Falling es un drama familiar dirigido y escrito por el flagrante Premio Donostia, Viggo Mortensen. Un largometraje que el afamado actor estaba tratando de sacar a la luz desde hace tiempo, pero que por problemas de financiación ha tardado más de lo esperado. Falling supone la primera película de Viggo Mortensen  como director y guionista, donde indaga en sus raíces familiares. Una cinta muy personal, que mezcla su trama presente con flashbacks del pasado; planos que recuerdan mucho, al cine de Terrence Malick. La película nos habla de las heridas internas que deja el paso del tiempo para todos, y la dificultad que tenemos de lidiar con ellas; sobre todo en el ámbito familiar, que es donde el director se enfoca plenamente para construir su historia.

Una película protagonizada por Viggo Mortensen, Lance Henriksen, Laura Linney, Hannah Gross o Terry Chen, entre otros. Falling llegará a las salas de cine españolas este próximo 2 de octubre, tras haber pasado por el Festival de Cine de San Sebastián.



Falling

Crítica de ‘Falling’

Ficha Técnica

Título: Falling
Título original: Falling

Reparto:
Lance Henriksen (Willis)
Viggo Mortensen (John Peterson)
Terry Chen (Eric)
Sverrir Gudnason
Hannah Gross (Gwen)
Laura Linney (Sarah)
David Cronenberg (Proctólogo)
Bo Martyn (Auxiliar de vuelo)
Ella Jonas Farlinger (Paula (16 años))
Etienne Kellici (John de joven)

Año: 2020
Duración: 112 min.
País: Canadá
Director: Viggo Mortensen
Guion: Viggo Mortensen
Fotografía: Marcel Zyskind
Música: Viggo Mortensen
Género: Drama
Distribuidor: Caramel Films España

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de Falling

Sinopsis

John Petersen (Viggo Mortensen) vive con su novio Eric (Terry Chen) y la hija adoptiva de ambos, Mónica, en el sur de California. Su padre Willis (Lance Henriksen / Sverrir Gudnason) un granjero tradicional y conservador, decide viajar a Los Ángeles y quedarse en casa de John mientras busca el lugar idóneo para jubilarse.

Durante su estancia en la casa, los dos mundos chocan hurgando en viejas heridas y abriendo nueva.

Rueda de prensa de Falling en el Festival de San Sebastián 2020



La infinita compasión

La trama principal que sigue esta cinta, es la relación paterno-filial que mantienen el personaje de Viggo Mortensen y el de Lance Henriksen. Una relación extremadamente compleja, debido a las grandes diferencias que les separan; cada uno se ha criado en un contexto social totalmente distinto, por lo que las creencias y los principios de cada uno son totalmente opuestos. Representan en cierto modo, la división ideológica que existe en la actualidad en la sociedad americana, entre el movimiento progresista y el ultraconservador.

El personaje de Lance Henriksen, es un padre mal hablado y alguien imposible con el que tratar en la mayoría de las ocasiones. Su hijo Eric, soporta la crueldad y la humillación constante a la que le somete su padre, por pura compasión ante su invalidez  como anciano. El hijo sabe de qué a su padre no le queda mucho tiempo de vida, y que si él se desliga completamente de él, tendrá que vivir sus últimos días de vida en completa soledad. Es una relación de continuos tiras y aflojas, especialmente por parte del padre que siempre está intentado hacer explotar a su hijo.

El punto más delicado y al que más somete al personaje de Eric, es cuando el padre se expresa de manera reiterada bajo un discurso homófobo hacia su hijo y su marido. Es uno de los elementos, que más conflicto van a crear dentro de la relación entre estos dos personajes; muchas escenas están cargadas de mucha tensión, donde el  espectador sabe que en cualquier momento todo va a saltar por los aires.

Lance Henriksen
Copyright 2020 PROKINO Filmverleih GmbH

Vivir en el pasado

Falling resulta ser una película tremendamente nostálgica, donde el pasado siempre está muy presente  en la vida de todos sus personajes. Es probablemente el factor más atrayente de toda la cinta, ya que  sus flashbacks parecen poesía para los ojos del espectador. A través de los flashbacks, llegamos a saber y comprender de mejor manera a los personajes de la cinta, especialmente del personaje del padre. Al final, Viggo Mortensen quiere ilustrar que no somos más que el resultado final de nuestras continuas circunstancias del ayer.

Todos los integrantes de la familia, sienten un terrible peso bajo sus espaldas debido a rencillas o sucesos del pasado. El personaje que simboliza todo aquel pasado es el padre, que el resto de familia le guarda cierto resentimiento y odio, pero también le reconocen sus aciertos.

Esa cruz que deben portar, se va convierto cada vez más pesada, haciendo que los personajes lleguen a un punto de inflexión de no retorno. Entienden que la única manera para combatir todo ese dolor, es dejándolo atrás en sus vidas, para poder empezar a vislumbrar el futuro en vez del pasado. Aunque eso llega a resultar tremendamente difícil, porque a todo ser humano le cuesta dejar ir aquello que tanto amo y que a su vez, le generó tanto dolor ante su ausencia; en ese sentido, Viggo Mortensen ha sabido construir personajes complejos y fascinantes.

Hay dos escenas en particular, que ilustran esto previamente dicho y que probablemente sean las dos mejores escenas de toda la película; simplemente diremos de ellas, que están protagonizadas por Viggo Mortensen y  Lance Henriksen, en las cuales dan un recital de interpretación.

Falling
Copyright 2020 PROKINO Filmverleih GmbH

No está mal, para ser la primera

Hay que recalcar que Falling, no deja de ser la primera película del ahora director Viggo Mortensen. Es una obra que contiene muchos elementos interesantes, no solo en cuanto a la estructura narrativa se refiere, sino también a la estética y fotografía general del largometraje. La sutileza con la que se hace uso de los primeros planos, hace que nos aproximemos al lado más personal del director. Dicho esto, Falling pierde ritmo alrededor de la mitad de ella, haciendo que como espectador vayamos perdiendo interés antes  del clímax final de la película. Puede que el guion necesitase de otro conflicto narrativo, que ofreciese otro nivel a la historia que sostuviera de mejor manera el final de la película.

Llegado el clímax, Falling pasa a ser otra cosa; dejando a un lado la ira, para dar paso a la serenidad y el perdón.  Al final la cinta deja al espectador con el corazón en un puño, pero sin haberlo forzado de manera lacrimógena. Es un largometraje que podría haber llegado a ser mucho mejor, de lo que al final acaba siendo. Es una pena y a la vez entendible, pero eso no hace que no  merezca la pena verla.

Falling
Copyright 2020 PROKINO Filmverleih GmbH

Conclusión de ‘Falling’

Podríamos considerar a Falling, una gran ópera prima de Viggo Mortensen que cuenta con elementos que la hacen, al menos interesante y digna de ver. Cuenta con un gran reparto, donde destaca el gran  Lance Henriksen, haciendo de este difícil padre iracundo. Como se ha dicho previamente, la película pierde un poco de ritmo, y eso hace que el espectador vaya perdiendo por momentos su interés en la historia. Pese a ello, esta película merece mucho la pena de ver, por su puesta tan intimista y personal. Todos de alguna forma o de otra, podemos sentirnos reflejados con la historia paterno-filial, que Viggo Mortensen ha querido mostrarnos con Falling.

Reportaje de Falling en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí