Christopher Carrier realizó en 2018 su segundo film, Jonas, una TV Movie de temática LGBTQ+. Por este título se alzó con el premio al mejor director en el Seoul International Drama Awards en 2019. El realizador ha estrenado previamente otro telefilme titulado “Le père” y, anteriormente, el cortometraje “Boys Band Theorie”. La película está protagonizada por Félix Maritaud, Nicolas Bauwens y Tommy-Lee Baïk. Se encuentra disponible en Netflix.



Jonas

Crítica de ‘Jonas’

Ficha Técnica

Título: Jonas
Título original: Jonas

Reparto:
Félix Maritaud (Jonas)
Nicolas Bauwens (Jonas adolescente)
Tommy-Lee Baïk (Nathan)
Aure Atika (Madre de Nathan)
Marie Denarnaud (Madre de Jonas)

Año: 2018
Duración: 82 min
País: Francia
Director: Christophe Charrier
Guion: Christophe Charrier
Fotografía: Pierre Baboin
Música: Alex Beaupain
Género: Drama
Distribuidora: Netflix

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘Jonas’

Sinopsis de ‘Jonas’

El pasado atormenta a Jonas, quien rememora su idilio adolescente con Nathan, un joven tan impulsivo y retorcido como irresistible. (NETFLIX).

Donde puedes ver la película



Jonas
Foto de Netflix

Sin complejidad

La atmósfera que cubre Jonas desde la primera secuencia es enigmática, sin embargo, no sabe mantener ese misterio a lo largo de toda la construcción narrativa de la historia. Christophe Charrier dibuja un protagonista en el que se va tejiendo una telaraña emocional interesante. Aun así, no termina de profundizar en ello y deja un retrato frío y superficial, aunque haya momentos con cierta sensibilidad. La forma de jugar con la nostalgia y la ternura del primer amor es un acierto en la línea narrativa que se crea, pero se echa en falta una mayor dosis de realismo y visceralidad. Por lo tanto, Charrier es correcto en la construcción del guion y cumple con ello, pero de una forma totalmente descafeinada, que podría terminar de desinflar al público tras su visionado.

Luego, la construcción de los personajes se realiza desde un prisma en el que no hay una gran complejidad de la exposición de la juventud y la homosexualidad en los años 90 y la actualidad. Pese a tener a su mano la exploración reflexiva de dichos momentos vitales, vuelve a quedarse en el camino y acaba por exponerla de una forma simplificada, por lo que se echa en falta más pasión. Es un texto demasiado falto de sentimiento y el problema es que se encuentra ante un film que tiene mucho que decir. Pese a ello, hay que destacar que la relación entre los personajes principales peca de idílica, pero cala en la audiencia. Prueba de ello, es el final tan abrupto en el que se entiende el concepto, pero no la ejecución, dada la implicación emocional que ponen previamente en estos personajes.

Perdidos en el tiempo

El papel de Félix Maritaud en Jonas es fundamental, dado que pese al reparto que lo forma, la mayor carga dramática cae sobre él. De esta manera, Maritaud saca partido a la expresividad no verbal, mostrando los claroscuros que recorren la naturaleza de su personaje. Además, tiene ese toque sórdido y de pena crónica en su forma de transmitir que dota a su personaje de unas aristas, que no son desarrolladas en el guion. Aun así, las condiciones del film no le permiten brillar, como si ha hecho en otros filmes como “Sauvage”. En cierta manera, puede llegar a recordar otras interpretaciones que ha realizado a lo largo de su carrera, por lo que da un resultado notable, pero no sobresaliente. Aunque es cierto que no tiene inconveniente en desnudarse ante su personaje emocionalmente.

Por otro lado, el elenco juvenil ofrece frescura al film. En concreto, Nicolas Bauwens tiene naturalidad ante la cámara, lo que crea un efecto hipnótico hacia el espectador. Además, sabe utilizar perfectamente la intensidad de la expresividad, lo que hace de él una de las mejores interpretaciones de la película. Sin embargo, no ocurre lo mismo con su partenaire. Lejos de obtener un trabajo confidente entre ambos, Tommy-Lee Baïk se queda a medio gas y ofrece un trabajo actoral que no termina de desarrollarse de una manera orgánica. Por lo cual, aunque hay cierta química entre ambos actores, la energía entre ellos no forma un combo espectacular, sino que se ve la diferencia entre los dos. Por último, destacar el gran trabajo de Aure Atika, que en apenas en unas escenas, muestra la evolución interpretativa en su personaje.

Foto de Netflix

El telefilme

Hay películas para televisión que se convierte en una exquisitez para el espectador, pero no es el caso de Jonas. La realización técnica sigue los patrones de los telefilmes, pero desde una dinámica que no tiene intención de innovar ni ofrecer un producto visualmente atractivo. Por lo cual, sigue una estructura excesivamente regular, lo que hace que no haya momentos que se sublimen en una emocionalidad visual ni auditiva. Los picos de acción se ven opacados por la excesiva heterogeneidad visual. La dirección fotográfica no comete ningún error y hay una calidad visual, pero no hay ni un ápice de creatividad en él, cumple con su trabajo y no va más allá. Al igual que la dirección artística, que no destaca de una manera excesiva y pierde fuelle según va transcurriendo el film.

Uno de los parámetros audiovisuales que sí destaca es el uso del color durante el film. Se puede ver una sensibilidad en la elección de la paleta visual y lo que transmite con ella al público. En cierta manera, es lo que levanta un poco el título frente a la normalidad del resto de elementos artísticos. Por otra parte, el montaje de la película sigue un sistema convencional, apoyado en flashbacks, que en ciertos momentos tiene un acabado notable, mientras que en otros no termina de encajar bien las piezas que tiene en su haber. Prueba de ello, es que no sabe finalizar el film de una manera elegante y lo hace abruptamente, lo que sorprende a los espectadores y puede dejarlos en cierta confusión. Por tanto, es un film que se deja ver, pero que no explota la potencia que tiene en su idea primigenia.

Jonas
Foto de Netflix

Conclusión

Jonas es un film que parte de una base interesante y con potencial, que acaba perdiendo fuelle en la construcción narrativa de su historia. El guion apuesta por quedarse en un plano superficial y no profundiza en líneas que hubieran sido un acierto explorar. A nivel interpretativo, destacan las interpretaciones de Nicolas Bauwens y Félix Maritaud, en especial Bauwens, que está maravilloso. La realización técnica es demasiado heterogénea y se echa en falta mayor intensidad artística y creativa, aunque la elección de color es sobresaliente. Un regreso al pasado, a través del trauma, que se queda a medio gas.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

9 COMENTARIOS

  1. Por primera vez en mi vida dejaré un comentario en una reseña, sólo porque la película vale la pena. Creo que es un film, qué ciertamente te deja con un final sumamente abierto, confuso y demasiado visceral, siendo muy crudo incluso, pero no hace menos qué la historia en sí es muy buena y que realmente logra capturar al espectador desde el inicio hasta el final. Es cierto que le hace falta más emoción y sentimiento en varias escenas, pero desde mi humilde opinión, es un film qué vale la pena ver y disfrutar, porque es una propuesta muy buena e interesante, desde el hecho qué termina de una manera apbruta y directa, dejando con muchas dudas al espectador, sin embargo es precisamente por eso, que les prometo que de salir una segunda parte, con mucho gusto y entusiasmo la vería, pues cerraría muchos ciclos qué quedaron inconclusos. Así que les invito a que la vean, quién no lo haya hecho y que disfrute de un film fuera de lo cotidiano, para mí, es una joya sin pulir, pero vamos, qué al final es realmente buena y se disfruta muchísimo.

  2. Ahora una reseña de quien hace la crítica:
    Diego Da Costa peca de soberbia al lanzar una crítica con palabras fastuosas que caen realmente en lo superfluo de una crítica cinematográfica de alguien que parece tener un parámetro en el que quiere que todas las películas cuadren, la película indaga más que nada en la complejidad emocional de Jonas, creo que estás buscando meterla en un zapato en el que no calza, ¿un misterio que no logra sostener durante la película? ¿Falta de emoción que no atrapan a la audiencia? ¿Hablas de ti como una audiencia o de un público general que lo vea con ojos de espectador? Tu crítica es súper cuadrada, cero reflexiva, de alguien que vio “Persona” una vez y piensa que los elementos son materia de carácter para realizar una película de tintes psicológicos; recuerda que la materia artística no se hace con manuales de receta, cada uno encuentra su manera de contar una historia y su propia verosimilitud. La película no es la joya del siglo XXI, pero cumple en su función de narrar la historia de un personaje que no ha podido seguir adelante por una tragedia ocurrida en la adolescencia con su primer amor al que todavía tiene la esperanza de saber algo de él, por lo que he leído eso queda bastante claro, aun un sabor agridulce en todos los que la hemos visto y nos concierne más los temas de los que habla, es penoso ver que alguien quiere sobresalir de ello con una crítica superflua de una película que vio con ojos de juez.

    • Super de acuerdo contigo Diego, ésta crítica fue más personal qué objetiva, se enfocó más en dar su opinión negativa qué una crítica en sí. En todo momento se nota su desdén por la película, como sí fuera a fuerzas tener que hablar de ella, resaltando cosas negativas qué tienen cero relevancia en la historia de la película, y está claro que no será la película del siglo, pero no se puede negar qué sí cumple con satisfacer y entretener a la audiencia, además de resaltar las actuaciones de Tommy Lee y Félix Maritaud. Me alegra qué alguien más piense igual! En lo personal, espero qué puedan hacer una segunda parte, por lo menos para dar un mejor final, pulir un poco aquello qué nos dejó en duda, tal vez, esperemos qué sí. Skype: osvaldo_jlm

      • Buenas tardes Osvaldo,

        Igual que he respondido a Diego Alejandro, también aprovecho para responderte a ti. Jamás trato a ninguna película con desdén ni la veo forzado, porque creo que cada película tiene un largo proceso de realización y un esfuerzo laboral grande. Partiendo de esta fase, yo, desde mi humilde opinión, trato de analizarla de una forma neutral. Aun así, al ser una crítica firmada por mí, es lógico que haya elementos subjetivos, gracias a la propia emoción del cine. Lo primero que nos enseñan en periodismo es que es imposible ser neutral, porque cada persona tiene su propio bagaje. Yo la película y vuestras opiniones las trato con respeto y creo que son igual de válidas. Es la diversidad y la libertad de opinión, me alegra mucho poder mantener un debate, pero pediría que se tratase con el mismo respeto con el que yo lo hago. Un saludo y gracias por visitar la web.

    • Buenas tardes Diego Alejandro,

      Respeto tu opinión sobre la película y, al contrario, jamás busco ir hacia lo negativo cuando realizo alguna crítica. Es más, gracias a la película ‘Sauvage’, en la que sale el actor protagonista, y que me pareció un descubrimiento, me interesé por este film. En la crítica dejo claro que hay una premisa interesante, hay una idea potente, pero que, para mí, no termina de funcionar. Una crítica cinematográfica se basa en muchos criterios, tanto académicos como personales, porque para eso es una crítica. Sin embargo, siempre intento remarcar lo positivo y cuando pongo cosas a mejorar jamás uso descalificativos o palabras hirientes. “Un misterio que no logra sostener durante la película”, por ejemplo, no hay ninguna utilización del lenguaje inapropiado. Al igual que yo respeto vuestras opiniones, creo que no es necesario utilizar adjetivos como “soberbio” o dar por sentado que vi la película con “ojos de juez”. Siempre estoy encantado de mantener un debate y, jamás, espero que todo el mundo esté de acuerdo conmigo. Una crítica es algo personal, la visión del que la ve y es tan respetable como las vuestras. Por lo cual, espero que respetéis mi opinión, como yo lo he hecho con vosotros, no hay nada más enriquecedor como la diversidad de opinión. Una película puede llegarte o no y ahí está lo bonito del cine. Un saludo y gracias por visitar la web.

  3. Esta crítica es un claro ejemplo de buscarle la quinta pata al gato. La idea es criticar. Por criticar. Bastante absurda la crítica. La película es muy buena.

    • Hola Leo,

      Voy a responderte lo mismo que he respondido a otros comentarios, porque creo que ya lo he explicado varias veces y no voy a repetirme. Respeto tu opinión sobre la película y, al contrario, jamás busco ir hacia lo negativo cuando realizo alguna crítica. Es más, gracias a la película ‘Sauvage’, en la que sale el actor protagonista, y que me pareció un descubrimiento, me interesé por este film. En la crítica dejo claro que hay una premisa interesante, hay una idea potente, pero que, para mí, no termina de funcionar. Una crítica cinematográfica se basa en muchos criterios, tanto académicos como personales, porque para eso es una crítica. Sin embargo, siempre intento remarcar lo positivo y cuando pongo cosas a mejorar jamás uso descalificativos o palabras hirientes. «Un misterio que no logra sostener durante la película», por ejemplo, no hay ninguna utilización del lenguaje inapropiado. Al igual que yo respeto vuestras opiniones, creo que no es necesario utilizar adjetivos como «absurdo» o dar por sentado que vi la película con «buscarle la quinta pata al gato». Siempre estoy encantado de mantener un debate y, jamás, espero que todo el mundo esté de acuerdo conmigo. Una crítica es algo personal, la visión del que la ve y es tan respetable como las vuestras. Por lo cual, espero que respetéis mi opinión, como yo lo he hecho con vosotros, no hay nada más enriquecedor como la diversidad de opinión. Una película puede llegarte o no y ahí está lo bonito del cine. Un saludo y gracias por visitar la web.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí