La isla de las mentiras es la ópera prima de Paula Cons. Después de dirigir los documentales de La batalla desconocida y 0 caso Diana Quer: 500 días, la directora se lanza a su primer largometraje de ficción basado en hechos reales y tomando libremente algunas teorías. La película está protagonizada por Nerea Barros, Darío Grandinetti y Aitor Luna, completando el elenco Victoria Teijeiro y Ana Oca, aunque abundan otras caras conocidas. La coproducción entre Agallas Films, Historias del Tío Luis, Aleph Cine y Take 2000 se estrena el 24 de julio en Filmin y espera su estreno en salas de cine para después del verano.



La isla de las mentiras

Crítica de ‘La isla de las mentiras’

Ficha Técnica

Título: La isla de las mentiras
Título original: El Santa Isabel

Reparto:
Nerea Barros (María)
Aitor Luna
Darío Grandinetti (León)
Victoria Teijeiro (Josefa)
Ana Oca (Cipriana)
María Costas
Milo Taboada
Celso Bugallo
Machi Salgado (Luis Cebreiro)
Leire Berrocal
Javier Tolosa
Sergio Quintana
Miguel Borines
Roberto Leal
Ana Santos
Mela Casal

Año: 2020
Duración: 93 min
País: España
Director: Paula Cons
Guion: Paula Cons, Luis Marías
Fotografía: Aitor Mantxola
Música:
Género: Drama
Distribuidor: Filmax

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘La isla de las mentiras’

Sinopsis

¿Qué ocurre después de un naufragio en el lugar que lo ha contemplado y vivido todo? La noche del 1 de enero de 1921, en medio de una espesa niebla el vapor El Santa Isabel, con 260 emigrantes con destino Buenos Aires, se hundió frente a la escarpada y dura costa de la isla de Sálvora, en la provincia de A Coruña. Esa noche no había hombres en la isla, estaban celebrando las Navidades en tierra firme.

La única esperanza de los supervivientes que luchaban por no estrellarse contra las rocas eran las pocas mujeres, viejos y niños que vivían en esta isla.

Tres jóvenes isleñas deciden lanzarse al mar en una pequeña embarcación tradicional. Remando sólo de oído, debido a la espesa niebla y a la noche cerrada, logran salvar a 50 personas.

Todo lo que ocurre desde esa noche va a sacudir y cambiar para siempre este lugar.

Un periodista argentino acude a la isla para cubrir la noticia del naufragio. Pero poco a poco comprueba que esa noche sucedieron demasiadas terribles “casualidades” en la isla.

Son muchas las incógnitas que hay que resolver y a la isla le resultará imposible seguir siendo una isla. (Filmax)



El encanto gallego

Uno de los grandes fuertes con los que cuenta La isla de las mentiras es su paisaje y su reparto. Ambas cualidades de la película destacan desde su comienzo. El encanto gallego acompaña a un ambiente lúgubre y nos remonta a la isla de Sálvora en 1921. Una recreación costosa, pero en la que Paula Cons se ha empeñado en trabajar a fondo y ha conseguido un gran resultado.

Rodada en Galicia, la directora logra que todos los elementos confluyan en su ópera prima. Un guion en el que también participa junto con Luis Marías y que se encarga de dar forma todo un equipo de profesionales. Así, Paula Cons obtiene un acabado que nos recuerda mucho al estilo de la serie Fariña. No es para menos. La isla de las mentiras comparte departamentos con la exitosa serie gallega, entre ellos, dirección de arte, maquillaje y peluquería, edición y vestuario.

Con tal carta de presentación, el primer largometraje de Paula Cons lo tenía muy difícil para fallar. Y la verdad es que no falla. Se posiciona en una de las óperas primas en primera línea. La ambientación, la fotografía, el sonido y el vestuario son algunos de los elementos más aclamados. Pero lo que más nos acerca a estas tierras gallegas que vemos en pantalla es su banda sonora.

Compuesta por la artista Guadi Galego, la BSO nos acerca a esas aguas del atlántico que tanto esconden en su azul, tantas injusticias que se traga la historia como ese océano inmenso que envuelve una isla, tierra encerrada en la inmensidad. Guadi Galego consigue reforzar ese mensaje que la directora no deja de lanzarnos: el olvido es la mayor injusticia que cometemos.

La isla de las mentiras
Foto de filmax

La historia como punto de partida

Inspirada libremente en hechos y personas reales como reza un texto al comienzo, La isla de las mentiras nos traslada al pasado para hacernos recordar. Con una teoría bajo el brazo y leyendas sobre lo ocurrido en Sálvora, Paula Cons recurre al thriller para narrarnos el hundimiento del considerado “Titanic” gallego y la valentía de tres mujeres que se lanzaron al mar a ayudar a aquellas personas.

El hundimiento del buque Santa Isabel en 1921 le sirve de excusa a la directora para recordarnos la falta de memoria que a veces caracteriza a los españoles. Aunque cuenta la historia y hazaña de María (Nerea Barros), Josefa (Victoria Teijeiro) y Cipriana (Ana Oca), se centra particularmente en el personaje de María.

La isla de las mentiras se convierte en un thriller creado por una mujer y protagonizado por otra que reivindica nuestra propia figura. Una película de mujeres, de lucha, de huida, de búsqueda, de libertad. Es así como a través del drama, principalmente encarnado por María, se nos presenta un microcosmo cerrado y asfixiante. Una vida rural y aislada de la urbe, donde impera el analfabetismo y el caciquismo, este último casi como una religión.

Esta recreación de un pasado que se nos antoja muy lejano nos oprime como al personaje de Nerea Barros. Es un espacio que se queda pequeño y donde los sentimientos intentan ser arrancados y apartados de la sociedad. Una forma de ser ruda, torpe y dura, donde no hay espacio para las emociones desorbitadas. Estas tres heroínas no bajan la guardia en el film, a pesar de haber visto cientos de personas muriendo ahogadas. Una escena que merece mención especial por su trato lejano al morbo y sensacionalismo, donde una simple recreación sonora nos dice mucho más que millones de mensajes visuales.

El Santa Isabel
Fotos de Filmax

El drama come el terreno al thriller

El planteamiento inicial de utilizar como excusa un hecho histórico para descubrir la verdad sobre el hundimiento del Santa Isabel y lo ocurrido aquella noche a todos los niveles pierde fuerza conforme avanza la acción. La isla de las mentiras logra despertar nuestro interés y conocer más acerca de la hazaña que llevaron a cabo estas heroínas olvidadas. Sin embargo, el desarrollo del thriller pierde fuelle en el avance e, inevitablemente, el drama le come el terreno.

Para despertar el interés sobre el descubrimiento de lo que realmente ocurrió con nuestras protagonistas y el buque hundido aquella noche, se nos introduce al personaje de Darío Grandinetti, un periodista que busca la verdad. Pero, al igual que le ocurre al personaje de Aitor Luna, ambos pasan de pies juntillas por la historia. Dos personajes que quedan relegados a un segundo plano para dar el peso principal al elenco femenino. Podemos considerar esta elección de la directora como un acierto si sirve para reforzar el drama de las protagonistas y la gesta que llevaron a cabo, pero es un error en la resolución del thriller.

Paula Cons juega entonces con el doble sentido, y es que poco tiene que averiguar sobre lo ocurrido el periodista, sea quien fuere, si todo lo ocurrido cayó en el olvido. Solo ellas saben lo que ocurrió, solo ellas conocen el sufrimiento, la lucha, la frustración a la que se enfrentaron en el rescate. Nosotros solo podríamos recordar la historia, tal y como nos enseñan otras muchas hazañas de hombres, pero la de ellas no nos la contaron. Paula Cons nos ha acercada a estas tres mujeres un poquito más. Y eso ya es un logro.

La isla de las mentiras
Foto de Filmax

Conclusión de ‘La isla de las mentiras’

La isla de las mentiras es la ópera prima de Paula Cons, que se estrena con ella en el mundo de la ficción. La directora de documentales no es capaz de abandonar por completo ese punto de veracidad y documentación que requieren los trabajos a los que está acostumbrada y nos trae la historia de tres mujeres olvidadas en la historia. Una película de lucha, de huidas, de analfabetismo y de caciquismo. Una película de sufrimiento y mujeres. Así es La isla de las mentiras.

Basada en hechos reales, se toma la libertad de recurrir a teorías y leyendas sobre la isla Sálvora y el buque Santa Isabel hundido en aguas atlánticas en 1921. Comienza moviéndose de maravilla por el thriller pero no abandona el drama de las tres mujeres, con mensajes muy potentes. Destaca la interpretación de Nerea Barros que, con un aspecto rudo, nos transmite sus ansias de huida de un microcosmos asfixiante como resulta esa isla. Junto a ella, la ambientación, la fotografía y la banda sonora convierten la primera película de Paula Cons en el tipo de cine que ahora mismo necesita España.

Reportaje de La isla de las mentiras en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí