Después del éxito de “Halloween“, John Carpenter apostó por La niebla. A pesar de la crítica mixta en su momento, con el paso de los años obtuvo el cariño del público y es todo un icono del cine de terror de los años 80. También contó con Jamie Lee Curtis, quién, en esta ocasión, compartió créditos con su propia madre, Janet Leigh. Estuvo nominada a la mejor película de terror y a los mejores efectos especiales en los Premios Saturn. En España se estrenó originalmente el 1 de junio de 1980.



La niebla

Crítica de ‘La niebla’

Ficha Técnica

Título: La niebla
Título original: The Fog

Reparto:
Adrienne Barbeau (Stevie Wayne)
Jamie Lee Curtis (Elizabeth Solley)
Janet Leigh (Kathy Williams)
John Houseman (Sr. Machen)
Tom Atkins (Nick Castle)

Año: 1980
Duración: 87 min
País: Estados Unidos
Dirección: John Carpenter
Guion: John Carpenter y Debra Hill
Música: John Carpenter
Fotografía: Dean Cundey
Género: Terror
Distribución: Filmayer

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘La niebla’

Sinopsis de ‘La niebla’

En la costa de California se alza el pintoresco centro turístico de Anthony Bay. Mientras sus residentes se preparan para las celebraciones del centenario de la ciudad, la tripulación de un viejo barco aparece brutalmente asesinada. Al mismo tiempo, en el mar, una misteriosa niebla que oculta un mortífero secreto comienza a desplazarse inexorablemente cada noche hacia la costa. Según una leyenda local, estos extraños sucesos están, aparentemente, relacionados con un terrible acontecimiento sucedido hace cien años. A medida de que, por fin, el día del centenario se aproxima el horror se acerca a su clímax.

John Carpenter (La noche de Halloween) incorpora al reparto de este hito del cine de terror a la ?reina de los gritos?, Jaime Lee Curtis; a la estrella de Psicosis, Janet Leigh, y al veterano de Hollywood Hal Holbrrook. Un clásico de culto entre los admiradores de Carpenter, La Niebla, es una obra maestra del cine de terror. (Filmin)

Donde se puede ver la película



La niebla
Foto de Filmayer

El reclamo del mar

John Carpenter es uno de los iconos del cine de terror de la historia del cine. Por ende, es lógico que muchos de sus títulos sean películas de culto. Una de ellas es La niebla, estrenada en 1980, escrita por él y Debra Hill. A pesar de contar con una idea curiosa en torno a la venganza a través de lo sobrenatural, cabe decir que la verdadera clave del film está en cómo se fabrica una historia llena de tensión. Por esta razón, no hay una trama realmente profunda y que busque un terror atroz, pero sabe ofrecer a su público lo que quiere ver en pantalla. Aún así, no se puede negar que se quede en un perfil menor, comparado a otros títulos como “La noche de Halloween” o “La cosa (El enigma del otro mundo”.

No obstante, se puede ver que en la época en la que fue estrenada buscaba relatos que no estuviera tan manidos y la realidad es que tiene un ambiente fresco. Incluso, viéndola con perspectiva del tiempo, es mucho más entretenida que varios largometrajes de género que se realizan en tiempos actuales con mayor presupuesto y despliegue técnico. Por lo cual, hay que aplaudir que, con una historia tan sencilla, sea capaz de dejar un resultado más que aceptable. Sus personajes no dicen mucho, pero regalan la oportunidad de centrarse en la acción y en la atmósfera que se va expandiendo durante todo el film. Aun así, el final podría haber sido más potente, dado que se espera un golpe de efecto que termina llegando, pero de una forma demasiado aligerada.

The Fog
Foto de Filmayer

La reina del grito

Uno de los aspectos mejor valorados con el paso del tiempo es el reparto de La niebla. Para comenzar, une a Jamie Lee Curtis y a su madre, Janet Leigh. Ambas ya eran conocidas por dos cintas de terror que fueron un auténtico éxito dentro del género. Por un lado, Curtis se aleja de su personaje de Final Girl visto en otras películas, para convertirse en una acompañante del héroe. A pesar de su frescura y naturalidad, se echa en falta mayor ímpetu. Con lo cual, el libreto limita el talento de Curtis, quién ya para entonces había demostrado ser una de las actrices con más talante de su generación. Aún con esa falta de potencia, verla en pantalla es todo un acierto. Por eso, es una pena que no se haya aprovechado todavía más su presencia en este largometraje.

Después, Leigh interpreta un personaje que poco tiene que ver con “Psicosis”, del maestro Alfred Hitchcock. Desde el principio se puede ver que se trata de un trabajo interpretativo más templado, que no exige un desempeño trabajoso. De esta manera, la actriz cumple con su papel, pero al igual que su hija, podría haberse sacado más jugo una vez estaba ya dentro del proyecto. Como apunte, es verdad que uno de los principales intereses es verlas juntas durante el desarrollo del film. Por otro lado, el protagonista indiscutible es Tom Atkins, quién ya muestra un buen manejo del movimiento sobre la escena y deja sentadas las bases como actor de alta tensión. Por último, una fantástica Adrienne Barbeau, que se crece, sobre todo, en las secuencias que comparte con su radio. Ahí se ve vigorosidad y autenticidad, algo que mengua en las de acción.

The Fog
Foto de Filmayer

Tensión sí, ¿y terror?

Lógicamente, no se puede analizar el apartado técnico de La niebla con las posibilidades que hay en la actualidad. Por lo que, hay que ambientar el despliegue realizado en aquellos años. Mientras que se hace un buen uso de la simbología del concepto principal de la película, luego se pierde en un envoltorio excesivamente simple. En consecuencia, se echa en falta un mayor enrevesamiento del escenario, de esa cotidianidad que se convierte en una pesadilla. Por ejemplo, hay varias localizaciones en exteriores, pero apenas se observa un influjo certero en ellas. Sin embargo, no sucede lo mismo con los interiores, que toman gran importancia. Uno de ellos es la Iglesia, la cual es un perfecto lugar para extraer ese tenembrismo estético, que encumbra al film. Lo mismo ocurre con la estación de radio, que realiza una metamorfosis estupenda.

El montaje también es uno de los grandes aliados del film, incluyendo unos efectos especiales básicos que funcionan sin problemas. Así, consigue ser atractivo a ojos del espectador, convirtiéndolo en un entretenimiento perfecto para los amantes del género de terror. Para ello, aprovecha la tensión generada desde el guion, que se sublima en una buena composición visual. Gracias a esta construcción, el público se queda intrigado, dejándose invadir por esa niebla prominente y el pueblo de Antonio Bay. Para terminar, elogiar la banda sonora, que recuerda al estilo musical de aquellos años. Es un golpe de nostalgia para los que la disfrutan en estos días y, para entonces, daba escalofríos con las composiciones seleccionadas. Sin duda, uno de los grandes aciertos de la cinta. Debido a esa buena conjunción en lo musical, después su combinación con lo visual es donde realmente triunfa el aspecto creativo de la película.

La niebla
Foto de Filmayer

Conclusión

La niebla es un entretenimiento de terror ligero, que se basa en un guion sencillo y sin demasiada complejidad. A lo largo de los años ha adquirido el título de película de culto por ese aroma a nostalgia del cine de terror de los años 80. Entre sus mejores aspectos se encuentra un reparto espectacular, encabezado por Jamie Lee Curtis, Tom Atkins y Janet Leigh, lo que da todavía más valor a la cinta. Luego, la estética y la tensión son los mejores aliados de la historia, que se deja llevar por una banda sonora acertada. Los reclamos de una venganza no llevada a cabo que navegan en una facilidad disfrutable sin demasiadas complicaciones.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí