El Gabinete del Doctor Caligari es una piedra de toque histórica para el devenir del cine en general, y para el de terror en particular, del cual se considera casi hito fundacional. Del mismo modo, es el primer gran exponente cinematográfico del expresionismo alemán, y del estupendo cine germano producido en el período de entreguerras, durante la República de Weimar. Dada su gigantesca influencia y su significación, bien merece que sea recordada cien años después de su estreno. En España está accesible a través de Filmin.



El Gabinete del Doctor Caligari

Crítica de ‘El Gabinete del Doctor Caligari’

Ficha Técnica

Título: El gabinete del doctor Caligari
Título original: Das Kabinett des Dr. Caligar

Reparto:
Werner Krauss (Dr. Caligari)
Conrad Veidt (Cesare)
Friedrich Feher (Franzis)
Lil Dagover (Jane Olsen)
Rudolf Klein-Rogge (Ein Verbrecher)
Hans Heinrich von Twardowski (Alan)
Rudolf Lettinger (Dr. Olsen)

Año: 1920
Duración: 77 min.
País: Alemania
Director: Robert Wiene
Guion: Carl Mayer, Hans Janowitz
Fotografía: Willy Hameister (B&W)
Música: Cine Mudo
Género: Terror
Distribuidor:

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘El gabinete del doctor Caligari’

Vídeo introductorio de la Filmoteca de Sant Joan d’Alacant

Dónde comprar el libro del centenario

Dónde comprar la película

El gabinete del doctor Caligari (Ed. Especial) [Blu-ray]
  • Werner Krauss, Conrad Veidt, Friedrich Feher (Actors)
  • Robert Wiene (Director)

Sinopsis

El título más emblemático del cine expresionista alemán, El Gabinete del Doctor Caligari, fue un proyecto que debía realizar Fritz Lang. Erich Pommer ofreció el proyecto a Robert Wiene, cuya formación teatral fue decisiva en muchos aspectos de la película, especialmente la utilización de decorados pintados por los artistas Hermann Warm, Walter Röhrig y Walter Reimann que integraron la propia luz en las pinturas dotando a la película de una estética irreal. Estrenada con copias coloreadas en diversos tintes para las diferentes secuencias, posteriormente sólo se exhibió cortada y en blanco y negro. La presente edición, restaurada por la Friedrich Wilhelm Murnau Stiftung recupera los tintados y virados originales; el metraje íntegro y los extraordinarios diseños de los rótulos en alemán de 1920. (Filmin)

Dónde se puede ver la película



Un estilo naciente

El gabinete del Doctor Caligari tiene el atractivo añadido, que no muchas películas ostentan, de ser pionera, de asentar por primera vez unas características transitadas por ilustres nombres y estilos diversos. Se le suele atribuir el mérito de ser la iniciadora del género del terror como tal o, por decirlo mejor, el primer gran clásico del horror en el cine. También es razonable considerarla como el pistoletazo de salida del expresionismo alemán, que a través de Murnau, Lang o Pabst constituye una página  imposible de soslayar en la historia del cine.

Su estilo traía consigo un aspecto lúgubre, contrastando fuertemente luces y oscuridad, jugando continuamente con las sombras. Al nacer de una situación social y política adversa (derrota en la I Guerra Mundial, inestabilidad política y económica) fue también una expresión del pesimismo del pueblo alemán. De este modo, la fotografía y los entramados visuales, eran una exteriorización de las tribulaciones internas de los personajes, en los que muchos espectadores veían sus propios miedos.

Y es que el expresionismo alemán va íntimamente relacionado con el miedo. Es un género que ha parido a seres dignos de temor como el Nosferatu de Murnau, el Doctor Mabuse de Lang, o el asesino de niñas de M, El vampiro de Dusseldorf, también de Lang. Pero antes, Robert Wiene mostró el camino con su Doctor Caligari y Cesare, su ominoso esbirro.

El gabinete del doctor Caligari
© Archives du 7e Art / Decla-Bioscop – Imagen cortesía de photo12.com

Crimen e hipnosis

El Doctor Caligari (Werner Krauss) es un siniestro personaje que llega a la feria de una localidad alemana, donde instala una atracción consistente en un sonámbulo y sus habilidades. Se trata de Cesare (Conrad Veidt), cuyo aspecto es, cuanto menos, inquietante, y tiene la facultad de poder ver el pasado y el futuro. El Doctor anima al público a hacer preguntas a Cesare sobre su destino. Francis (Friedrich Feher) y Alan (Hans Heinrich von Twardowski) son dos amigos que visitan el espectáculo. Éste último pregunta cuánto vivirá, a lo que Cesare responde: “Hasta el amanecer”.

Alan, que estaba comprensiblemente asustado, muere esa misma noche apuñalado en su cama. Francis, que a la luz de otros acontecimientos sospecha que hay algo oscuro entre el Doctor Caligari y Cesare, comienza a investigar la muerte de su amigo. Vemos como la trama ya incluye algunos ingredientes clásicos del cine fantástico y de terror: la figura del mad doctor, un asesino en serie, y elementos casi sobrenaturales como la profecía de Cesare.

El gabinete del Doctor Caligari incluye otros recursos interesantes, particularmente para 1920. Hay giros de guion, un final sorpresa y una narración que es mayoritariamente un flashback. La historia la cuenta el propio Francis a un anciano sentado en un banco junto a él. Pero hay otras formas de expresión en la película.

Das Kabinett des Dr.
© Archives du 7e Art / Decla-Bioscop – Imagen cortesía de photo12.com

El diseño de El gabinete del Doctor Caligari

Una característica esencial de El gabinete del Doctor Caligari es su diseño de producción. Particularmente los decorados. Los decorados de la película son retorcidos, asimétricos, completamente irreales. Los objetos inertes, y aparentemente inocuos, adquieren un aspecto amenazante. Como ejemplo los árboles, cuyas ramas parecen tentáculos o, a ratos, incluso cuchillos. Señalar que la versión restaurada de la Fridrich Wilhem Murnau Stiftung recupera los tintados originales de algunas escenas coloreadas.

Los objetos no están hechos en proporción al tamaño de las personas. Véanse las enormes sillas en las que se sientan los policías. Además es frecuente que los dibujos de los fondos estén pintados directamente sobre tabla, abandonando cualquier naturalismo y ofreciendo una imagen pictórica. Desde luego, todo esto está lejos de participar en una película realista y verosímil.

Al contrario, Rober Wiene quiere transmitirnos la sensación de estar en un sueño o, mejor dicho, en una pesadilla. En nuestras ensoñaciones los objetos no están perfectamente construidos, pueden ser deformes y delirantes. Además, estos escenarios son una representación de la psique de los personajes, perturbada, extraviada, y atemorizada. Es fácil colegir que los diseños de los decorados son un centro neurálgico tanto de la narración como de la atmósfera. Los encargados de los mismos fueron  Hermann Warm, Walter Reimann y Walter Rörhig.

El gabinete del doctor Caligari
Foto de Archive Photos / Getty Images – © 2012 Getty Images

Interpretaciones y mensaje

De El gabinete del Doctor Caligari hay muchas teorías sobre el significado de su argumento y personajes. En principio la más plausible viene de las propias circunstancias de los escritores de la historia, Carl Mayer y Hans Janowitz. Ambos eran firmemente pacifistas y la Primera Guerra Mundial había sido un trance horroroso para ellos. El Doctor Caligari representaría el gobierno alemán durante el conflicto, la tiranía belicista que había sufrido Alemania desde hace tiempo.

Cesare, el sonámbulo hipnotizado, sería el pueblo alemán, manipulado y dócil ante las órdenes de matar de sus gerifaltes. También hay quien ve la prefiguración del ascenso de Hitler, que en aquel entonces era bastante desconocido. Hasta 1921 no ascendería a la jefatura del NSDAP, y hasta 1923 no daría el putsch de Munich. Con lo que como mucho sería una siniestra visión profética.

En realidad, muchas grandes obras expresionistas de los años 20 y principios de los 30 se relacionan con un subtexto político. Parecidas interpretaciones se dan de el Doctor Mabuse o de M, El vampiro de Dusseldorf. Sea como sea, no se trata solamente de una historia policíaca de asesinatos sin resolver. El Gabinete del Doctor Caligari es fácil de asociar con los traumas que estaba viviendo Alemania.

Das Kabinett des
© Archives du 7e Art / Decla-Bioscop – Imagen cortesía de photo12.com

Influencia de El gabinete de El Doctor Caligari

La influencia de la estética de El gabinete del Doctor Caligari ha sido realmente amplia. La hemos podido, por citar algún caso, ver en los mundos de pesadilla de David Lynch, como Cabeza borradora (1977), o en los siniestros diseños de Tim Burton. A modo de ejemplo recuerden los rocambolescos diseños del más allá en Bitelchús (1988) o incluso la ciudad de Gotham de sus Batman.

El cine de terror de la Universal de los años 30 también tiene mucho que ver con la película de Robert Wiene. Los Drácula y Frankenstein de Tod Browning y James Whale son buenas muestras. Y si hablamos del expresionismo en general, es imposible que el cine negro clásico hubiera sido lo mismo sin él. La causa fue la huida a Estados Unidos de directores austríacos y alemanes como Billy Wilder, Fritz Lang o Robert Siodmark tras el ascenso del nazismo. Todos ellos traían la lección del expresionismo bien aprendida, que ya había sido inoculada por Murnau un poco antes en América.

Las actuaciones de El gabinete del Doctor Caligari marcaron el camino a seguir de la tendencia posterior. Son interpretaciones histriónicas, exasperadas, aterrorizadas. De por sí, el cine mudo es más enfático en muchos aspectos debido a la ausencia de diálogo, pero en el expresionismo priman las emociones exacerbadas. Casi todos los personajes, incluso los “buenos”, tienen algo de grotesco. Efecto realzado por el masivo uso del maquillaje. Hoy en día, visto este tipo de cine, puede parece algo abusivo en el uso de muecas y rictus, pero en muchos casos se trata de películas con un componente emocional y psicológico muy fuerte que no podía expresarse de otra forma.

El gabinete del doctor Caligari
Fotos de IMDB

Otros detalles

No hay filigranas con la cámara, que permanece quieta en todo momento registrando notarialmente la acción y los decorados. Si acaso hay algún trabajo de montaje, insertando abruptamente un primer plano para inmiscuirnos en los pensamientos de un personajes, o simplemente causar una impresión repentina. Para un trabajo de cámara más sofisticado habría que esperar a El último (1924) de Murnau y la invención de la cámara desencadenada.

Al mando de todo ello estaba Robert Wiene, si bien la primera opción de los productores fue el mismísimo Fritz Lang. Sin embargo, Lang estaba ocupa con otra película, Las arañas,  y declinó el proyecto. El terreno de las hipótesis siempre es fértil, y es fácil preguntarse cómo hubiera sido El gabinete del Doctor Caligari si el director de Metrópolis (1927) hubiera estado a los mandos. En cualquier caso, el resultado que obtuvo Wiene fue óptimo.

La música de acompañamiento original es de Guisepe Becce, si bien su partitura está perdida, por lo que ha tenido acompañamientos varios. Incluido el de la banda de rock española Toundra.

Conclusiones de ‘El gabinete del Doctor Caligari’

El valor histórico de El gabinete del Doctor Caligari es inmenso. Tanto para la configuración del género de terror, como para el inicio de la ingente influencia del expresionismo alemán. Sus revolucionarios decorados siguen produciendo un desasosiego que tiene que ver con el onirismo en su vertiente más pesadillesca. Es un visionado imprescindible para cualquiera interesado en conocer los orígenes de un lenguaje cinematográfico, que se ha ido transformando con el paso de los años, pero que tiene en esta película una sólida base. Imprescindible.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí