambientación está muy bien lograda, los sustos y sus ocupantes ni cansan ni desafinan (muy buena la escena de la niña en el pasillo) y el ritmo de la cinta no decae en ningún momento, más bien va subiendo de tonalidad.

La dirección de actores es bastante interesante y más con niño de por medio, aunque no me convenció la actuación del padre de la criatura, pero no lo achaco a problemas de dirección sino a falta de empatía del actor con su personaje. Director a seguir.

Netflix
Copyright Netflix

Conclusión de ‘Eli’

Eli, quizás mejor Lie me, cinta honrada donde las haya, tramposa porque lo debe ser y muy generosa con el espectador.

Los que piensen que por lo que ya han leído, han visto la película, nada más lejos de la realidad y además advierto, ojo a los pequeños detalles y a las frases insignificantes, que ahí está el corazón de la película y no en los sustos ni fantasmas.

Una madre que adora a su hijo y daría su vida por él, un padre que parece recién salido de un cepo enterrado y cuyo amor por su hijo se puede hasta poner en duda, un trío de ases de la medicina del alma y un niño que vive en una constante pesadilla. Lo de la amiga invisible o no, descúbranlo por ustedes mismos.

Y una frase; Yo siempre te fui fiel, ahí lo llevan, mi regalito semanal.

Como siempre repito y repetiré, vean la película, los Netflixnianos y acoplados no pueden poner la excusa de lo que ha subido todo con el euro, si la ven en grupo disfrutarán incluso más, porque aparte de pasarlo mal pueden divertirse con la cinta. Salvo la escena del taladro la considero totalmente apta para todos los gustos y además el roscón de reyes trae un regalo final que gustará más o menos, pero que no lo duden, os sorprenderá a todos.

Para cualquier pregunta o comentario no duden en hacerlo a través de Cinemagavia.

Permítanme agradecer a todos los lectores habituales y a los que no lo son, la excelente acogida de la crítica de la semana pasada sobre la película Netflix Fractura (2019).

Spoiler

Spoiler

El niño no tiene ningún problema autoinmune ni la doctora es doctora ni las enfermeras ayudantes técnico sanitarias. El niño es hijo del diablo, no se especifica de qué o cúal forma (Pacto, inseminación artificial, o entrada sin ticket).

El trío La,la,la son tres monjas y las 3 fases, son 3 fases de exorcismo (agua bendita inyectada incluida). Ambos padres lo saben y han colaborado en los exorcismos anteriores que han acabado con la muerte de los otros niños (hijos del diablo), que son a su vez los fantasmas que se le aparecen a Eli para advertirle de la verdadera realidad de la mansión.

De amiga invisible, nada. Hermanastra, hija del diablo, que espera que Eli pase la prueba para llevarlo con su padre (Le ve diferente a los niños anteriores, con más posibilidades de sobrevivir, y más inteligente). ¿La madre? Es su hijo, se va en compañía de lobos, no seré yo quien le tire la primera piedra, quizás la segunda. La actitud del padre, siempre con cara de estreñido, creo entender que por el Pacto de la madre para concebir ya que no podía ser madre. De ahí la frase, Yo siempre te fui fiel, quizás hubo tema que te quema, pero querido, a estas alturas y con lo que lleváis a las espaldas, valor y al ruedo.

[plegar]

«Enhorabuena y bienvenidos al espectáculo«

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí