Manolo Caro (“La vida inmoral de la pareja ideal“, “Elvira, te daría mi vida pero la estoy usando“, “No sé si cortarme las venas o dejármelas largas“), llega a Netflix con La Casa de las Flores, una comedia dramática de humor negro que hace una intervención de la fórmula básica del melodrama televisivo y la transforma, colocándola en esta forma de narrativa serial que hoy en día ha logrado muchísimo éxito a nivel internacional. Estreno en la plataforma Netflix el 10 de Agosto.



La Casa de las flores

Crítica de la La Casa de las Flores

Ficha Técnica

Título: La casa de las flores
Título original: La casa de las flores

Reparto:
Verónica Castro (Virginia)
Cecilia Suárez (Paulina)
Aislinn Derbez (Elena)
Darío Yazbek Bernal (Diego)
Arturo Ríos
Paco León (José María)
Juan Pablo Medina

Año: 2018
Duración:
País: México
Director: Manolo Caro
Guion: Manolo Caro
Fotografía: Pedro Gómez Millán
Música: Lynn Fainchtein
Género: Comedia
Distribuidor: Netflix

Traíler

Vídeo especial 

Sinopsis

La Casa de las Flores se desenvuelve en una floristería familiar supuestamente idílica y exitosa llena de secretos. Tras revelarse la muerte de su amante, el padre de la familia decide reunir a todos sus hijos bajo el mismo techo para que convivan junto a él y su actual esposa que desconocían de su existencia. La serie explora la necesidad de proteger y perdonar a los seres queridos, sin importar lo incómodo que pueda llegar a ser.



Manolo Caro y Verónica Castro un tándem perfecto

La Casa de las Flores es eso, un melodrama clásico revisitado; lleno de secretos, traiciones, vicio, intriga, pasión y sexo… con giros que van permeando en el ánimo del público para comprometerse y gozar con los personajes aunque se sepa con certeza que se trata de ficción pura.

Manolo Caro, quien ha demostrado su predilección por el género de la comedia negra y actual, primordialmente enfocada a un público de adultos jóvenes, pone sobre la mesa la vida de esta singular familia presidida por la figura imponente de una matriarca que maneja la melena y las pestañas de cualquier protagonista telenovelera de la época dorada de la televisión.

Y no podría ser menos, si la protagonista central es Verónica Castro quien sigue siendo un potente imán para engancharse a cualquier cosa en la que ella aparezca.

Verónica, quien tras de haber dado un sinfín de éxitos a la telenovela mexicana había permanecido alejada del medio, regresa en el papel de Virginia, la madre de familia omnipresente, llena de secretos y ambiciones y con un peculiar concepto de ese sueño familiar que tanto se ha esforzado en consolidar. Virginia ha creado una imagen como empresaria y madre de familia de altos vuelos; su florería y su familia perfecta son su creación más ambiciosa.

De que va

Virginia vive y respira para mantener ese duro nivel de status quo ante los escrutadores ojos de la opinión pública. Lejos está de imaginar lo que la vida le va a poner enfrente justo el día de una magnífica fiesta de cumpleaños que ofrece a su marido, Ernesto.

Ese día es el principio de toda la historia, en la que la hasta entonces desconocida amante de Ernesto: Roberta Sánchez,  hace una aparición estelar en la vida de la familia.

Caro y su equipo de escritores tienden sus líneas en torno a la figura de la madre y la florería y van enredando la trama para que todos se vean implicados en los problemas.

Virginia tiene tres hijos: Paulina (Cecilia Suárez) Helena (Aislinn Derbez) y Julián (Darío Yazbek Bernal) y como es de suponerse, cada uno de ellos dista enormemente de ser el perfecto ejemplar familiar que Virginia ha fabricado para que lo lleven a cabo.

Paulina está divorciada y tiene un hijo: Bruno. (Cecilia Suárez está exquisita en ese papel.) Helena vive en Nueva York y tiene una relación interracial y Julián… bueno él tiene algunos secretitos sobre su vida sexual.

Episodios concisos donde la acción no para nunca

Con esta arena, Caro desarrolla episodios concisos (alrededor de media hora cada uno) en los que la acción no para nunca, el tinte de la trama va desarrollándose en los diversos tonos de un dramedy intenso, no exento de tintes de melodrama, thriller y hasta policiaco. Los personajes siguen un desarrollo orgánico; no se encasillan en estereotipos y siguen caminos mucho más libres (y audaces) que lo que hubiéramos soñado ver dentro de una historia tradicional en la televisión abierta.

Ahí también hay que reconocer que la influencia de los sistemas streaming ha sido vital y definitiva para que el público aprenda a disfrutar de una variedad mucho más rica y matizada de contenidos y de historias; donde no simplemente se transite del blanco al negro, sino que en medio se incluyan un sinfín de matices dramáticos, de situaciones, de relaciones y de gramáticas para desarrollar argumentos.

Conclusión

Sí es cierto que no todos los capítulos de la temporada son uniformes, algunos (3) bajan un poco, eso seguramente se puede atribuir a múltiples causas, pero la dirección y las actuaciones sacan muy bien adelante el trabajo.

Por todo eso, La Casa de las Flores deberá marcar un punto dentro de las producciones hechas en México para una plataforma como Netflix.

Lo que sí es cierto es que, entre tantas cosas como suceden en esta temporada, los trece capítulos se van más rápido que lo que tarda en secarse un arreglo de flores.

CALIFICACIÓN: 8,5/10

Nuestra valoración
Valoración de nuestros lectores
[Total: 17 Media: 2.8]

Comunicólogo, fan del cine y la TV, escritor de telenovelas y otros programas y comentarista de entretenimiento desde hace… varios años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here