Creación Guiones

Sin duda, la ambiciosa serie de Alejandro Amenábar presentada en el Festival de San Sebastián, cosechará muchos éxitos. La Fortuna es una superproducción en la que aventura, cuestiones políticas y amor se unen para enganchar desde el primero de sus seis capítulos. A continuación, desde Cinemagavia compartimos la entrevista al interesante director.

Entrevista a Alejandro Amenábar

Irene Abecia/Cinemagavia: Buenas tardes Alejandro, un placer estar aquí contigo para que nos hables sobre tu último trabajo "La Fortuna". ¿Cómo conseguiste extrapolar ese lenguaje tan específico de un "comic" en estos seis capítulos? ¿Qué es lo que querías proyectar?

Creación Guiones

Alejandro Amenábar: Cuando yo leí el cómic, me atrapó desde la primera página. Lo que para mí "flotaba" era el concepto de aventura. Una aventura un tanto especial porque contenía muchos asuntos burocráticos, de despacho, pero también tenía elementos épicos, tenía humor, una historia de amor...era la manera perfecta de entrar en un género que no había entrado hasta ahora. Esa mezcla es lo que he intentado de desarrollar en la serie.

Alejandro Amenábar
Foto: Ulises Proust

Érase una vez un niño

Irene Abecia/Cinemagavia: ¿La aventura te llamaba la atención desde niño?

Alejandro Amenábar: Yo creo que de pequeño precisamente te gustan las aventuras, lo que pasa que en mi carrera el proyecto que yo hago no tiene nada que ver con el proyecto anterior. Después de haber hecho una película con la carga de responsabilidad que sentía con "Mientras dure la guerra", me apetecía hacer algo más lúdico. Y este proyecto, aparte de ser una historia de aventuras, me permitía explorar las dos realidades: la realidad latina, mediterránea, y la realidad estadounidense.

Además me resultaba muy fácil empatizar con el personaje protagonista, quizá porque yo también empecé joven, yo también era pardillo, tuve que afrontar una responsabilidad muy grande y pronto tuve que cruzar el charco y entrar en contacto con el mundo de Hollywood.

Irene Abecia/Cinemagavia: Hay directores que dicen que en una serie se pueden permitir un poco más cierta licencia artística, de sensibilidad...

Alejandro Amenábar: En realidad, lo que me ha permitido la serie es no hacer ningún ejercicio de síntesis y que a mí en realidad me gusta la síntesis porque no me gusta ni perder el tiempo ni hacérselo perder a la gente; entonces en el formato de largometraje de dos o tres horas es suficiente para que me cuenten una historia, pero la verdad es que al desarrollar sin cortapisas esta historia, nos dimos cuenta de que encajaba en seis episodios.

En cuanto al grado de creatividad sigue exactamente porque considero que a lo largo de mi carrera, afortunadamente, siempre he hecho los proyectos que he querido y razonablemente del modo que he querido...la sensación ha sido exactamente la misma con este proyecto. Por un lado teníamos a Movistar y por el lado norteamericano a MT, el apoyo ha sido constante, el grado de libertad que tenido en el rodaje ha sido total.

Alejandro Amenábar

"Influencer"

Irene Abecia/Cinemagavia: Has contado con figuras importantes internacionales y sin embargo le has dado el papel protagonista masculino al joven Álvaro Mel, ¿Cuál es el motivo?

Alejandro Amenábar: Bueno, había algo de eso en la propia experiencia del protagonista, la de asumir una responsabilidad siendo muy joven. Prácticamente Álvaro no tenía experiencia delante de las cámaras. Me dijeron que era un famoso "influencer", que yo en aquel momento no sabía lo que era aquello porque yo estoy completamente apartado del mundo de las redes. Precisamente eso fue lo primero que le pregunté, que me explicara en qué consistía aquello y ahí te das cuenta de que a pesar de ser una persona que no ha estudiado interpretación, es alguien muy creativo, acostumbrado a estar delante de una cámara y capar la atención de sus "followers". Eso ha hecho que fuera un cómplice perfecto.

Nosotros en el rodaje le solíamos decir la frase que dice el ministro: "la cultura es nuestro petróleo", bueno pues Álvaro Mel ha sido nuestro petróleo porque era capaz de enfrentarse a un actor ya veterano como de "Clark Peters", en inglés y darle la réplica. Quizás tenía la inconsciencia del que empieza pero tenía una seguridad como si hubiera estado rodando toda la vida.

La fortuna

Retos

Irene Abecia/Cinemagavia: ¿Qué ha supuesto para ti este cambio tan grande del cine a la televisión, quizá uno de los mayores retos de tu carrera?

Alejandro Amenábar: Bueno, creo que a nivel presupuestario y de complejidad de producción, en realidad mi proyecto más grande fue "Ágora", en la que hubo que reconstruir Alejandría, cargarse la Biblioteca, yo recuerdo que ese proyecto llegó a quitarme el sueño. Este otro proyecto no se queda a la zaga, es uno de los proyectos más ambicioso a nivel de producción que he hecho, pero sobre todo ha sido la diversidad, no estábamos más de dos días seguidos en una localización, íbamos de un sitio a otro.

Además con el Covid, con todo el país confinado, pues lo hacía aún más extraño. Digamos que mi posición como director ha sido que toda esa variedad de actores, de situaciones, de localizaciones, tenga cierta unidad. Tenía que conjugar la energía de Stanley Tucci con la de Álvaro Mel, que parte de la serie se iba a rodar en inglés y otra parte en español. En una secuencia se iban a mezclar las dos lenguas sabiendo que la mitad de la serie se iba a rodar en Estados Unidos pero el "protocolo covid" impedía viajar allí, entonces hubo que buscar sobre la marcha soluciones, que creo que han funcionado, rodando prácticamente en España y sin embargo uno está viendo dos mundos diferentes.

Irene Abecia/Cinemagavia: Hablando de presupuestos, ¿Sería indiscreción saber el presupuesto que ha tenido la serie?

Alejandro Amenábar: Creo que han sido 18 millones de euros, pero no lo sé seguro, eso lo saben mejor los que llevan los números...con que no me quiten días de rodaje, estoy contento (risas)

La fortuna
Foto: Jorge Fuembuena

Desidia con el patrimonio

Irene Abecia/Cinemagavia: Tocas temas muy actuales como es el asunto de los expolios y el poco cuidado que se le tiene al patrimonio, ¿Cómo te enfrentaste a esta discusión y qué crees que puede aportar esta serie para cambiar un poco la visión, sobre todo para las nuevas generaciones?

Alejandro Amenábar: Bueno, la serie tiene el planteamiento de aventura, las ganas de entretener al público, pero se habla efectivamente de un tesoro no sólo como algo exclusivamente mercantil sino por cómo representa a un país, los pecios como patrimonio cultural. Me pareció muy interesante contar la historia de estos héroes románticos que están defendiendo un causa noble como es la defensa del patrimonio.

Irene Abecia/Cinemagavia: Has querido darle esa nota moral cuando la hija, al final de la serie, dice que va a colaborar con una empresa para recuperar restos arqueológicos pero con el fin de entregar a los museos...

Alejandro Amenábar: Sí, está claro que en esta historia de héroes y antihéroes hay varios tipos de piratas. En este caso queríamos añadir el personaje de Amy, la hija que no aparece en el comic, para mostrar el lado inocente, de alguien que ha tomado conciencia de tomar el buen camino, el camino recto. En el discurso de Jonas Pierce, en el juicio, donde se habla de una serie de valores que yo defiendo, sobre todo en estos tiempos tan raros y tan malos los defiendo más que nunca.

Alejandro Amenábar
Foto: Ulises Proust

Eligiendo el formato

Irene Abecia/Cinemagavia: A pesar de ser episodios, se ven muy cinematográficos...

Alejandro Amenábar: Para mí el formato no es el fin, es decir no pienso "voy a hacer una serie, cuál podría ser", lo que a mí me define es tener algo que contar, tener algo que transmitir porque es mi manera de comunicarme con el mundo públicamente, con lo cual no sé dónde me llevará el próximo proyecto, no suelo superponer un proyecto a otro. Acabo de terminar éste y luego pensaré en lo que quiero hacer. En lo que no me veo es en una serie de larga duración, un formato de seis episodios como en este caso, sí es asumible como director. Ahora mismo es una situación incierta a todos los niveles, porque vamos a ver qué ocurre en esta batalla entre plataformas, qué acaba provocando.

Alejandro Amenábar
Foto: Jorge Fuembuena

La era de las plataformas digitales

Irene Abecia/Cinemagavia: ¿Crees que en un futuro las plataformas digitales van a quitar terreno al cine?

Alejandro Amenábar: Bueno, ya lo han quitado. Durante la pandemia se han acabado una serie de actos multitudinarios, se cerraron las puertas de los cines y lo que ha hecho la gente ha sido consumir más ficción en sus casas. Al menos temporalmente lo ha logrado. Por otro lado, creo que los cines van a volver, aunque no sé si será una batalla perdida, pero sí defiendo la experiencia en el cine.

A la hora de que te cuenten una historia para mí es muy importante la inmersión, poner toda tu atención y con la cantidad de estímulos que tenemos a la vez, es muy difícil; sin embargo, el cine permite eso, te obliga a apagar los móviles, estás en una sala oscura, rodeado de gente que va a reír o llorar contigo y es algo que le da más fuerza al viaje.

Alejandro Amenábar
Foto: Ulises Proust

Homenaje a los funcionarios

Irene Abecia/Cinemagavia: ¿Cómo funciona un ministerio de cultura? ¿Es tan decepcionante como parece? Además tú nunca has tenido pelos en la lengua para decir las cosas que están mal...

Alejandro Amenábar: Nosotros queríamos mostrar las dos realidades, la norteamericana y la española, en concreto la realidad burocrática , con sus luces y sus sombras. Es verdad que es un ministerio y se ve una reunión ministerial donde hay caos, donde hay falta de medios pero ves a un ministro que está harto de serlo y de repente toma conciencia y sigue el buen camino marcado por su abogado, tiene funcionarios anónimos que luchan por recuperar el tesoro y finalmente lo consiguen.

O sea que se muestra una burocracia que finalmente funciona, también me apetecía hacer un homenaje a los funcionario anónimos que consiguen cosas. Eso no quiere decir que aparezcan la carencia de medios...la serie tenía que navegar sus luces y sus sombras.

"Tin Tin"

Irene Abecia/Cinemagavia: ¿Qué referente influyó en ti para hacer la serie?

Alejandro Amenábar: Claramente el referente es "Tin Tin", desde la portada y del título, aunque el original se llama "El tesoro del cisne negro". Yo soy lector tardío de los comics de "Tin Tin", empecé como hace diez años y para mí los referentes han sido más bien de todo el cine que yo he disfrutado de niño y de adolescente, que fueron los 70/80 y en los que encajan directores como Steven Spielberg, James Cameron, incluso JFK de Oliver Stone, es decir películas que me han marcado pero sobre todo que tienen que ver con el universo de Spielberg. Quería que tuviera un aire de esos clásicos.

Dificultades técnicas

Irene Abecia/Cinemagavia: ¿Técnicamente qué es lo que más dificultad has tenido? Me refiero, por ejemplo en las escenas del ataque de los barcos ingleses a "La Fortuna".

Alejandro Amenábar: Bueno, esa era la escena más complicada técnicamente pero no fue la que más sufrí de alguna manera porque fue al final del rodaje. Después de un rodaje tan largo, tantos meses que se prolongó a lo largo de dos años, llegar a ese final pues yo ya estaba inusualmente tranquilo, sabía que si la "fortuna" nos había acompañado hasta entonces, nos iba a seguir acompañando (risas). De hecho diluvió aquellos días en toda la península excepto en San Sebastián donde llueve habitualmente.

También, lo más complicado del rodaje es convivir con el Covid durante meses. Es un ejercicio de responsabilidad y de aislamiento de todos los que formamos parte del rodaje. Por mi parte, siendo el director, sabía que si salía positivo se paralizaba el rodaje. El aislamiento físico y psicológico era total, cuando llegabas a cas te sentías completamente sólo.

Convivencia entre personas

Irene Abecia/Cinemagavia: La película anterior (Mientras dure la guerra) fue necesaria para la época desde mi punto de vista. Después de las críticas que fueron muy fuertes, ¿Cómo te reconstruyes para seguir adelante?

Alejandro Amenábar: Yo no me siento maltratado por la crítica y en cualquier caso, hacer una película mientras dura la guerra, completamente contra corriente, con un personaje protagonista como Francisco Franco, que nos costó tantísimo financiar y ver después que tuviera un éxito de taquilla excelente, pues eso para mí es la mayor recompensa, porque demuestra que la historia que quería contar, tenía interés para los espectadores, que son al final a quienes me dirijo, al público.

Por eso esta serie continúa algo que expresaba aquella  película, que es la convivencia entre personas de diferentes ideas. Creo mucho en la mezcla y en este caso, los dos personajes protagonistas, que tienen ideas completamente distintas, sin embargo, se enamoran. Esto es algo que forma parte de nuestra sociedad y que quería reflejar.

Para todos los públicos

Irene Abecia/Cinemagavia: La serie puede ser vista por cualquier tipo de público, que le guste cualquier tipo de género, ¿Cuál crees tú que es la mayor baza que tiene la serie?

Alejandro Amenábar: Bueno, por un lado sí que creo tiene ese elemento que sirve para todos los públicos, el hecho de que tenga distintos tonos, que sea tan diversa y contenga distintos géneros, en este caso creo que no resta sino que suma, la hacen una serie especial, espero...(risas)

Irene Abecia/Cinemagavia: Bien, se nos ha acabado el tiempo, Alejandro. Muchísimas gracias y muchos éxitos, no sólo para esta serie sino para todos tus próximos proyectos.

Alejandro Amenábar: Muchas gracias a vosotros.

Perfil de Alejandro Amenábar en IMDB

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

Creación Guiones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí