El pasado 14 de septiembre fue el estreno de Los Ignífugos, de Factoría Echegaray. Esta obra escrita por Ruth Rubio habla sobre los límites de la ética y cómo los sistemas sociales nos asfixian. Además, cuenta con un reparto formado por Natalia Cobos, Virginia Nölting, Javier Cereto y Eskarnia. La pieza teatral se puede disfrutar del 14 al 26 de septiembre de 2021. Asimismo, en octubre, la compañía municipal presentará “El arte de perder cada día”, un espectáculo de Fernando Hurtado, con las bailarinas Belén Mañas, Elena Castro y Elena Castellanos y la actriz Ana Moreno

Estreno Los Ignífugos

Estreno de ‘Los Ignífugos’

Ruth Rubio celebró el estreno de Los Ignífugos en Factoría Echegaray. Un premiado texto que ahonda en los límites de la ética y los asfixiantes sistemas sociales en los que habitamos a través de una historia en la que se entrecruzan un experimento con ratas a las que se habilita un paraíso artificial y las vicisitudes de un extraño y aislado entorno familiar. Natalia Cobos, Virginia Nölting, Javier Cereto y Eskarnia protagonizan una obra que habla también de abandonar el nido, del deseo y sus fronteras, del lado oscuro de los paraísos artificiales y del fútbol como reivindicación y como lugar para el acto político.

La autora y directora onubense empezó a ensamblar en agosto en la sala de ensayos de Bodegueros 38 las piezas de su obra con vistas a su estreno del martes 14 de septiembre. El Teatro Echegaray acogerá doce funciones desde el estreno de Los Ignífugos. Habrá pases de martes a domingo hasta el día 26 (15 € precio único con 2X1 en los pases de martes, miércoles y jueves).

Teatro Echegaray
Foto de “Los Ignífugos” (Daniel Pérez)

Un proyecto con trayectoria

La minimalista escenografía de Lola García, los movimientos escénicos modelados por el coreógrafo Abraham Iglesias, la iluminación de Sergio Rodríguez y un vestuario diseñado por Inma Pardo, la propia Rubio y su ayudante de dirección, Marina Sánchez Vílchez, completan la puesta en escena de este montaje de Factoría Echegaray, un proyecto respaldado desde el año 2018 por Unicaja Banco.

Ruth Rubio escribió hace cuatro años Los Ignífugos (Universo 29), un texto que fue galardonado en 2019 por el Nuevo Centro Andaluz de Teatro con el Premio Romero Esteo. Hace unos meses, Ediciones Antígona publicó el texto. Asimismo, el Nuevo Centro Andaluz de Teatro lo divulgó en toda la comunidad autónoma con diversas lecturas dramatizadas. Factoría Echegaray produce ahora su primera puesta en escena. La dramaturga de Punta Umbría aborda con Natalia Cobos en el papel de ‘Juana’. Por otro lado, Javier Cereto encarna a ‘Mayo’. Asimismo, Virginia Nölting se mete en el rol de la ‘Madre’. Por último, Eskarnia (Elena Casanueva) es ‘Andrea’.

Estreno Los Ignífugos
Foto de “Los Ignífugos” (Daniel Pérez)

Las ‘ratas’

“Sé de ratas para luego saber de personas”, dice el personaje de ‘Juana’, que está desarrollando un experimento en el que se crea un entorno ideal para una superpoblación de roedores, unos ensayos que acaban en un fracaso absoluto, con anarquía, violencia que llega al canibalismo y ausencia de sexo. Este ensayo de laboratorio se emplaza en un triángulo familiar también aislado del mundo exterior y cuyo equilibrio se tambalea ante la llegada de una persona conocida. Un juego de muñecas rusas con el que el texto aborda cuestiones como la domesticación y su reverso, ese niño indómito que no quiere crecer, la crisis ambiental, con el fondo de un polo químico que todo lo tiñe, o la corrupción y quiebra de los sistemas cerrados (“todo sistema cerrado tiende a la asfixia”, nos recuerda la directora).

Con las historias de los ensayos con ratas del personaje de ‘Juana’, que se basa en un experimento real del etólogo John B. Calhoun, y de la familia distópica encerrada por la ‘Madre’ entre cuatro paredes, Rubio nos ayuda a pensar cómo crecer en sistemas aislados nos puede conducir a dinámicas autoritarias.

Teatro Echegaray
Foto de “Los Ignífugos” (Daniel Pérez)

Reflexión del encierro

Reflexiona sobre cómo se generan las dictaduras o cómo surgen sistemas condenados a la extinción como el capitalismo salvaje. También para hablar del síndrome del nido vacío y del fútbol como juego colectivo . Así como del lugar en el que reivindicar la infancia, es decir, como espacio político.

Casualmente, la materia prima de su texto, el aislamiento y los sistemas cerrados, ha teñido también el proceso de montaje de la obra. Con ensayos en agosto, y con los límites de las medidas antipandémicas, la directora no pudo ver crecer la obra con público. Por lo que no se cumplió su pretensión. Para subsanarlo, decidió abrir el proceso virtualmente con un blog o bitácora de ensayos en el que ha ido publicando puntualmente todos los pasos del proceso, y que se puede consultar aquí: https://losignifugos.wordpress.com/. El estreno de Los Ignífugos es el resultado de un trabajo extenso.

Estreno Los Ignífugos
Foto de “Los Ignífugos” (Daniel Pérez)

Sistemas Minimalistas Repetitivos y ‘actemas’

Ruth Rubio ha trabajado su texto con esa noción de sistema y nutriéndose de los SMR (Sistemas Minimalistas Repetitivos) de José Sanchis Sinisterra, uno de los puntales del teatro contemporáneo español.

Según el dramaturgo y director, los Sistemas Minimalistas Repetitivos (SMR) son partituras de acciones físicas compuestas por una serie de ‘actemas’ -gestos, desplazamientos, posiciones, microconductas actorales- más o menos realistas, pero que no pretenden reflejar o expresar ningún momento concreto de interacción humana ni se basan en el principio de causalidad.

El resultado es el estreno Los Ignífugos, un comportamiento escénico que diluye las fronteras entre figuratividad y abstracción.

Fernando Hurtado
Foto de Fernando Hurtado

El próximo montaje, ‘El arte de perder cada día’, ya tiene elenco

La coreografía de Fernando Hurtado sobre el Alzheimer prematuro “El arte de perder cada día”, segundo montaje de la sexta temporada de Factoría Echegaray, ya tiene elenco. Las bailarinas Belén Mañas, Elena Castro y Elena Castellanos y la actriz Ana Moreno trabajan desde principios de septiembre con Hurtado y su ayudante de dirección, Inma Montalvo, con la mirada puesta en el estreno en el Teatro Echegaray el próximo 5 de octubre.

El nuevo curso de la productora se completará con la versión de Celia Dolci de “Esperando a Míster Bojangles”, adaptación teatral de Victoire Berger-Perrin de la novela de Olivier Bourdeaut. “Heart-Shaped Box”, obra del dramaturgo Francisco Javier Suárez acerca de la posibilidad del perdón que toma su nombre de la canción de Nirvana.

La revisión interactiva de la tragedia clásica griega desde tintes cibernéticos y futuristas que aborda Angélica Gómez en “Código Edipo”, y el texto de Pedro Lendínez “Fueron nosotros”, una mirada a las dificultades de las clases trabajadoras durante el desarrollismo en España que se encuentra ya en el periodo de búsqueda de su elenco.

Teatro Echegaray
Foto de “Los Ignífugos” (Daniel Pérez)

La obra según su autora y directora

“Todo sistema aislado tiende a la asfixia porque no intercambia ni energía ni materia con el exterior”.

Juana está a punto de terminar su experimento Universo 29. Ha creado un entorno ideal para una superpoblación de ratas. Sin alteraciones en el ambiente, con recursos ilimitados. Si todo va bien, Juana se irá cuando termine Universo 29. Pero, un día, los ratones dejan de comportarse como ratones, coincidiendo con la llegada de Andrea, que vuelve a casa como una extranjera conocida.

El experimento es un fracaso. Andrea se verá atrapada en este universo que, como reza la premisa, es un sistema aislado que tenderá a la extinción. El estreno de Los Ignífugos habla de abandonar el nido, de los límites de la ética cuando se desea, del salto a la madurez como una combustión.

Estreno Los Ignífugos
Foto de “Los Ignífugos” (Daniel Pérez)

Una idea de sistema

La propuesta de dirección se nutre de la idea de sistema y de los SMR (Sistemas Minimalistas Repetitivos) de José Sanchis Sinisterra. En palabras del propio Sanchis “partituras de acciones físicas compuestas por una serie de ‘actemas’ simples, cotidianos, más o menos realistas, pero cuya secuencia no configura ninguna situación interpersonal significativa. Los intérpretes deben desarrollar su trabajo en un delicado equilibrio entre la organicidad y la organización”.

Podríamos decir que, durante el proceso de ensayo de Los Ignífugos, hemos sido nuestro propio experimento; encontrando un lenguaje concreto para contar desde nuestro microcosmos la mecánica y la normalización de los sistemas crueles que habitamos: desde el capitalismo salvaje hasta el levantamiento de fronteras.

Sistemas que reventarán – ya están reventando – desde una esperanza trágica bueriana a la que nos negamos a renunciar. Porque, como clamaba el personaje de Asel en La Fundación, “¡entonces hay que salir a la otra cárcel! ¡Y cuando estés en ella, salir a otra, y de esta, a otra! La verdad te espera en todas, no en la inacción”.

Ruth Rubio

FUENTE DPTO. DE COMUNICACIÓN TEATRO ECHEGARAY

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí