Creación Guiones

Doblemente premiada en la Biennale de Venecia, esta última creación del genial escritor y director italiano Paolo Sorrentino, es una ofrenda a su adolescencia. Fue la mano de Dios (The Hand of God) describe, cómo sólo él es capaz de hacerlo, su vida en Nápoles siendo todavía un muchacho.

Ha sido producida por Netflix y The Apartment, y con música de Lele Marchitelli, quien ya trabajó con Sorrentino en La Gran Belleza y El Nuevo Papa. La extraordinaria fotografía ha estado a cargo de Daria D'Antonio y será estrenada el próximo 3 de diciembre de 2021 en cines y el 15 del mismo mes en Netflix.

Al igual que ocurrió con La Gran Belleza, presentada a los Óscar y ganadora a la Mejor Película Extranjera en 2013, hay indicios de que Fue la mano de Dios, podría ser nominada para participar de nuevo.

Creación Guiones


Fue la mano de Dios (The Hand of God)

Crítica de 'Fue la mano de Dios'

Ficha Técnica

Título: Fue la mano de Dios
Título original: È stata la mano di Dio / The Hand of God

Reparto:
Filippo Scotti (Fabietto Schisa)
Toni Servillo (Saverio Schisa)
Luisa Ranieri (Patrizia)
Teresa Saponangelo (Maria Schisa)
Marlon Joubert (Marchino Schisa)
Lino Musella (Marriettiello)
Renato Carpentieri (Alfredo)
Sofya Gershevich (Yulia)
Enzo Decaro (San Gennaro)
Massimiliano Gallo (Franco)
Elisabetta Pedrazzi (Baronesa Focal)
Ciro Capano (Antonio Capuano)
Biagio Manna (Armando)

Año: 2021
Duración: 130 min.
País: Italia
Director: Paolo Sorrentino
Guion: Paolo Sorrentino
Fotografía: Daria D'Antonio
Música: Lele Marchitelli
Género: Drama. Biográfico
Distribuidor:

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de 'Fue la mano de Dios'

Sinopsis

En "Fue la mano de Dios", hay lugar para alegres sorpresas, como la llegada del legendario futbolista Diego Maradona, y para una tragedia igual de imprevista. El destino interpreta su papel, la alegría y la desdicha se entrelazan y el futuro de Fabietto echa a rodar. Sorrentino vuelve a la ciudad que lo vio nacer para contar su historia más personal: un relato sobre el destino y la familia, los deportes y el cine, el amor y la pérdida. (Netflix)

Dónde se puede ver la película



Sólo un "bambino"

La familia en Italia es toda una institución sagrada. Una demostración en pequeño del cosmos, donde caos y orden suceden en muy poco espacio de tiempo, consecutivamente.

Así suceden los hechos en Fue la mano de Dios, una sucesión de risas y lágrimas, de alegría y dolor, de apasionamiento y serenidad. La vida misma.

El despertar del amor, a través de una atractiva y provocativa tía o ser testigo de la peleas de sus padres, son recuerdos inolvidables y que él presentará con extraordinaria sensibilidad, no exenta de extravagantes experiencias.

Tratándose de la vida misma, también habrá personajes grotescos, absurdos, pero con un amargo toque de realidad. Porque así es la vida, a veces trágica y otras cómica.

Fue la mano de Dios

Disfrutar más, preocuparse menos

Esto es lo que parece transmitir el genio napolitano.

Fabietto, su alter ego en Fue la mano de Dios, magistralmente interpretado por Filippo Scotti, pronuncia una frase que será premonitoria. Aquella frase, dicha originalmente por Fellini, supondrá el nacimiento de su vocación en el mundo cinematográfico. "El cine no sirve para nada, pero al menos, distrae de la realidad".

Además, rodar en Nápoles después de 20 años en que dirigió su primera película El hombre de más, ha significado para él como volver a casa.

Sería en su ciudad natal donde un gran ídolo del fútbol internacional, Diego Armando Maradona, fichó por el equipo local. Quizás fue la mano de Dios la responsable de querer asistir al partido contra Inglaterra durante la Copa Mundial de 1986.

Anecdótico será que el abogado del futbolista estuviera considerando acciones legales contra la película por coincidir el título con el "milagroso" gol durante el encuentro. Acto que no se llegó a realizar ya que se trata de una historia personal del director, y no una película deportiva.

Fue la mano de Dios

Conclusión de 'Fue la mano de Dios'

Emotiva película en clave de humor, el humor ácido de Sorrentino. Según sus propias palabras, el trabajo más íntimo y personal de todos los realizados anteriormente.

Fue la mano de Dios (The Hand of God) muestra con una puesta en escena sencilla, aquellos años de juventud en los que una comida en familia o un paseo en motocicleta, eran simple excusa para sentirse feliz.

Una sensible creación donde ha querido contar sus sentimientos, y no tanto los hechos. Una reconstrucción de sus emociones, descubriendo que hasta este momento había estado en cierto modo paralizado.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

Creación Guiones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí