Zenón Recalde dirige Entre ella y yo, una multipremiada comedia escrita por Pablo Mir y protagonizada por Melani Olivares y Carlos Chamorro, en la que, en tono humorístico, se exponen los miedos y las emociones de una pareja que se enfrenta a una paternidad inesperada.

Entre ella y yo se representa en el Teatro Marquina de Madrid (Calle de Prim, 11, 28004 Madrid) de miércoles a viernes a las 20:00h, los sábados en doble función a las 18:30h y 20:30h y los domingos a las 18:00h. Entradas a la venta en taquilla y puntos habituales.



Teatro Marquina

Crítica de ‘Entre ella y yo’

Ficha Técnica

Título: Entre ella y yo

Reparto:
Melani Olivares (Valeria)
Carlos Chamorro (Diego)

Duración: 85 min. apróx.
Dirección: Zenón Recalde
Dramaturgia: Pablo Mir
Escenografía y vestuario: Mónica Boromello
Iluminación: Ion Aníbal López
Producción: Producciones Teatrales Contemporáneas, S.l.
Adaptación: David Serrano
Ayudante de dirección: Nacho Redondo
Producción ejecutiva: Olvido Orovio
Dirección de producción: Ana Jelin

Sinopsis de ‘Entre ella y yo’

La obra se desarrolla durante los cinco minutos que Valeria y Diego deben esperar para conocer el resultado de una prueba de embarazo. Durante este tiempo, los dos protagonistas dejan patente lo que piensan acerca de la paternidad, la responsabilidad y el amor. Y es que un retraso de Valeria les pone, por primera vez, bajo la tesitura de poder ser padres.



¿Cuándo se está preparado para traer a un hijo al mundo?

Valeria y Diego son unos adultos ya entrados en los cuarenta, que, de forma sorpresiva, se sitúan en la coyuntura de una posible paternidad. Comienza la obra con la realización de la prueba de embarazo, debido a un retraso no esperado. En esos cinco angustiosos minutos en que tardarán en salir las famosas rayitas que darán positivo o negativo en el test, se plantean todos los interrogantes y fantasías que les vienen a la mente.

¿Serán capaces de cuidar a otro ser humano? ¿Podrán seguir haciendo la misma vida? ¿Cómo les afectará a su vida de pareja? ¿El sexo será igual de frecuente y placentero? ¿Se volverán tan histéricos como todos los demás padres? ¿Repetirán los errores de sus padres?

En definitiva, unas consideraciones tremendamente reales que todo el mundo se plantea a la hora de traer otra vida al mundo.  Una reflexión a través de un humor ágil y natural, de unos adultos bajo el síndrome de Peter Pan, sin ninguna intención de crecer ni asumir compromisos, que consigue romper la cuarta pared e implicar al público haciéndole pensar  qué haría si se encontrase en esa delicada situación.

Entre ella y yo

Entre ella y yo, un elenco de lujo

Entre ella y yo, con tres exitosas temporadas en cartel, está escrita por el dramaturgo argentino Pablo Mir, humorista miembro de Tricicle, y dirigida por Zenón Recalde, que, con un amplio curriculum teatral y musical, actualmente director residente de El rey León.

Melani Olivares es Valeria, de 44 años, que se enfrenta a la sorpresiva maternidad, que, por otro lado, puede ser su última oportunidad de ser madre. Aunque Melani tiene un gran recorrido artístico como actriz en numerosas series de televisión, cine y teatro, a todos nos robó un poquito el corazón con su interpretación de Paz Bermejo, la amiga de Carmen Machi en la serie Aida. En el teatro la hemos podido ver recientemente en  Memento mori, Amigos hasta la muerte o Juntos.

Y el otro contendiente es Diego, interpretado por Carlos Chamorro, que ya trabajó junto a Melani en otra obra de Pablo Mir, Mandíbula afilada. Chamorro, a pesar de tener una importante trayectoria como actor, se ha quedado en nuestras retinas como Julián Palacios, el responsable de compras y sindicalista corrupto de la exitosa serie Cámara café, y últimamente ha participado en la serie Historias del Hampa. En teatro, le hemos podido ver en Burundanga Milagro en casa de los López.

Entre ella y yo

Cinco minutos les separan del abismo

En un escenario hábilmente transformado en un apartamento, vemos de un vistazo el contexto espacial en el que se va a debatir el futuro de la pareja. El breve intervalo en el que el test resolverá la duda del embarazo, sirve, para, a través de flashforwards, alterar la secuencia cronológica de la historia, trasladando la acción a un futuro imaginario, para después volver al momento actual de la narración.

En estos saltos de tiempo, el magnífico binomio actoral, de Olivares y Chamorro, viven un sinfín de situaciones imaginadas, con unas transiciones imaginativas y sutiles entre escenas, de tal manera, que en un simple parpadeo, en un pis pas, pasamos del presente al futuro, del futuro al presente, como si tal cosa, ayudados de un acertado y discreto juego de luces.

Diego pone el punto de vista masculino, fantasioso y divertido;  Melani es el contrapunto necesario que aporta, además, el toque emocional que una decisión tan crítica como a la que se enfrentan  necesita.

En las conversaciones que mantienen, algunas hilarantes, critican la visión idealizada de la maternidad, ridiculizan a los padres primerizos, pero, a su vez, cuando ellos se ponen en su lugar, se comportan exactamente como lo que critican. Salen a colación los famosos grupos de Whattsapps de los padres, el agotamiento que un bebé llega a ocasionar a sus padres…

Todo esto con una agilidad de diálogo que roza la perfección y la absoluta naturalidad, destacando los monólogos que en un momento dado lanzan los actores, en los que comunican al público sus más secretos temores que no se atreven a comunicar a su pareja. Y en estos monólogos, es donde realmente muestran el alma de los personajes, con emoción el de Melani y divertidísimo hasta las lágrimas el de Diego.

Entre ella y yo

Conclusión de ‘Entre ella y yo’

Entre ella y yo, utilizando el humor, hace un recorrido mordaz y certero de la paternidad, consiguiendo que, entre risas, el público se haga cómplice de las dudas y miedo a las que el binomio protagonista se enfrenta ante la posibilidad de ser padres.

En cada salto de tiempo va presentando las distintas versiones de lo que puede suceder, recreadas con gran verosimilitud, mostrando el camino de las tribulaciones, alegrías, miedos, renuncias y esperanzas que la llegada de un bebé a casa conlleva.

Una maravillosa actuación de los protagonistas, fresca, ágil y divertida y una  estructura original y novedosa en una obra de teatro, que impacta y golpea al espectador al romperle la relación espacio-tiempo, convierte una espera de tan solo cinco minutos en un recorrido apasionante, demoledor y emotivo de lo que, al fin y al cabo, es la vida misma.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí