El filme Identidad borrada (Boy Erased), escrito y dirigido por el actor Joel Edgerton, se suma a ese listado de películas que, más allá de buscar únicamente entretener, se terminan volviendo necesarias por visibilizar una problemática social que afecta a un determinado grupo en situación de vulnerabilidad como lo puede ser la comunidad homosexual. Identidad borrada fue nominada a los Golden Globes únicamente en las categorías de Mejor Canción (por el tema Revelation) y Mejor Actor en Drama-Lucas Hedges, lo que la convierte -si nos lo permiten- en uno de los títulos más infravalorados de 2018. Se estrena en España el 5 de abril.



Identidad borrada

Crítica de Identidad Borrada

Ficha técnica

Título: Identidad borrada
Título original: Boy erased

Reparto:
Lucas Hedges (Jared Eamons)
Nicole Kidman (Nancy Eamons)
Russell Crowe (Marshall Eamons)
Madelyn Cline (Chloe)
Troye Sivan (Gary)
Joel Edgerton (Victor Sykes)
Joe Alwyn (Henry)
Xavier Dolan (Jon)
Théodore Pellerin (Xavier)

Año: 2018
Duración: 114 min.
País: Estados Unidos
Director: Joel Edgerton
Guion: Joel Edgerton (Libro: Garrard Conley)
Música: Jonny Greenwood
Fotografía: Eduard Grau
Género: Drama. Biografía. LGBT.
Distribuidora: Universal Pictures International Spain

Filmaffinity

IMDb

Tráiler

Sinopsis

Identidad Borrada cuenta la historia de Jared (Lucas Hedges), el hijo de un pastor baptista de un pueblo de Estados Unidos, que a los 19 años confiesa a sus padres (Nicole Kidman y Russell Crowe) que es gay. Para no defraudar a sus padres y amigos, y no traicionar su fe, Jared debe ingresar en un programa de conversión para gais.

Premios

  • Globos de Oro: Nominada a mejor actor drama (Lucas Hedges) y canción (2018)
  • Critics Choice Awards: Nominada a mejor actriz secundaria (Kidman) (2018)
  • Satellite Awards: 4 nominaciones incluyendo mejor actor drama (Hedges) (2018)


Menos es más

Uno de los grandes aciertos de este título, es el hecho de que la trama tiene bien enfocada su propósito y destina todos sus recursos a ello sin querer elevarse como un filme propagandístico o enfatizar en su discurso más de lo necesario, lo cual es de agradecer ya que por su naturaleza pudo haber caído en la sensiblería barata o en la lágrima fácil. En cambio, el filme es muy mesurado en ese aspecto ya que el drama está contenido y solo se explota en las escenas necesarias, lo cual es importante porque de esa manera no se revictimiza a las víctimas ni se expone su sufrimiento con fin de provocar el llanto. Por el contrario, todo está narrado con sumo respeto.

Identidad borrada

No por ello quiere decir que el drama es flojo, ya que es justamente gracias a lo anterior que este fluye con naturalidad y en los momentos indicados alcanza  cotas de alta intensidad (sobre todo en la recta final). Sin embargo, quizá la mayor virtud del filme sea el hecho de que con pocos recursos logra bastante, pues sabe que no necesita más que un buen guion del cual puedan apoyarse sus actores para que de la mano de una elegante pero discreta dirección, se consiga el resultado deseado.

Sobre el guion

Lo que se le podría reprochar un poco es el hecho de que el guion está demasiado centrado en el protagonista y su paso  en uno de estos centros para “corregir” su orientación sexual, desaprovechando una trama de gran potencial como es la relación de este con sus progenitores que se toca muy por encima, cuando al ser ambos padres sumamente religiosos, podríamos intuir que había bastante material para que la película ahondara en el drama familiar y no se quedara únicamente en lo social. Ello porque aunque lo que se nos cuenta respecto a estos “centros de rehabilitación” no deja de ser importante e interesante, siempre nos quedamos con ganas de saber más respecto a cómo afecta este proceso en la dinámica familiar que se nos muestra solo a cuentagotas.

Identidad borrada

El “Kidman Power

En películas como estas, queda demostrada la gran valía de que en la industria existan actrices como Nicole Kidman, que por muy famosa que sea y aunque pareciera estar destinada a ser una eterna protagónica, también puede ponerse al servicio de una historia y brillar desde un papel bastante secundario.

Aunque es cierto que Lucas Hedges es el rostro y alma de la cinta firmando una de las mejores interpretaciones del 2018, Kidman es su  corazón con quizá dos de los momentos de mayor clímax emocional de la película. Si en gran medida la historia logra su cometido como agente de cambio, es gracias al discurso del personaje a cargo de Nicole que enfatiza la importancia de lo que esta cinta pretende mostrar

Aunque quisiéramos decir lo mismo Russell Crowe que no deja de estar muy bien, su papel queda relegado en la trama, lo cual es una lástima porque su personaje tenía mucho que decir y a diferencia del de Kidman-que vaya tiene momentos de destello- su presencia termina siendo circunstancial sin que explote su potencial narrativo.

Identidad borrada

Comparaciones Odiosas

Uno de los principales inconvenientes a los que se enfrentará Identidad Borrada es el hecho de que probablemente resulte inevitable compararla con cintas como Call Me By Your Name La Vie D´Adéle, lo cual es sumamente injusto porque lo único que tiene en común es la temática LGTB y un poco el “Comming of Age“, pero realmente sus historias van por rumbos distintos.

Aunque ciertamente no es tan lograda como Call Me By Your Nameeste filme no nos viene a contar ningún romance a lo Brokeback Mountain. Por lo tanto aunque cinematográficamente no tenga el mismo valor que la película antes referida, socialmente sí lo tiene porque sus aspiraciones están más en la sintonía con Moonligth, con la que tampoco comparte tantos elementos salvo que podría percibirse como un filme de denuncia bastante ligth, pero que de cualquier manera pretende visibilizar una cuestión que merece nuestra atención como sociedad.

Identidad borrada

Conclusión

Identidad Borrada es una película que a través de su sencillez sabe envolvernos sutilmente de manera que exponga su discurso de manera clara, pero a la vez sin juzgar ni pretender que el espectador tome bandos, sino simplemente que esté al tanto de una situación que hoy en día sigue teniendo lugar en comunidades sumamente religiosas invitándole a generar su propia opinión. Es un drama ligero, más no complaciente que cala hondo gracias a un libreto redondo así como intérpretes que dejan el alma en actuaciones sutiles que no dejan de ser potentes. La segunda película más menospreciada en la Temporada de Premios después de la también fantástica First Man.

Reportaje de Identidad Borrada en Días de Cine TVE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí