El cineasta surcoreano Lee Won-Tae escribe y dirige El gangster, el policía y el diablo, un thriller de mafiosos con asesino en serie, inspirado en una historia real y cargado de humor y muy mala leche. Se puede ver en Movistar+ desde el 2 de marzo de 2021.



El gangster, el policía y el diablo

Crítica de ‘El gangster, el policía y el diablo’

Ficha Técnica

Título: El gangster, el policía y el diablo
Título original: The Gangster, the Cop, the Devil / Akinjeon

Reparto:
Ma Dong-seok (Jang Dong-soo)
Kim Mu-yeol (Jung Tae-seok)
Kim Sung-kyun (K)
Bae-soo Jeon (Jefe del departamento penal)
Gyu-ri Kim (Cha Seo-Jin)

Año: 2019
Duración: 107 min.
País: Corea del Sur
Director: Lee Won-Tae
Guion: Lee Won-Tae
Fotografía: Park Se Seung
Música: Jo Yeong-wook
Género: Thriller. Acción
Distribuidor: La Aventura Audiovisual

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘El gangster, el policía y el diablo’

Sinopsis

El inspector Jung no es el único obsesionado con atrapar a un asesino en serie que apuñala brutalmente a sus víctimas: el asesino ha cometido el error de atacar a un importante jefe mafioso, que ahora le persigue. A partir de aquí, el policía hará un pacto con el demonio, uniendo su destino al del despiadado gángster. El gangster, el policía y el diablo ahonda en el mal y se suma a la deslumbrante lista de thrillers coreanos de las últimas décadas. (La Aventura Audiovisual)



Una industria en plena forma

El gangster, el policía y el diablo de Lee Won-Tae se proyectó en las sesiones de medianoche del festival de Cannes en un año, 2019, en el que otra película del mismo país, Parasite, se hizo con la Palma de Oro.

A mediados del siglo pasado, Kim Ki-young y Yu Hyun-mok ponían el cine surcoreano en el panorama internacional con The Housemaid y Obaltan respectivamente. Eran aquellos unos años que pasarían a la historia como la edad dorada del cine en el país asiático.

Tuvimos que esperar unos cuantos años para que el mundo del cine volviera a considerar las cintas surcoreanas como un producto a tener en cuenta en el panorama internacional. Hoy en día, nadie niega que la industria cinematográfica de Corea del Sur lleva años viviendo su segunda edad de oro.

Títulos como The Admiral: Roaring Currents (Han-min Kim), la más taquillera de la historia en el país, Pietà (Kim Ki-duk), ganadora del León de Oro en Venecia, la trilogía de la venganza de Park Chan-wook (Sympathy for Mr. Vengeance, Old Boy y Sympathy for Lady Vengeance), Snowpiercer (Bong Joon-ho) o la reciente Train to Busan (Yeon Sang-ho), por citar solo unas pocas, han admirado por igual al público y a la crítica especializada.

El resultado es una industria globalizada en la que encontramos actores coreanos protagonizando películas más allá de sus fronteras como Lee Byung-hun (G.I. Joe, The Magnificent Seven) o Bae Doona (Cloud Atlas, Jupiter Ascending), directores como Park Chan-wook y Bong Joon-ho dirigiendo en inglés y una infinidad de versiones extranjeras de películas surcoreanas (Mirrors, Old Boy o The Uninvited). De hecho, Sylvester Stallone y su Balboa Productions han adquirido los derechos para la versión estadounidense de este El gangster, el policía y el diablo.

El gangster, el policía y el diablo
Copyright Splendid Film

Mezcla de géneros

Lee Won-Tae combina con maestría en El gangster, el policía y el diablo las convenciones de las “buddy movies“, el cine de mafiosos y el thriller de acción en un producto tan estético como divertido.

Mu-Yeol Kim (Space Sweepers) es un agente de homicidios poco ortodoxo, obsesionado con el aumento de asesinatos en su zona, de los que cree responsable a una única persona. Su teoría del asesino en serie es rechazada por su superior Jeon Bae-soo (Alive), a sueldo de un mafioso interpretado por el conocido actor Ma Dong-seok, al que vimos en Train to Busan y que estrenará este año la película del universo Marvel, Eternals.

Al convertirse en la única víctima que ha sobrevivido al ataque del asesino, el jefe de la mafia unirá sus fuerzas con el agente de homicidios para dar caza al criminal. Una fórmula, la de los “extraños compañeros de cama” que, a pesar de no ser nueva, funciona a la perfección gracias la química de los dos actores protagonistas.

El gangster, el policía y el diablo
Copyright Splendid Film

Conclusión de ‘El gangster, el policía y el diablo’

El gangster, el policía y el diablo de Lee Won-Tae es una película bien dirigida, con una producción cuidada (preciosa la fotografía de Park Se-seung), gran ritmo y actuaciones notables. Un pastiche de cine policiaco con aroma a las buddy movies de los noventa, asesinos en serie y mafiosos que combina el humor más gamberro con la violencia más cruda y en el que la diversión está más que asegurada.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí