Fin es un cortometraje dirigido por Álvaro G. Company, protagonizado por Adriana Ozores y Andrea Trepat. Nos narra la conversación entre Julia y Ana, madre e hija, tras la muerte del patriarca de la familia. Una conversación que marcará el fin de algo.



Fin

Crítica de ‘Fin’

Ficha Técnica 

Título: Fin
Título original: Fin

Reparto:
Adriana Ozores 
Andrea Trepat

Año: 2018
Duración: 13 min
País: España
Director: Álvaro G. Company
Guion: Erik Forsberg
Música: Arturo Albero
Fotografía: Oggi Emery
Género: Drama
Productora: MAD31

Filmaffinity

IMDb

Cortometraje completo de ‘Fin’

Sinopsis de ‘Fin’

¿Qué ves cuando miras una foto familiar? Tras más de una década sin volver a su hogar natal, Ana vuelve para asistir al funeral de su padre junto a Julia, su madre. Ambas mantendrán una conversación que cambiará sus vidas y la percepción de su pasado.

Presentado en 73 festivales y certámenes, Fin se ha llevado la friolera de trece galardones. Entre ellos, el Premio del Jurado del Certamen Provincial de Cortos de Santa Pola. Recogieron varios en la XXXI Semana de Cine Español de Mula 2019, entre los que destacan el reconocimiento al trabajo de Adriana Ozores.



Fin
Foto de MAD31

Madre no hay más que una

Adriana Ozores, soberbia como siempre. Comienza como toda madre, con alguna que otra puyita hacia su hija, que se desentendió de su familia doce años atrás. Pregunta, intrigada, casi desconfiada, por qué ha venido. Por qué ahora. Todos reconocemos esos gestos tan sacrificados de una madre.

Y es que Julia no fue una mujer silenciada. Julia era una mujer fuerte, con estudios y una importante aportación a la ciencia a sus espaldas. Era una gran mujer, pero también un ser humano como cualquiera. Con miedos e inseguridades. Fuerte, pero no valiente. Rendida ante sí misma.

Foto de MAD31

Cuando se cuidan los detalles

Excepto el inicio, el cortometraje se compone de un plano secuencia de 11 minutos, perfectamente estudiado. Apenas unos movimientos de cámara acompañan a estas dos mujeres, prácticamente inmóviles excepto para acercarse, poco a poco, la una a la otra. Disfruten de la evolución del ceño fruncido de Julia, de sus cejas arqueadas en un gesto de interrogante derrota y de la esquiva mirada de su hija. Solo dos grandes interpretan de esta manera, casi sin respiro, desde la congoja.

Rodada en blanco y negro, acompaña a todos sus elementos, aportando una intimidad incómoda y abrumadora que nos permite centrarnos en lo esencial. Un par de muebles de aire rústico en un salón moderno y cortinas blancas cerradas. Un vestido negro de riguroso luto, una camisa blanca, casi reivindicativa y un par de copas de vino blanco. Un recogido y un vestuario austero para Julia. Algo más moderno, pero introvertido para su hija. Discretas, elegantes, silenciosas. Mujeres de saber estar. Esposas e hijas del silencio. Incluso un brindis puede ser motivo de conflicto en una familia en la que ha reinado el silencio durante décadas.

Adriana Ozores es mirada, y Andrea Trepat es lenguaje corporal. Poco a poco los planos son más cercanos, según se ilumina la verdad. Hasta que, durante el plano más invasor, se alterna el enfoque de la narración de Ana con el gesto de Julia. Magistrales ambas. Magistral su director.

Foto de MAD31

Entre líneas

Hablando sin hablar, sin que haga falta. Se habla entre líneas. El guion, firmado por su director y Erik Forsberg, es un estupendo ejemplo de cómo lo más cotidiano y humano siempre funciona. No es hasta mitad de corto que dejan de utilizar el artículo ‘él’, como si de alguien ambiguo o innombrable se tratara. Este tipo de detalles hacen de una idea sencilla algo mágico.

Y, con una sencilla frase final, dicha desde el agotamiento, pero con un pequeño suspiro, la cámara nos dirige a esa imagen, a esa sonrisa helada de Ana. Sin que necesitemos ver ni escuchar nada más.

Fin
Foto de MAD31

Conclusión

Fin es un cortometraje aparentemente tan sencillo que, a veces, es fácil olvidar lo complicado de crear, precisamente, esa sensación. Aunque dramático, no busca lágrimas, si no empatía. Y es que, lo más curioso, es el mensaje final que nos llevamos: no existe el negro o blanco, si no que la gama de grises dominan la realidad. Un guión muy esmerado que, en boca de sus intérpretes, casi parece tomado prestado. Un plano secuencia casi único, el peso pesado de Ozores, y la más que digna respuesta de Andrea Trepat.

Fin es un cortometraje del que te recomiendo que te empapes. Cada suspiro, cada palabra apenas musitada, cada pequeño movimiento… no pierdas detalle. Y, un mensaje muy importante: a veces no es lo que nos pasa, si no quién estuvo. No te arrepentirás.

Guerreros

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí