Uno de los grandes clásicos del cine de terror es La matanza de Texas, dirigida por Tobe Hooper. El film de 1974 fue muy polémica en su momento por la violencia explícita que se muestran en sus escenas. Desde su estreno, ha obtenido un gran éxito que ha convertido al film en el comienzo de una de las sagas con más notoriedad en la industria cinematográfica. Por otro lado, la franquicia de películas cuenta en su haber con un total de ocho largometrajes, incluyendo esta primera cinta. Su fecha de estreno en España fue el 30 de marzo de 1977.



La matanza de Texas

Crítica de ‘La matanza de Texas’

Ficha Técnica

Título: La matanza de Texas
Título original: The Texas Chainsaw Massacre

Reparto:
Gunnar Hansen (Leatherface)
Marilyn Burns (Sally)
Allen Danziger (Jerry)
Paul A. Partain (Franklin)
William Vail (Kirk)

Año: 1974
Duración: 83 min
País: Estados Unidos
Dirección: Tobe Hooper
Guion: Tobe Hooper y Kim Henkel
Música: Tobe Hooper y Wayne Bell
Fotografía: Daniel Pearl
Género: Terror
Distribución: Filmin

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘La matanza de Texas’

Donde se puede comprar la película

La matanza de Texas (40 aniversario) [Blu-ray]
  • Marilyn Burns, Paul A Partain, Edwin Neal (Actors)
  • Tobe Hooper (Director)

Sinopsis de ‘La matanza de Texas’

La matanza de Texas muestran a cinco jóvenes de la ciudad, que cruzan el estado de Texas en una vieja camioneta para pasar un par de días en una casa abandonada, antigua propiedad familiar de dos de ellos, y visitar la tumba supuestamente profanada de su abuelo. Pero el grupo topará con una familia de psicópatas, que convertirán su fin de semana en una pesadilla de horror y muerte. Uno a uno irán cayendo presa de los sádicos componentes de un perverso clan, liderado por el terrible y desfigurado “Leatherface” y su sierra mecánica. (FILMIN).

Donde se puede ver la película



La matanza de Texas
Foto de Filmin

La trampa

Las películas de terror de los años 70 y 80 marcaron un precedente para el género y fueron pioneras en varios de los elementos narrativos que se utilizan a día de hoy. La matanza de Texas no es la excepción. Un clásico de las películas de miedo que sigue siendo un referente en el mundo del cine. La realidad es que el guion no tiene una problemática profunda que tenga la necesidad de realizar un camino interno con el espectador, sino que pone sobre la mesa un film en el que lo minimalista es lo que triunfa. Por lo cual, el guion de Tobe Hooper y Kim Henkel se establece ante una realidad cercana y mundana, que le permita al espectador bajar la guardia sobre ello. Por lo tanto, hay ese punto de cotidianidad que es un perfecto escenario para un ambiente terrorífico.

Ahora el espectador tiene un bagaje en este tipo de films que hacen que esta cinta pueda resultarle conocida. No obstante, al contrario, este largometraje tuvo a una de las primeras Final Girl de la historia del cine. Junto a este aspecto, se cumplen los aspectos de una ciudad abandonada, una casa entre amigos y… la pesadilla de tener al peligro demasiado cerca. Aun así, es todo un disfrute y funciona perfectamente como film de terror. Aunque la historia sea totalmente básica, ha envejecido bastante bien y sigue estando de plena actualidad. No es extraño que haya parte del público que siga interesado en esta película. Además, la creación de su villano es excelente, con una personalidad arrolladora que se conjuga perfectamente con su contexto y espacio. Por último, mencionar que hay puntos realmente interesantes como uno de los personajes en silla de ruedas.

Foto de Filmin

El objetivo

Hablar del reparto de La matanza de Texas es volver al pasado, donde, a veces, se escogía a un reparto juvenil en el que se valoraba más su desempeño físico. Sin duda, en esta película, hay un gran despliegue de acción, pero no hay una calidad interpretativa emocional que capte la empatía del espectador. Sin embargo, en una cinta con unos objetivos tan claros, se aceptan esta tipo de concesiones para todavía dar mayor espectáculo visual y que se produzca una coreografía basada en el juego del gato y el ratón, con la adrenalina que supone intentar sobrevivir ante tal ejercicio de persecución. Aun así, lógicamente, la elección del reparto juega un papel importante en cuanto a verosimilitud escénica, aunque ejerzan interpretaciones más acorde a una posición de piezas de ajedrez en la lucha por la vida.

En primer lugar, Marilyn Burns no es esa gran protagonista con fuerza y vigorosidad que se han visto en otras películas, pero tiene cierto magnetismo y una fragilidad ante la pantalla que sabe explotarla. Gracias a ello, contrasta con la relación que mantiene con el resto de actores y consigue destacar frente a sus compañeros de reparto. Luego, Paul A. Partain tiene un punto entre lo cómico, lo absurdo y el miedo que hace de él una pieza imprescindible. Sin embargo, no ocurre lo mismo con Teri McMinn y William Vail, que pese a seguir una coherencia estética, no brillan tanto por su trabajo actoral, sino por la buena maniobra de la dirección y de los elementos artísticos de la propia cinta. Pese a ello, las grandes estrellas son Gunnar Hansen, Edwin Neal y Jim Siedow. Ponen toda la carne en el asador y provocan escalofríos, con un gran control de lo terrorífico. Espeluznantes.

Foto de Filmin

Clásico del terror

Lo mejor de La matanza de Texas es su desempeño técnico, lo que la convierte en una de las películas míticas del cine de terror. Por lo tanto, es innegable que es una de esas primeras joyas que fueron pioneras y sentaron algunas bases del cine de género. Para empezar, la dirección de fotografía goza de ese punto del cine de serie B, pero sin caer en lo amateur. Hay una serie de planos para establecer el espacio que son una maravilla y la cámara capta a la perfección ese clima árido de Texas, con una ambientación incómoda indispensable. Luego, se añade ese buen manejo de las escenas en movimiento, que llevan al público a meterse dentro de la historia de lleno y vivir un torrente de energía de una forma accesible y certera.

Por otro lado, el gran trabajo de la dirección artística que, todavía hoy, sigue siendo un referente. El detalle y el cuidado que tienen con todo el imaginario que envuelve a Leatherface hace que se cree el clímax de lo espeluznante, de lo sobrecogedor y de lo maníaco. En la casa principal se pueden observar múltiples matices que dan todavía mayor fuerza a esa pesadilla tan bien creada y perfilada. A causa de ello, la forma en la que se ha fabricado todo ese ambiente hace que el film goce de una personalidad terrorífica y que siga provocando pánico en el espectador. Por último, una banda sonora acorde a todo ese despliegue visual, que hace que la experiencia torne a los lugares planteados y haga que el resultado sea muchísimo mejor de lo que pudiese ser únicamente con la historia sobre el guion.

La matanza de Texas
Foto de Filmin

Conclusión

La matanza de Texas es una de las películas míticas del género de terror que continúa triunfando en la actualidad. La razón es que, pese a tener una historia bastante sencilla, sabe conjugar los elementos estéticos y artísticos para realizar una coreografía sobrecogedora y pavorosa que provocará un miedo certero en el espectador. Un terror más artesano que se disfruta tanto o más que películas realizadas en la actualidad. Prueba de ello, es la construcción hasta el más mínimo detalle de lo que envuelve al universo de Leatherface, siendo una de las mejores cosas del film. Es innegable el gran valor cinematográfico que tiene en torno a este tipo de cine. Un clásico que no pasa de moda y sigue siendo igual de perturbadora.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí