Creación Guiones

Chico conoce a chica. Chico se enamora de chica pero no se atreve a decírselo. Ella le empieza a tratar como un amigo pero el siempre espera algo más. Netflix ha estrenado el 29 de septiembre Friendzone una comedia romántica francesa dirigida por Charles Van Tieghem y escrita junto a Stanislas Carré de Malberg, la cual se siente más como una película norteamericana que una historia de amor a la francesa.



Friendzone

Crítica de 'Friendzone'

Ficha Técnica

Título: Friendzone
Título original: Friendzone

Reparto:
Manon Azem
Fadily Camara
Mickaël Lumière
Constance Arnould
Nada Belka (La Patiente)

Año: 2021
Duración: 88 min.
País: Francia
Director: Charles Van Tieghem
Guion: Stanislas Carré de Malberg, Charles Van Tieghem
Fotografía: Pierre Dejon
Música:
Género: Comedia romántica
Distribuidor: Netflix

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de 'Friendzone'

Sinopsis

Thibault, un romántico optimista, cree que su suerte quizá cambie cuando conoce a Rose y siente el flechazo de Cupido. ¿Pero conseguirá pasar de mejor amigo a novio?



No es como otros tíos, es peor

Thibault (Mickaël Lumière) no es como los demás tíos, eso queda claro desde el trailer. Él es sensible, servicial y un romántico empedernido que trabaja como enfermero pediátrico y dedica parte de su jornada laboral a ponerles canciones a los enfermos en coma. En definitiva, Netflix quiere hacernos creer que Thibault es un buen tipo que busca conexiones profundas y verdaderas. A él no le interesan los líos de una noche y sueña con encontrar a la chica de sus sueños.

La chica de sus sueños es, por lo visto, Rose (Eva Danino), de la que se enamora a primera vista cuando la conoce en una despedida de soltera a la que ha ido con sus tres mejores amigas. Las de él, no las de ella. Rose es la clase de persona que tiene una marca de ropa para bebés y ha diseñado un traje que funciona como una bayeta, perfecto si quieres que tu hijo te barra el suelo mientras gatea. Dejando de lado la explotación infantil que esto supone, Rose es a ojos de Thibault la mujer de su vida, aunque solo ha pasado una noche con ella (solo hablando, claro). El problema es que Thibault tiene serias dificultades para comunicar sus sentimientos e intenciones y acaba cayendo en la friendzone, o lo que es lo mismo, Rose solo lo ve como un amigo.

Esto supone un drama del que no sabe cómo salir. Sus amigas, de las cuales también estuvo enamorado en su día, le aconsejan que tiene que dejar de ser como es (¿con amigas como ellas quién quiere enemigas, verdad?). Entre las tres le enseñarán a convertirse en un seductor, en un hombre que sabe bailar, que madruga todas las mañanas para salir a correr y que no se muestra siempre tan disponible. Así es como Thibault acaba inventándose una nueva personalidad solo para intentar conquistar a Rose. Es un plan sin fisuras, ¿Qué puede salir mal?

Friendzone
Copyright Netflix

Ideas nocivas sobre el amor y la conquista

Ver Friendzone hoy en día es, cuanto menos, curioso. Se trata de una exhibición involuntaria de todas las ideas nocivas sobre el amor y la conquista que la ficción ha perpetuado durante décadas. Y de las que estábamos empezando a salir. Creer que el chico sensible y romántico no consigue a la chica porque es “demasiado bueno” es absurda y suele ser falsa. Los defectos de Thibault no tienen nada que ver con su amabilidad. Si a veces es demasiado servicial y complaciente no es porque piense siempre primero en los demás es porque le aterra el conflicto.

Si no se declara a Rose no es porque quiera darle su espacio después de una ruptura es porque le paraliza la posibilidad de que le rechacen. Los miedos y la pasividad de Thibault son, hasta cierto punto, comprensibles y no tendríamos ningún problema en empatizar con ellos si él fuese más honesto consigo mismo en lugar de esconderse detrás de esa pose victimista del pobre chico bueno que no atrae a las mujeres porque ellas se sienten más atraídas por los “malotes”. Y que sus amigas, tres mujeres, le ayuden y animen a transformarse en un hombre estereotípicamente más canalla ya es rizar el rizo.

Friendzone
Copyright Netflix

Conclusión de 'Friendzone'

Sin embargo, la ironía narrativa de un personaje como Thibault es que no es (para nada) tan bueno como él, y Friendzone, pretenden hacernos creer. No trata especialmente bien a Rose, la engaña y la manipula, nunca le pregunta lo que ella quiere y juega conscientemente con los sentimientos de otro interés amoroso para ponerla celosa. Y todo ello está explícitamente justificado en una conversación entre él y sus amigas en la que están todos de acuerdo en que el fin justifica los medios.

Si al final Thibault consigue a la chica da igual lo que haya hecho para lograrlo. Está tan enamorado que todo vale. Y mientras la película se regodea en este romanticismo barato con frases como “te demostraré que puedo ser el amor de tu vida”, como espectador no puedes dejar de preguntarte si te habrás perdido alguna escena. Que tú recuerdes solo has visto a Rose y Thibault hablar un par de veces… y tampoco es que la conexión entre ellos fuese tan fuerte que traspasase la pantalla, la verdad. Entonces… ¿por qué estás viendo esto? Esa es, realmente, la pregunta correcta.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

Creación Guiones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí