Envidia sana (A Friendly Tale) es la nueva película del director tunecino Daniel Cohen (El chef, la receta de la felicidad). Se trata de una comedia sobre un grupo de amigos de toda la vida, que ven cambiar sus vidas tras la incursión en el mundo literario de una de ellas.

La cinta que está protagonizada por Bérénice Bejo (The artist), Vicent Cassel (El odio), Francois Damiens (La delicadeza) y Florence Foresti (Barbacoa de amigos).

Envidia sana se estrena en los cines españoles el 25 de junio.



Envidia sana

Crítica de 'Envidia sana'

Ficha Técnica

Título: Envidia sana
Título original: Le bonheur des uns...

Reparto:
Bérénice Bejo (Léa Monteil)
Vincent Cassel (Marc Seyriey)
François Damiens (Francis Léger)
Florence Foresti (Karine Léger)
Daniel Cohen (Paul)

Año: 2020
Duración: 104 min
País: Francia
Dirección: Daniel Cohen
Guion: Daniel Cohen y Olivier Dazat
Música: Maxime Desprez y Michaël Tordjman
Fotografía: Stephan Massis
Género: Comedia
Distribución: A Contracorriente Films

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de 'Envidia sana'

Sinopsis de 'Envidia sana'

Envidia sana (A Friendly Tale) nos presenta a Léa, una amante de la vida de cuarenta y tantos, que trabaja en una pequeña tienda y está felizmente casada con Marc, un vendedor conservador y algo inseguro. Todo funciona en perfecta armonía en sus vidas hasta que una noche, en una cena con unos amigos, Léa confiesa su intención de escribir una novela. (A CONTRACORRIENTE FILMS).



Envidia sana
Foto de A Contracorriente Films

Una crisis vital

Envidia sana (A Friendly Tale) vuelve a tocar el tema de la crisis de la mediana edad, a través de cuatro personajes muy diferentes. Por un lado tenemos a Karine (Florence Foresti), una mujer competitiva y frustrada que no puede parar de compararse con los demás. Al lado de Karine está su marido Francis (Francois Damiens), una especie de Sancho Panza que sigue la estela de su mujer. Y por otro lado, nos encontramos a Marc (Vicent Cassel), un hombre mediocre e insoportablemente acomplejado. Un tipo que sorprendentemente está casado con Léa (Bérénice Bejo), la única cuerda y que vive su vida.

Curiosamente, ambos forman una pareja de amigos desde hace muchos años, aunque su relación está concebida a base de apariencia. Porque todos ellos, excepto Léa, sienten una terrible insatisfacción vital que les lleva continuamente a retarse. Una situación que empeorará cuando la aparentemente indecisa y conformista Léa publica una novela que se convierte en un tremendo éxito. Y es que el inesperado triunfo de la amiga tímida, sacará lo peor de todos ellos.

A Friendly Tale
Foto de A Contracorriente Films

¿Está el arte al alcance de cualquiera?

Porque a modo de competición absurda, tanto Karine como su marido Francis intentarán superar el éxito de Léa. Dando pie a una serie de secuencias, presuntamente divertidas, que Envidia sana no maneja con brío. De este modo presenciamos como el matrimonio intenta escribir otro libro, crear esculturas o cultivar bonsáis. Todas ellas tareas infructuosas, ya que el arte no se puede entrenar, siendo algo que fluye de forma innata en todos nosotros.

Pero Envidia sana ni consigue generar reflexión, ni logra la carcajada. Desde el inicio parece tomarse demasiado en serio y cuando se abandona al humor más físico, lo hace sin gracia. Además su error es doble, si cabe, al desaprovechar el filón narrativo que tiene con el libro de Léa. Una oportunidad para haber compaginado realidad y ficción, a través de la creación de su protagonista, que se queda en nada. Más allá de alguna secuencia con el marido que no hace más que recalcar lo absolutamente desagradable que resulta el personaje.

A Friendly Tale
Foto de A Contracorriente Films

Una caricatura constante y un marido insoportable

Sí, se puede entender que la cinta pretende plasmar en la gran pantalla caracteres extremados, pero lo de Marc es inexplicable. Es un tipo insoportable, celoso, acomplejado, mustio e inculto y a pesar de ello la película le da rienda suelta. Porque una cosa es formar personajes caricaturescos y otra es crear caracteres sin un mínimo arco narrativo. Más allá del personaje de Léa, que realmente no avanza sino que se va adaptando, el resto solamente destacan por su histrionismo.

Lo que resulta una verdadera lastima, al contar Envida sana con actores contrastados que podrían haber dotado de mayor hondura. Y es que ni el conocido cómico Francois Damiens puede aportar alguna secuencia divertida a su acartonado personaje. Sin hablar de Vicent Cassel que se pasa la cinta con un semblante tristón e infantil. Aspectos que demuestran la importancia del guion y la dirección de actores. Tareas que en aquí parecen haberse desatendido.

Envidia sana
Foto de A Contracorriente Films

Conclusión

En definitiva, estamos ante una decepción revestida de conocidos actores y una premisa, en teoría, original. Una cinta que desaprovecha sus ventajas y que se deja llevar por una nadería. Cayendo en situaciones exageradas y muy recurrentes, que aquí no generan simpatía. En parte, gracias a unos personajes con los que resulta muy complicado sentir empatía.

De modo que Envidia sana (A Friendly Tale) cumple con el cupo de cine francés, pero está destinada a una digestión rápida y un olvido fácil. Eso sí, seguramente con la excusa de sus intérpretes protagonistas muchos le den una oportunidad que los cines agradecerán.

Reportaje de Envidia sana (A Friendly Tale) en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

Creación Guiones

1 COMENTARIO

  1. Pésima critica. La película es excelente una "comedia" que profundiza en una emoción tan impresentable como la envidia como solo los franceses pueden hacerlo. Impecables actuaciones. No sé la pierdan por una crítica ignorante.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí