Jayro Bustamante (Temblores, Ixcanul) escribe y dirige La llorona (2019), una versión guatemalteca del mito de La llorona, una mujer que pena por la muerte de sus hijos, arrepentida después de haber acabado con sus vidas. El guatemalteco centra la historia en su país natal, donde un general del ejército está siendo juzgado por genocidio contra el pueblo maya Ixil. Tras ser exonerado, una misteriosa mujer entra a trabajar a su casa. Su estreno en España está preparado para el 13 de noviembre.



La llorona

Crítica de ‘La Llorona’

Ficha Técnica

Título: La Llorona
Título original: La Llorona

Reparto:
María Mercedes Coroy (Alma)
Sabrina de la Hoz (Natalia)
Margarita Kénefic (Carmen)
Julio Díaz (Enrique)
María Telón (Valeriana)
Juan Pablo Olyslager (Letona)

Año: 2019
Duración: 97 min.
País: Guatemala
Dirección: Jayro Bustamante
Guion: Jayro Bustamante
Música: Pascual Reyes
Fotografía: Nicolas Wong
Productora: La Casa de Producción / Les Films du Volcan
Género: Terror. Drama
Distribuidora: Atera Films

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘La Llorona’

Vídeo oficial de ‘La llorona’

Sinopsis de ‘La Llorona

Con las palabras «si llorás, te mataré» resonando en sus oídos, Alma y sus hijos son asesinados en el conflicto armado de Guatemala. Treinta años después, se abre una causa penal contra Enrique, un general retirado que supervisó el genocidio. Pero el juicio es declarado nulo y él es absuelto, y el espíritu de La Llorona se libera para vagar por el mundo como un alma perdida entre los vivos. Por las noches, Enrique comienza a escucharla llorar. Su esposa e hijo creen que está sufriendo accesos de demencia relacionados con el Alzheimer. No sospechan que su nueva ama de llaves, Alma, está allí para infligir la venganza que no logró el juicio. (Atera Films)



La llorona de los cafetales

Jayro Bustamante reinventa el ya famoso mito de La llorona. Tras haber encontrado múltiples versiones de la idea original, especialmente importante en México y Centroamérica, la historia de Bustamante profundiza y humaniza la inicial, cabalgando entre la leyenda y la realidad. En Latinoamérica es muy significativo este mito: supone una expresión de dolor que se lleva a muchos otros aspectos de la cultura y tradición latinoamericana en las que la mujer (y, por ende, madre) sufre por las acciones de sus hijos (el género humano como sociedad) que tienen terribles consecuencias para todos.

Jayro Bustamante encamina por esta senda su llorona. Y se adapta a la perfección a la historia, en la que un general sin escrúpulos fue responsable de la muerte y desaparición de miles de nativos mayas, los Ixil, oriundos del norte de Guatemala y sur de México, con el objetivo de expropiar sus tierras ricas en petróleo.

Asimismo, el tema de la película “La llorona de los cafetales” es también una reinterpretación de La llorona. Si bien esta canción se ha convertido en un elemento popular de la cultura mexicana y existen múltiples versiones de ella, la de Chavela Vargas es la más conocida. Para que pudiera entenderse conforme a la película de Bustamante, la canción fue también adaptada (interpretada por Gaby Moreno) y muestra otra vez el papel de La llorona, el pueblo asesinado, los indígenas y su tierra, y la tradición: “Todos lloraban, tu tierra, Llorona, tu tierra ensangrentada […] Sollozos de un pueblo herido, Llorona, y de su voz silenciada“.

La llorona
© La Casa de Producción

Realidad y mito

Por tanto, en la cinta la realidad y la leyenda se entremezclan, y se acepta lo etéreo por parte de los personajes (hay mucha simbología presente también). Gracias a la combinación de lo material y lo inmaterial, el conflicto queda resuelto. Están muy presentes las costumbres y hábitos de la población indígena: sus trajes, su lengua, sus creencias, todo ello se defiende y se perpetúa. Coexisten los mestizos y la casta descendiente de los criollos con poder político y económico con los indígenas que han sido y son asesinados y destinados a servir a sus patrones.

Del exterminio de estas etnias es de donde precisamente nace el conflicto de la Llorona de Jayro Bustamante. La película se vale de los hechos acaecidos durante la dictadura y el genocidio que perpetró el Estado de Guatemala con su población, conjugándose el terror y el thriller en esta película de manera muy muy conseguida.

La llorona
© La Casa de Producción

Thriller o terror

La llorona comienza siendo un thriller, inquietante, desde luego. Desde el inicio se cuidan muchísimo los planos (una cinta que destaca por su fotografía, por ejemplo), el uso de la cámara, con movimientos de delante hacia atrás y mostrándonos planos cada vez más generales desde lo particular. A veces ni siquiera sabemos qué está sucediendo o dónde se encuentran los personajes. Eso hace que nos metamos más en la película y que nos mantenga tensionados, sin saber qué va a suceder, porque en ocasiones se nos muestra solo una parte de las escenas. Se nota, por tanto, el esmero que se le ha querido poner visualmente.

A pesar de iniciar como un thriller, La llorona se vuelve una película de terror, aunque no al uso. Por esto, La llorona tiene doble mérito. Trabaja con un tema muy manido, es inquietante sin necesitar recurrir a sustos indiscriminados y, además, el contexto es político. De hecho, hace que te preguntas qué da más miedo, si la leyenda de La llorona o la dictadura y las masacres y sometimientos vividos por las poblaciones y pueblos indígenas de América.

Los personajes están magníficamente interpretados: Alma, Llorona (María Mercedes Coroy), Valeriana (María Telón), Enrique Monteverde (Julio Diaz), Natalia Monteverde (Sabrina de la Hoz), Carmen Monteverde (Margarita Kenéfic). La presencia de la mujer resulta imprescindible para la historia: desde la propia Llorona, la abuela, la madre, la hija (como última generación) y la mujer indígena que lleva sirviendo toda su vida a la misma familia. La mujer es el alma doliente de la familia, sostén de la misma, recluida en su soledad y relegada a un papel pasivo. Si bien, se transforma en todo lo contrario, acabando con la demonización de la mujer, de nuevo, empezando por la propia Llorona.

La Casa de Producción
© La Casa de Producción

Conclusiones de ‘La llorona’

La llorona es un reinvención del mito en el que leyenda y realidad se combinan de forma perfecta para contar y explicar esta historia. Del mismo modo se mueve entre el thriller y el género de terror, sin poder esperarse una película de sobresaltos, demonios o fantasmas. Al contrario, resulta inquietante y perversa gracias a la historia del general Enrique Monteverde, de su familia y de esta particular Llorona. Todos los personajes están muy bien interpretados, convirtiéndose en esencia de la historia los femeninos. Es una película para disfrutar del trasfondo político y social que hay detrás de ella, dejándote llevar también por la perturbación de La llorona, la mujer doliente por antonomasia.

Reportaje de La llorona en Días de Cine TVE

Este artículo también se puede leer en Fancine Jurásico

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí