Escalofríos (2007) o como a mí me gusta llamarla Atajo sin regreso, es un correcto thriller de terror, casi un slasher diría yo, dirigido por Gregory Jacobs. Coproducción entre Reino Unido y Estados Unidos, con dos desconocidos entre los que ponen el capital como son George Clooney y Steven Soderbergh. Interpretada por la excelente y bellísima Emily Blunt como la chica universitaria y bien acompañada por el televisivo Ashton Holmes como el chico conductor (en esta cinta no hay nombres propios).

Estrenada muy limitadamente en cines en Abril del 2007 y con peor distribución por parte de TriStar Pictures que la revista Hola en Etiopía, pasó en dos semanas al mercado del Dvd, al menos en Reino Unido. Escalofríos, muy bien rodada por cierto, y aún con fallos de guion y algunas lagunas que pueden confundir un poco o un mucho al espectador, no deja de ser una cinta interesante, bien interpretada, no del todo bien rematada pero que aporta un pequeño soplo de aire fresco a un género que quizás peca de ser demasiado autocomplaciente consigo mismo.



Crítica de Escalofríos

Escalofríos

Ficha técnica

Título: Escalofríos
Título original: Wind Chill

Reparto:
Emily Blunt (Chica)
Ashton Holmes (Chico)
Martin Donovan (Agente de policía)
Ned Bellamy (Conductor de quitanieves)

Año: 2007
Duración:
 87 minutos
País: Estados Unidos
Director: Gregory Jacobs
Guion: Joe Gangemi, Steven Katz
Fotografía: Dan Laustsen
Música: Clint Mansell
Género: Thriller, terror

Filmaffinity

IMBD

Tráiler

Sinopsis

Una chica universitaria (Emily Blunt) que vuelve a su casa por Navidad, decide en vez de ir en bus, mirar en el tablón de anuncios de la Facultad para compartir coche con alguien y hacer mas corto y liviano el camino. El chico conductor (Ashton Holmes), un joven un tanto extraño, compañero de clase de la chica se convierte en el acompañante de nuestra protagonista.

A medida que avanza el viaje, la chica va descubriendo que su compañero de viaje sabe de ella más cosas quizás de las que debiera lo que la va poniendo cada vez más nerviosa. El chico decide tomar un atajo que considera un acceso directo a la ruta 606, una antigua carretera rural, pero nuestra chica considera que no debe hacerlo ya que empieza a considerar que todo es un plan de su extraño acompañante. Cuando el coche se sale de la carretera ante un inminente choque frontal, ambos quedan a merced del frío que llegará a descender a los 35º bajo cero. Aquí señores comienza el verdadero infierno.



Hasta el accidente 

Pues bien queridos navegantes, hasta este momento clave de la cinta todo nos lleva a pensar que el chico conductor no es más que el típico psicópata de turno enamorado de la bella acompañante, y puede que así sea, lo segundo no lo primero o quizás los dos conceptos a la vez.

Escalofríos

Pero aparte de que en el accidente el chico se ha dado un fuerte golpe en la cabeza que lo lleva a echar bastante sangre por un oído, que hace como el que va a la gasolinera y vuelve en diez minutos (imposible), diciendo que estaba cerrada y que ya se confiesa ante la chica como un profundo admirador de ella explicándole (ante bastantes errores, sobre todo una trampa que le pone la chica) que todo lo ha hecho para estar 6 horas con ella, ya que ni siquiera vive en Delaware, destino final del trayecto, el pastel parece descubierto, pero es aquí cuando comienza la verdadera pesadilla.

Terror en la cuneta

Con la temperatura cada vez más baja que el sueldo de un pensionista, el cristal a medio cerrar y la comida en el aparcamiento de la Facultad, empiezan a surgir los demonios en forma de figuras fantasmales que de momento solo miran a nuestros náufragos invernales.

Pero la aparición de nuevos elementos extracorpóreos, como un malnacido policía o un grupo de monjes ancianos, unido al empeoramiento del chico conductor que incluso no llegó a la gasolinera porque solo sabía orinar sangre, hacen que la cinta de un giro de 180º grados y la chica tenga que convertirse en una especie de Wonder woman ante lo que se le viene encima, acontecimientos horribles desarrollados en la década de los 50.

Y hasta aquí puedo leer….queridos navegantes, para averiguar parte de la compleja trama de Escalofríos, se verán obligados a visionarla, quizás, lo tengo que pensar habrá alguna ayudita en forma de spoiler, pero aún no lo tengo muy claro.

La Blunt   

No puedo ser imparcial con la londinense porque desde que la descubrí en la fantástica comedia El diablo viste de Prada (2006), aunque fuese en un papel secundario, cada vez me apasiona más y más.

Hablar de su filmografía posterior a la cinta comentada tiene menos sentido que el parabrisas de un submarino, éxito tras éxito la avalan así como sus variadas nominaciones a los Globos de Oro. Eso sí, no citarla en su genial papel en La pesca del salmón en Yemen (2011) sería de juzgado de guardia, pues ahí lo llevan queridos, que la disfruten también.  En la cinta que nos toca está sencillamente excelente, aunque empiece como una especie de femme fatale universitaria, que evidentemente pasa de compañeros garrulos (su conversación por el móvil nos lleva a pensar que con el hombre que ha terminado no pertenece a este ámbito vital), y menos de conductores medio simplones, aunque después no sea el caso.

 Escalofríos

Pasa de puntillas, casi sin zapatos como en la escena de la gasolinera, de niña pija de la Uni a casi madre del chico conductor, del miedo a un presunto acosador al miedo al más allá, incluso empatiza con su compañero admirador hasta ofrecerle su vientre como refugio para sus manos congeladas. Correcto Asthon Holmes pero nada más, hombre entre mortadela y jamón de pata negra pues como que la cosa tiene poco color pero cada cual que juzgue.

El amigo de Soderbergh

Gregory Jacobs, el director de New Jersey que para mí realmente es más un productor que un director, lo pueden ustedes comprobar, con o sin Steven. La verdad es que disfruté como un enano, qué frase mas absurda y cruel, como un niño, con su debut en el remake de la cinta argentina Nueve Reinas,  Criminal (2004) y ahora pues me ha pasado lo mismo con este modestísimo road movie navideño, una especie de slasher liviano que lo dirige más que correctamente en sus dos partes bien diferenciadas.

De todas formas, el querido Jacobs, seguramente pasará a la historia como un estupendo productor, solo o en compañía de lobos, pero productor.

Conclusión   

Escalofríos (Wind Chill), 90 minutos de suspense, apta para todos los públicos, no hay escenas gores ni muertes terribles, toda esta suavizado al máximo y los pocos efectos visuales no quitarán el sueño a nadie.  

Pasarán frío, eso sí, se lo aseguro. El ambiente gélido de congelación en un coche tirado en una cuneta a 35º grados bajo cero no perdona ni a los protagonistas ni a los espectadores.  Disfrutarán de Emily Blunt, de un buen montaje y de una buena fotografía y no podrán creer que la escena del coche fuera grabada en su mayor parte en interiores, o sea decorados.         

Escalofríos no es una gran película, como he dicho hay fallos de guion, el final os puede dejar con la famosa duda metódica pero aún así os la recomiendo con todo el respeto del mundo.

«Enhorabuena y Bienvenidos al Espectáculo«

Spoiler

Spoiler

Un atajo mortal en el que desde los años 50 se producen muertes y desapariciones, el fantasma de un policía corrupto y asesino, los fantasmas de unos monjes jubilados que murieron congelados y los fantasmas víctimas del maldito policía. El desgraciado conductor enamorado que fallece y la salva a ella, un fantasma más porque  quizás la historia no acaba aquí y se supone que seguirá por los restos, ¿o quizás no?

¿Qué casualidad del trozo de periódico aclaratorio? Pues sí. ¿Por qué mueren realmente los monjes congelados? ¿Son víctimas del policía maníaco, corrupto y asesino? Pues sí, se entiende que el policía en venganza por no haberle ayudado cuando tuvo el accidente, es más rompen la radio para evitar que pida ayuda, se venga de los monjes con ese super-poder que parece que tiene heredado de uno de los 4 fantásticos (evidentemente los monjes conocen perfectamente las fechorías del maníaco policía).

¿Porqué si el conductor del quitanieves y todos los lugareños conocen la historia del famoso atajo mortal no hacen algo, se mueven, informan o cortan el maldito camino para que no siga habiendo más muertos?  Pues sí, también. ¿Puede alguien morir simplemente por un accidente lateral sin choques ni volteretas que lo único que hace es tropezar contra la nieve? Pues raro es, por mucho que le sangre la orejita.

¿Si el policía fantasma tiene ese don de congelar a la gente solo tocándolas, porqué no lo hace con ellos dos y punto pelota? Pues también.

¿Qué significa la famosa escena del fantasma que se la aparece a la chica, expulsando ese bicho por la boca, quién era (buenos efectos visuales), quizás el policía transformado? Pues realmente no lo creo, ni sé quien es el susodicho.

En fin amigos, ninguna de mis teorías tienen porque ser correctas, seguramente las que ustedes hayan deducido serán las más indicadas. El cine es completamente subjetivo y en este tipo de cintas con más motivos todavía.

[plegar]

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí