Crítica de “La casa del reloj en la pared” | Fantasía gótica familiar de Eli Roth

La casa del reloj en la pared (“The House with a Clock in its Walls“) es el título de la novela de John Bellairs publicada en 1973 con la que Eli Roth se pasa al cine familiar. Tras labrarse una carrera consagrada al terror y al gore, el director de “Hostel” firma una película producida por Amblin Entertainment en la que Jack Black (“Jumanji: Bienvenidos a la jungla“) y Cate Blanchett (“Ocean’s 8“) ejercen de mentores de un niño (Owen Baccaro) que descubre un mundo mágico entre las paredes de su misterioso nuevo hogar. Esta aventura fantástica que remite al cine juvenil de los 80 y 90 llega a los cines españoles el próximo 11 de octubre.



La casa del reloj en la pared

Crítica de La casa del reloj en la pared

Ficha Técnica

Título: La casa del reloj en la pared
Título original: The House With a Clock in its Walls

Reparto:
Owen Vaccaro (Lewis Barnavelt)
Jack Black (Jonathan Barnavelt)
Cate Blanchett (Florence Zimmerman)
Kyle MacLachlan (Isaac Izard)
Colleen Camp (Mrs. Hanchett)
Renée Elise Goldsberry (Selena Izard)
Sunny Suljic (Tarby Corrigan)
Ricky Muse (Conductor de autobús)
Braxton Bjerken (Woody Mingo)
Perla Middleton (madre / maestra)
Charles Green (Soda Jerk)
Demetri Landell (Peatón adolescente)
Alli Beckman (Asistente de Magos)
Van Marten (Persona del pueblo)
Aaron Beelner (Payaso automático)

Año: 2018
Duración: 104 min.
País: Estados Unidos
Director: Eli Roth
Guion: Eric Kripke (Novela: John Bellairs)
Fotografía: Rogier Stoffers
Música: Nathan Barr
Género: Fantástico. Familiar
Distribuidor:  Entertainment One Films Spain

Filmaffinity

IMDB

Tráiler

Donde comprar la novela

Oferta
La casa del reloj en la pared (Los casos de Lewis Barnavelt 1)
  • John Bellairs
  • Editor: ALFAGUARA
  • Edición no. 1 (09/06/2018)
  • Tapa dura: 256 páginas
La casa del reloj en la pared (Los casos de Lewis Barnavelt 1)
  • John Bellairs
  • ALFAGUARA INFANTILES Y JUVENILES
  • Versión Kindle
  • Español

Sinopsis

La casa del reloj en la pared cuenta la historia de Lewis (Owen Vaccaro), un niño de 10 años que se va a vivir con su tío Jonathan (Jack Black) a una antigua mansión que esconde un misterioso “tic tac” en su interior. Pero la tranquila vida de su nueva ciudad oculta un mundo secreto de magos y brujas en el que, accidentalmente, Lewis despertará a los Muertos. (Entertainment One Films Spain)



El sello Amblin

No puede haber mejor logo para la productora Amblin Entertainment que la icónica imagen de Elliot y E.T. surcando los cielos en la bicicleta. Porque ese momento es sinónimo de aventura, fantasía, imaginación y juventud, elementos que se pueden encontrar en el grueso títulos de la compañía fundada por Steven Spielberg, como “Los Goonies” (1985), “Regreso al futuro” (1985), “Parque Jurásico” (1993), “Casper” (1995), “Monster House” (2006), “Las aventuras de Tintín” (2011) o la reciente “Ready Player One” (2018).

La casa del reloj en la pared 

La casa del reloj en la pared es la nueva aventura juvenil con el sello Amblin, el salto a la gran pantalla de la novela homónima de John Bellairs, autor que se especializó en la literatura gótica juvenil.

Nostalgia libre de guiños

Afortunadamente, no nos encontramos ante el enésimo intento de lanzar una franquicia cinematográfica basada en una saga literaria juvenil; esa moda ya pasó por acumulación de fracasos. En cambio, La casa del reloj en la pared se enmarca dentro de esa nueva tendencia de revalorizar el cine de los 80 y 90, pero no a base de acumular guiños, homenajes y referencias a películas míticas; lo que adopta como propio de aquel cine es el sentido del espectáculo dirigido a toda la familia que no renuncia al terror ni a temas dramáticos por miedo a que los niños no vayan a pegar ojo por la noche.

La casa del reloj en la pared

La larga experiencia de su director, Eli Roth, en el cine de terror más gore y explícito (“Cabin Fever”, “Hostel”, “Green Inferno”…) confiere a la película de un toque macabro que le sienta francamente bien.

Cate y Jack la extraña pareja

Aunque la trama de la película no sea tan original como el planteamiento del misterio sugiere, los referentes que van surgiendo a lo largo del metraje son buenos: un poco del toque mágico de Harry Potter, otro tanto la ingenua picaresca de “Matilda” (1996), la elegante, gótica y detallista dirección artística de “Una serie de catastróficas desdichas de Lemony Snicket”, el vínculo de admiración mutua entre profesor y aprendiz de Steven Universe

La casa del reloj en la pared

Jack Black y Cate Blanchett conforman una extraña pero efectiva pareja de mentores; él se está especializando en este tipo de cine fantástico y familiar que cada vez se le da mejor, y ella, en fin, transmite misterio, fortaleza, sentimiento maternal y tristeza como ella sabe hacer tan bien. Ambos amparan al joven protagonista, Owen Vaccaro, tan tierno como entrañable, pero cabe señalar también lo bueno que es Sunny Suljic, visto en “El sacrificio de un ciervo sagrado” (2017), que aquí da vida al amigo interesado de turno.

Conclusión

No tengo sobrinos, pero si los tuviese, les llevaría al cine a ver La casa del reloj en la pared sin lugar a dudas. Es una película para todos los públicos que no subestima a las familias ni a los niños. Es cine de palomitas y refresco altamente disfrutable que además reivindica las familias no convencionales y la extravagancia como modo de vida.

Le falta un poco más de personalidad para trascender y convertirse en un referente del género, pero como experiencia fílmica de espíritu añejo resulta curiosa e insólita… aunque no termine de aprovechar el inquietante y molesto tic-tac de los relojes que habitan en la casa encantada en la que se ambienta la historia.

CALIFICACIÓN: 6,5/10

Nuestra puntuación
Puntuación de los usuarios
[Total: 0 Average: 0]

Comunicólogo cinematográfico que salió de Tenerife para estudiar comunicación en Salamanca y cine en Córdoba,  actualmente afincado en Lisboa, ciudad de la luz, donde afortunadamente solo se doblan las películas infantiles. Devora cine pero ve series a su ritmo, no al que le marca el mundo. No le hace ascos a ningún género, aunque reconoce que los mafiosos le dan un poco de pereza si no salen del cine de James Gray. Una vez persiguió en enjambre a Isabelle Huppert por una exposición fotográfica sobre ella. Siendo el otro fanboy desde el 2007.

Jorge Blanch

Comunicólogo cinematográfico que salió de Tenerife para estudiar comunicación en Salamanca y cine en Córdoba,  actualmente afincado en Lisboa, ciudad de la luz, donde afortunadamente solo se doblan las películas infantiles. Devora cine pero ve series a su ritmo, no al que le marca el mundo. No le hace ascos a ningún género, aunque reconoce que los mafiosos le dan un poco de pereza si no salen del cine de James Gray. Una vez persiguió en enjambre a Isabelle Huppert por una exposición fotográfica sobre ella. Siendo el otro fanboy desde el 2007.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *