La marca del demonio (2019), o como a mí me gusta llamarla Eduardo no riega y menos con marca blanca, es una anodina cinta de supuesto terror, de nacionalidad mexicana, dirigida por Diego Cohen.

Producida por Hakuhn/Corazón Films y estrenada en salas mexicanas en enero de 2020, la cinta, que no pasó por los cines, al menos españoles, fue adquirida por la plataforma de streaming Netflix para su distribución exclusiva mundial el 27 de marzo de 2020.

Con el reclamo de Eduardo Noriega como protagonista, pero con un guion que parece escrito por Ed Wood en sus peores momentos y una falta considerable de medios, nos llega esta película que no seré yo, que no estoy libre de pecado quien tire la primera piedra (en esta introducción) y menos como está el patio para el género.



La marca del demonio

Crítica de ‘La marca del demonio’

Ficha Técnica

Título: La marca del demonio
Título original: La marca del demonio

Reparto:
Lumi Cavazos (Cecilia de la Cueva)
Eduardo Noriega (Tomás)
Nicolasa Ortíz Monasterio (Fernanda de la Cueva)
Jorge Adrián Espíndola (Jorge)
Omar Fierro (Luis Miranda)

Año: 2019
Duración: 105 min
País: México
Director: Diego Cohen
Guion: Rubén Escalante Méndez
Fotografía: Aram Díaz
Música: Graham Plowman
Género: Terror
Distribuidora: Netflix

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘La marca del demonio’

Sinopsis de ‘La marca del demonio’

La marca del demonio no empieza mal, relatando en el ambiente rural mexicano, el exorcismo de un niño pequeño por un sacerdote de edad. Este rito acaba con la supuesta muerte del niño.

Treinta años después y debido a un maldito libro similar al Necronomicón (libro ficticio escrito por H.P.Lovecraft, que les sonará a todos los aficionados al cine de terror), la hija mayor de la familia De la Cueva (una familia adinerada), comienza a presentar síntomas propios de una posesión.

Tras varios médicos que le descartan cualquier enfermedad o afección (¿les suena?), la hermana menor acude al Padre Tomás (Eduardo Noriega), un sacerdote yonqui que junto a la ayuda de un joven, recién sacado del casting de Pasión de Gavilanes y el cual lucha contra los demonios ajenos y los suyos propios (literalmente), se convertirán en el dúo dinámico en el exorcismo que se avecina.

Donde puedes ver la película



La marca del demonio
Foto de Netflix

La familia De la Cueva

Ya he comentado que la película comienza bien y no me arrepiento. El breve exorcismo del niño, que supuestamente muere durante el exorcismo del anciano sacerdote y el carácter rural del ambiente, llevan a pensar en una cinta de terror tolerable.

Pero claro amigos, pasan 30 años y eso en el cine es un mundo.

La familia De la Cueva y el acoplado es para revertir La marca del demonio en cualquier marca blanca de cualquier gran superficie, ojo, que yo compro marcas blancas, pero sabiéndolo.

La madre (filóloga en lenguas muertas) se lleva a su casa un libro de la Prehistoria como si llevara una compresa para el camino, el padre que será rico, porque solo le preocupan sus puñeteros puzzles, para dejarlo media hora en manos de Jigsaw y el novio de la hija mayor, para incorporarlo sin casting siquiera al reparto de Torrente 6.

La hermana mayor (la futura posesa), más calentita que la lengua de una suegra y con los padres y la hermana a dos metros de ellos y bella, muy bella, eso sí. La hermana menor (que parecía la más cuerda) no se le ocurre otra cosa que leer el famoso librito delante de la hermana mayor y el idiotizado del novio. Ojo que hay susto y fuerte con la ventana, yo no he dicho nada.

Foto de Netflix

El dúo dinámico

El Padre Tomás (Eduardo Noriega), dando ejemplo, se pega un chute con sotana y todo antes que cante el gallo (olvidemos lo de me negarás tres veces porque no le da tiempo ni a la primera). Y querido, aunque adoptes y seas un poco corporativista no pasa nada, porque vaya el cuadro del anciano sacerdote.

Karl (el ayudante del cura), ya lo descubrirán, el medio ángel y medio demonio, camello oficial del Padre Tomás y con más peligro que un buitre en un Tanatorio. De vez en cuando se acuerda de su amigo el Dr. Hannibal Lecter y se le enciende una luz en el pecho, como a Papá Noel.

La marca del demonio
Foto de Netflix

Eduardo Noriega

Hombre Eduardo, Padre Tomás perdón, entiendo que habrá actores españoles que no lleguen a final de mes y muchos, pero no creo que sea tu caso.

¿Cómo se te ocurre meterte en este charco, querido?. Que has hecho hasta varias películas en Hollywood, ¿Ya se te olvidó Tesis (1996), Abre los ojos (1997) o la incluso más reciente e infravalorada El mal ajeno (2010)?. En caso de apuro, una llamadita a Arnold y no problem amigo.

Mal Eduardo, mal en La marca del demonio ni transmites veracidad ni aportas un mínimo de rigor ni siquiera el zopenco del novio de la posesa creo que se crea que eres cura. En fin, que vienes de hacer el golfo con De la Iglesia y con un éxito rotundo y ahora esto, vaya con el confirming de Netflix. Te seguiremos siguiendo, pero sin sotana por favor.

Foto de Netflix

El exorcista jefe

Voy a ser breve, muy breve, el director (Diego Cohen), ya no tan joven. No he visto ninguna de tus pocas películas desde el 2010 que creo empezaste, sino me equivoco. Tengo muchas ganar de ver y de hecho la voy a ver porque me han hablado bien de ella, Romina (2018), tu anterior experiencia con Netflix.

Ahora bien y lo voy a pasar a la conclusión para no machacarte más de la cuenta en tu pequeño apartado, entiendo que el guion es de Almodóvar cuando Almodóvar era Almodóvar, pero Pedro hacía drama, comedia, tragicomedia y no películas de terror, algunas vinieron después, pero eso sería ya otra historia.

La dirección de actores no es que sea mala, es que no existe. En los pretendidos sustos has colocado la cámara justo en el lado opuesto que debieras haberlo hecho y hoy en día asustar al personal con unas lentillas negras y una muchacha suspendida en el aire sin que se vea ni siquiera que de verdad no está atada a algo, como que no, querido. De las supuestas peleas con ese efecto ralentizador en algunos casos, mejor miro para otro lado porque son de vergüenza ajena.

Cuando vea Romina (2018), que te prometo veré, sabré si eres o no un director a seguir.

La marca del demonio
Foto de Netflix

Conclusión

La marca del demonio, tediosa película, se hace casi imposible empatizar con algún personaje, lo que quiere decir que te da lo mismo como lo mismo te da, lo que les pase a cualquiera de ellos.

La trama es canalla, las actuaciones de cárcel y aparte deja al aire un montón de incertidumbres que lo peor es que al espectador ni le importan lo más mínimo.

Que bebe de todas y cada una de las cintas de posesiones es latente, lo malo es que bebe y se emborracha en el camino de clichés absurdos y sin sentido. Los efectos visuales hacen obras maestras las cintas de The Asylum y meter el tema gore es ya rematar el cuadro, cuando sabes que no lo va a ver ni el que le pone la alcayata.

Pero, para Netflixnianos y acoplados, algo bueno; Es corta, es fea y es barata. Como saben los que me siguen habitualmente no la voy a desancosejar, tampoco a aconsejar, la libertad radica en ser dueño de nuestras propias decisiones.

Enhorabuena y Bienvenidos al Espectáculo

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

8 COMENTARIOS

  1. Película o más bien churro sin azúcar, preparado con aceite quemado, mas amargo que dulce, sin tener realmente nada de sabor. Me abstendría de opinar, pero opino porque no quiero que nadie la vea y se vaya a suicidar del coraje o se le vayan a morir las neuronas de tanto enredo lleno de nudos que aparecen sin razón y que anudan cosas que no te interesa descubrir porque seguro son peor que basura. Solicito que los pocos minutos de vida que invertí haciendo el favor de verla, me sean regresados en el cielo cuando muera ???????

  2. Pues sinceramente, como creo que escribe usted mejor que yo y opinamos parecido, le animo a unirse al grupo. Gracias y espero que siga leyéndonos. Miguel.

  3. Habia tenido una buena maraton de netflix el dia de hoy vi tres peliculas que me gustaron mucho. Y guarde esta para el final. Por que hacia tiempo que no veia una pelicula de terror. Y los avances parecian buenos. Pero me equivoque. Solo la termine de ver por Eduardo Noriega. Me parece que tuvieron una buena intension cuando se les ocurrio la idea de esta pelicula. Pero tuvieron una mala direccion y un mal guion. sin contar las pesimas actuaciones que se vieron, Eduardo Noriega en mi opinion es el unico que por ahi salva la pelicula. Por que en mi caso continue con la pelicula solo para verlo actuar a el y no por la historia. Los demas pesimos (bueno, no podian tampoco hacer un gran trabajo con el terrible guion que tenian) pero el peor de todos es el rubio sobreactuado que era una especie de salomon kane mexicano. Esta pelicula era mas ciencia ficcion que terror. Repito tuvieron una buena idea, Pero no la trabajaron bien. Solo por eso no le doy 0 puntos. Porque fue una buena iniciativa. Pero mal ejecutada. Con un mejor guion, direccion y un mejor enfoque, Pudieron hacer hasta una saga de las aventuras de estos dos exorcistas. No le doy el pulgar arriba ni el pulgar abajo. En conclucion es interesante experimento pero hay que seguir trabajando para lograr un buen resultado .

  4. Me parece que tras esta crítica no la veré, pese a que me llamaba inicialmente…

    Una detalle para que no despiste “libro similar al Necronomicón (libro ficticio escrito por H.P.Lovecraft, que les sonará a todos los aficionados al cine de terror)”. El Necronomicón aparece en los relatos de Howard Phillips Lovecraft solamente, no lo ha escrito él, de hecho indica siempre que lo escribe un personaje inventado al que se refiere como “el árabe loco Abdul Alhazred

  5. Estimado lector, el Necronomicón se mencionó por primera vez en el cuento de H.P. Lovecraft llamado La ciudad sin nombre (1921), donde ya se indica que su autor fue el árabe loco que usted indica Abdul Alhazred, que no es más que un seudónimo empleado por Lovecraft desde su infancia. Según cuentan inspirado en la lectura de Las Mil y una noches.
    Tras su muerte se publicó el libro Una historia del Necronomicón (1938) donde escribió una breve nota sobre la autoría del libro, nombrando a Alhazred (= el que lo ha leído todo) y a otro erudito iraní.
    Pienso sinceramente que fue una invención de Lovecraft para intentar darle más verosimilitud al libro, pero en ningún momento pongo en duda su afirmación.
    Le agradezco que nos lea y le animaría a ver la cinta, más aún si decía usted que le llamaba inicialmente la atención, solo puede perder 80 y tantos minutos (quizás solo por los 5 minutos iniciales merezca la pena visionar la película). Gracias de nuevo por leernos. Miguel.

  6. Me quedo sin palabras.Yo creo q sea dicho “todo” lo que se podia decir.Un quiero y no llego…Me recuerda mi juventud cuando el dia de Año Nuevo despues de Nochevieja veia los saltos de esqui.Estabas delante de la tv,pero tu ausente…no te engancha.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí