Graffiti es un cortometraje dirigido por Lluís Quílez (72%, Avatar). Aunque es del año 2015, hemos creído necesario en Cinemagavia darlo a conocer escribiendo sobre lo increíble de la historia y la sutileza de las emociones de su personaje, un hombre que sobrevive a la soledad en un mundo abandonado.



Graffiti

Crítica de ‘Graffiti’

Ficha Técnica

Título: Graffiti
Título original: Graffiti

Reparto:
Oriol Pla (Edgar)

Año: 2016
Duración: 33 min.
País: España
Director: Lluís Quílez
Guion: Lluís Quílez, Javier Gullón
Fotografía: Isaac Vila
Música: Arnau Bataller
Género: Ciencia ficción. Drama
Productoras: Ainur Films, Cristian Guijarro Ramos, Euphoria Productions, Onirikal Studio

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Graffiti’

Sinopsis de ‘Graffiti’

Un mundo apocalíptico. Una ciudad devastada. Un último superviviente. Edgar ha aprendido a sobrevivir en soledad, rebuscando en los escombros y las montañas de cadáveres, evitando las zonas contaminadas por “el incidente” que acabó con la vida tal y como la conocemos. Pero, un día, la rutina de Edgar se verá interrumpida al encontrar en la pared del lugar donde duerme un graffiti, una única palabra escrita que delata la presencia de otro superviviente: “Anna” (Ainur Films)

Premios

  • Premios Goya: Nominado a Mejor cortometraje de ficción. 2016
  • Premios Forqué: Mejor cortometraje. 2016
  • Premios Gaudí: Nominado a Mejor cortometraje. 2016


Mensajería

La cartelería es la herramienta que utiliza Lluís Quílez para transmitir los mensajes entre los personajes y para alertar de lo caduco y transitorio. De lo que antes tuvo una función informativa y hoy puede o no servir para nada o tener usos diferentes para los que fueron hechos. Al principio lo vemos con «Glamour legs», anuncio que está presente en todo el cortometraje y que contiene un fuerte simbolismo.

Graffiti
Fotos de Euphoria Productions

Del mismo modo, se aprecia el sarcasmo que destila el cartel «Paradise Beach», en el cual, precisamente, se lleva a cabo la conversación de los personajes. A pesar de esta comunicación, el cartel es como un muro, donde se palpa la separación. Es interesante, cómo, a medida que avanza la desesperación del personaje principal, aumentan también los mensajes. En Graffiti, de hecho, el diálogo es mínimo y se reduce a momentos de necesidad narrativa.

La belleza de la historia

La historia de Graffiti es una relato muy humano cuyo tema central es la soledad. Edgar, personaje interpretado por Oriol Pla (Mérlí, El día de mañana), es un hombre joven que vive en un lugar deshabitado, donde todo es cubierto por la nieve. Al personaje se le puede ver realizando acciones cotidianas: hace batidas diarias y se le ve preparando comida enlatada en repetidas ocasiones; busca calor, cobijo y ayuda. Pero de repente recibe un mensaje. No sabe quién ni en qué momento pero alguien escribe su nombre sobre un cartel. Solo se lee «Anna».

Graffiti
Fotos de Euphoria Productions

El cortometraje empieza sutil, tímido, enmarcando la historia en un paisaje apocalíptico, de lugares abandonados con un personaje que trata de resistir a sus circunstancias con su única compañía y la de su perro. Su vida errática es interrumpida  cuando comienza una suerte de relación con una mujer, Anna. La esperanza de no ser la única persona con vida y de tener a alguien con quien compartir ese mundo desolador le invade hasta el punto de dejarlo todo por encontrarse con ella. Sus expectativas son grandes, las del espectador, también. Todos somos Edgar y no podemos imaginarnos cómo será otra vez volver a estar con alguien que nos importa.

Conclusión

El mensaje que nos deja este corto es la necesidad que tiene el hombre de comunicarse con alguien más, de relación. El personaje convierte a su interlocutora en una persona especial, aun sin conocerla. Como Edgar, el espectador no sabe qué esperar, ni qué va a encontrar. Pero lo cierto es que adivinamos el final y lo entendemos, porque empatizamos con la historia de Lluís Quílez.

Graffiti
Foto de Euphoria Productions

Precisamente por todo lo que cuenta Graffiti también son apreciados y justificados sus treinta minutos de duración. Quizá sin todo ese metraje, los mensajes de Anna y Edgar no hubieran podido llegar hasta los espectadores. La historia necesita poder introducir los días de incomunicación de Edgar, su relación con Anna y el desenlace.

Guerreros

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí