Crítica de Errementari (El Herrero y el Diablo) por Paul Urkijo

Errementari. El Herrero y el Diablo, primer largometraje de Paul Urkijo y película apadrinada por Alex de la Iglesia, es una adaptación fantástica del cuento popular vasco “Patxi errementaria” con una visión mucho más madura, al fin de cuentas “Patxi errementaria” no es más que un cuento infantil. La película se presentó en el Festival de Sitges de 2017 y posteriormente fue galardonada con el premio del público a mejor película en el Festival de cine de San Sebastián. Estreno en cines de España el 2 de marzo.



Errementari

Crítica de Errementari. El herrero y el diablo

Ficha técnica

Título: Errementari. El Herrero y el Diablo
Título original: Errementaria

Reparto:
Kandido Uranga (Patxi)
Eneko Sagardoy (Sartael)
Uma Bracaglia (Usue)
Ramón Aguirre(Alfredo)
Josean Bengoetxea (Santi)
José Ramón Argoitia (Mateo)
Itziar Ituño (Ana)
Gotzon Sanchez (Faustino)
Maite Bastos (Blanca)
Unax Gonzalez (Asier)

Año: 2017
Duración: 98 min.
País: España
Director: Paul Urkijo Alijo
Guion: Paul Urkijo Alijo y Asier Guirricaechevarría
Fotografía: Izaskun Urkijo
Música: Pascal Gaine y Xabat Lertxundi
Género: Fantasía, Horror
DistribuidorFilmax

Tráiler

Sinopsis

Patxi, un herrero que forjaba armas para los Carlistas durante la Primera Guerra Carlista, hace un pacto con el diablo para poder sobrevivir a la guerra. Desde ese momento, vive aislado en su herrería, hasta que un día, ocho años más tarde, una niña marginada, Usue, entra en su herrería y descubre su oscuro secreto. Patxi y Usue comienzan una horrorosa aventura para salvar sus vidas, luchando en contra de los habitantes del pueblo en el que viven y contra los mismos diablos del infierno.

Premios

  • Festival de cine de San Sebastián: premio del público. 2017


Paul Urkijo, el verdadero Errementari

A medida que me deleitaba con este maravilloso largometraje, me iba dando cuenta de la clara influencia de otro director vasco, Alex de la Iglesia, por lo que no me extraña ni lo más mínimo la apadrinación del mismo. Paul Urkijo ha conseguido adaptar este cuento infantil de una manera muy madura, aportándole ese aura terrorífica que tanto me gusta, toda una obra de ingeniería fotográfica. Quien diría que Errementari es el primer largometraje de este joven director, con la seriedad con la que la ha forjado y con lo satisfecho que nos ha dejado.

Errementari

A pesar de la madurez del proyecto, Paul consigue meter chispas de humor mediante la maravillosa Itziar Ituño y esas escenas “macabras” típicas de Alex de la Iglesia. Porque, ¿a quien no le gusta ver a una niña torturar a un diablo con unos garbanzos? Todo un deleite imaginativo.

La actuación de los protagonistas es excelente, los cuales logran ensombrecer a los secundarios, que dejan mucho que desear. La fotografía es probablemente el apartado más llamativo de la producción dándole el ambiente oscuro y tenebroso que necesita.

Eneko Sagardoy jugando al escondite

En Errementari, Eneko Sagardoy, Goya a mejor actor revelación 2018, cumple la función de fantasma. Mediante la proyección de la obra, en todo mi desconocimiento del reparto de la misma, no conseguí en ningún momento ver a este actor pero es en el final cuando se descubre su verdadero papel. El hecho me cogió por sorpresa y mi visión del personaje al que encarna cambió totalmente. Eneko Sagardoy encarna el papel de Sartael, el diablo, el antagonista de la proyección, es tal el trabajo de maquillaje que en ningún momento me di cuenta de quien era el actor que encarnaba a semejante individuo del averno.

Errementari

Tanto Paul como el equipo de efectos especiales juegan con esta figura. Al comienzo de la producción se nos muestra a este personaje con una apariencia muy poco hostil, como un niño humano, durante la transformación se nos hace imposible saber quienes, ya sea por su apariencia, como por la magnífica actuación y juego de voz. Es al final, cuando Satael decide mostrarnos su versión humana cuando exclame ¡Hostia!

El largometraje y el cuento popular

En cuanto me ofrecieron la posibilidad de ver Errementari, acepté sin duda. Desde muy pequeño me han contado la historia de Patxi el herrero, conozco la historia, sabia a lo que iba. El hecho de que en la carátula apareciese en grande el nombre de Alex de la Iglesia, no hizo más que incrementar las ganas que tenía de ver la película. Para mi sorpresa, Paul decide cambiar por completo la historia manteniendo a los personajes más importantes y un poco la trama original. A mi parecer, Paul ha creado una obra muy creativa, adaptando el cuento a un publico más maduro con una visión más original.

Errementari

Para no destripar la trama os muestro un pequeño resumen del cuento popular, para cuando veáis la película vosotros mismos comprendáis los cambios realizados y las diferencias entre ambos:  Patxi es un hombre malvado y el infierno decide mandar tres diablos para que Patxi pague por sus pecados. Este hombre, que era herrero, decide engañar a los demonios que vienen a secuestrarlo, y así consigue librarse. Tan malo fue, que en el momento de su muerte, el infierno no quiso abrirle las puertas por lo que hizo prueba en el cielo. Allí, San Pedro no quiso dejarle pasar, pero por suerte de Patxi, una anciana que pasaba por ahí, que lo conocía, convenció a San Pedro y este logró pasar.

La acertada situación histórica

Es necesario mencionar que en el cuento popular, en ningún momento se especifica la época en la que se desarrolla la trama. El paso de Paul por posicionar la historia de “Errementari” tras la Primera Guerra Carlista me parece de lo más inteligente. Da sentido ha conversaciones, se observa la clara influencia de la Iglesia vasca y su actuación en temas políticos. Así pues se nota la presencia de la derrota de los carlistas a manos de los liberales, representado en el ambiente hostil entre el personaje interpretado por Ramón Aguirre, Alfredo un enviado del gobierno, y los vecinos del pueblo.

Conclusión: Diablos, martillos y garbanzos

Para ser el primer largometraje de Paul, Errementari consigue llegar a un nivel no esperado. En cierto modo, consigue plasmar la esencia del cuento popular cambiando completamente de historia. Resulta ser una proyección que no defrauda, con la que Paul nos demuestra que un hombre arrepentido es incluso más terrorífico que el propio Lucifer.

CALIFICACIÓN:8/10

Reportaje de Errementari en Días de Cine TVE

Nuestra puntuación
Puntuación de los usuarios
[Total: 4 Average: 3.3]

Joven, ambicioso, creativo, exigente… adoro el mundo audiovisual y resalto por encima de todo el antagonismo. “No existe nada mejor para salvar una producción que un buen personaje”

Estudio publicidad y relaciones públicas en la Universidad Complutense de Madrid. En un futuro quiero dedicarme a la industria, ya sea por el interior o por el exterior.

Santiago Garayalde Jauregui

Joven, ambicioso, creativo, exigente... adoro el mundo audiovisual y resalto por encima de todo el antagonismo. "No existe nada mejor para salvar una producción que un buen personaje" Estudio publicidad y relaciones públicas en la Universidad Complutense de Madrid. En un futuro quiero dedicarme a la industria, ya sea por el interior o por el exterior.

Un comentario sobre “Crítica de Errementari (El Herrero y el Diablo) por Paul Urkijo

  • el 15 marzo, 2018 a las 15:44
    Permalink

    Hace dos tardes que ví la película y todavía no me he recuperado de lo mala que es. Una señora siempre de mala hostia que reparte sopapos sin fin a su marido en pleno siglo XIX ( ¿se sipone que era “el” gag?) ; diablos rojos con cuernos, rabo y tridente que mueven a risa o a compasión, gritan sin parar y amenazan con !el infierno! a la peña , pero que en el fondo son unas bellísimas personas; una niña de lo más empalagoso que convierte al protagonista en el abuelo de Heidi y para terminar el propio herrero, un machista de libro malo pero bueno pero malo que se hace querer y que se convierte en el Rambo de un averno de mofa.
    ¿A quien se le ha ocurrido llevar al cine (mal) esta mierda?

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *