Este 8 de septiembre se estrena La noria invisible, obra escrita y dirigida por José Troncoso. Esta producción de La Estampida se representará hasta el 9 de octubre en la Sala Margarita Xirgu en el Teatro Español. Además, está protagonizada por Olga Rodríguez y Belén Ponce de León. También cuenta con música de Mariano Marín. Una obra que habla de la adolescencia, de crecer y de los sueños, perfecta para inaugurar la temporada 2022-2023 de Teatro Español.



La noria invisible

Crítica de 'La noria invisible'

Ficha Técnica

Título: La noria invisible
Título original: La noria invisible

Reparto:
Belén Ponce de León
Olga Rodríguez

Duración: 70 min. apróx.
Dirección: José Troncoso
Dramaturgia: José Troncoso
Diseño de iluminación: Leticia L. Karamazana
Ayudante de iluminación:
José Muñoz
Asesoría de escenografía:
Alessio Meloni (AAPEE)
Ayudante de escenografía:
Iván López-Ortega
Música original:
Mariano Marín
Coreografías y movimiento:
Luis Santamaría
Ayudante de dirección:
José Bustos
Producción: La Estampida Teatro y Teatro Español

Tráiler de 'La noria invisible' 

Sinopsis de 'La noria invisible'

La noria invisible  lo mueve todo, nos mueve a todos, especialmente cuando somos adolescentes.

Ponemos el foco en personajes apartados que, sin embargo, generan una gran empatía con el espectador por su gran capacidad de sufrir males comunes y conocidos. Todos hemos sido adolescentes, a nadie le ha quedado otra que cumplir con ese trámite.

Nuestros personajes viven todo en su máxima expresión: El amor, los celos, la amistad...

Pero si normalmente a un quinceañero la vida suele parecerle insoportablemente injusta, en el caso de Juana y Raquel la vida realmente lo es con ellas.

Nos reiremos de sus ocurrencias, viviremos junto a ellas sus fantásticos deseos con una pasión sin límites, pero, sin duda, asistiremos a la caída de un imperio para asistir a la proclamación de uno nuevo: la realidad.

La noria invisible ya está en marcha y el deslumbrante reclamo de sus luces de colores hará que, hipnotizados, subamos a ella queramos o no. (TEATRO ESPAÑOL). 



La noria invisible
Foto de Susana Martín

Los sueños de juventud

José Troncoso vuelve a los escenarios con La noria invisible, obra en la cual ejerce de director y dramaturgo. Esta historia lleva a los espectadores a la vida de dos adolescentes, Juana y Raquel, que se encuentran en plena efervescencia de sentar las bases de su propia personalidad. El texto goza de una ternura muy bien desarrollada, además de explorar los miedos y la ilusión por el futuro desde una perspectiva fresca y en coherencia con la forma de plasmar a sus personajes. Asimismo, se extrae un elemento mágico, que permite que todo ese remolino de vivencias adquiere pura energía y singularidad. Por tanto, la dramaturgia está impregnada por el sello de identidad de Troncoso, lo que indica una consolidación total de su labor en el teatro. Gracias a ello, se ven algunos elementos comunes con otras obras, pero siempre manteniendo la originalidad en esta historia.

La mayor parte del montaje se adereza de comedia, mediante distintos números musicales que dejan salir ese efecto “videoclip” que reivindica su protagonista. Además, poco a poco se va viendo la dificultad emocional y personal que transcurre a esa edad, bajo una exageración excelentemente ejecutada. Así, pese a mostrarse como una especie de parodia del camino vital en la juventud, es una forma de exponer lo difícil que es encontrarse a uno mismo en dicha etapa de la vida. Por otro lado, hay cabida para los momentos más introspectivos y emocionales, con metáforas muy emotivas, que sobrecogen al patio de butacas. Con lo cual, la humanidad es uno de los aspectos más destacables de la obra. Por último, hay que señalar que el final es una auténtica maravilla, crudo y realista, pero sin perder ese halo de luz característico del espectáculo.

Teatro Español
Foto de Susana Martín

Dos actrices todoterreno

El alma de La noria invisible se sustenta por Belén Ponce de León y Olga Rodríguez, las cuales sin ellas no sería posible este montaje. Desde el principio, Ponce de León entra de lleno en la personalidad de su personaje, despertando rápidamente las carcajadas entre los espectadores. Además, la soltura y la gracia natural con la que enfrenta la escena hace que sea todo un placer verla actuar. Tiene una luz muy especial, que hace que esa ingenuidad y esa positividad se transmitan a la perfección y saque partido al máximo a su Juana. También hay que valorar la estupenda labor en el apartado expresivo, así como el movimiento y el uso del lenguaje corporal. En todo momento se encuentra en movimiento, siendo toda una catarsis. Por otra parte, no se limita a su labor como Juana, sino que da su espacio a cada una de sus participaciones.

Por su lado, Olga Rodríguez no se queda atrás, sino que en ese retrato de su Raquel, se halla el estereotipo de la ‘macarra’ introvertida. Sin embargo, la actriz ha sabido aprovechar todos y cada uno de los matices que le ofrece el guion. Por ende, hace totalmente verosímil que es una adolescente que está pasando por un problema personal importante. Asimismo, la forma en la que va evolucionando y se produce su metamorfosis dramática, permiten ver la calidad interpretativa de Rodríguez. De esta forma, el público disfruta, ríe, se emociona y cae a los infiernos junto a Raquel. Sin estas dos actrices todoterreno, la obra no obtendría el mismo sello de identidad. Entre las dos se produce una sinergia muy orgánica, acompañada de una compenetración total. Chapó por ambas.

Teatro Español
Foto de Susana Martín

La magia y el recuerdo

Una vez se entra en el mundo de La noria invisible, se ve claramente una puesta en escena influida por el carácter circense y mágico, algo que ya ha experimentado José Troncoso en otras producciones. En esta ocasión, el círculo de acción viene marcado por distintos LED de colores, que acompañan a la dinámica composición de luces que hay a lo largo de toda la obra. Además, hay que destacar este aspecto artístico, ya que, gracias a las distintas tonalidades y colores, el espectador se sumerge perfectamente en este “videoclip” dramático. Sin embargo, la escenografía no se sobrecarga con más elementos, siendo distintas cajas de zapatos o sillas de escuela las acompañantes de esta aventura. No necesita más. Es el perfecto ejemplo del minimalismo combinado con una ejecución técnica de mayor complejidad y el buen resultado que se extrae.

Intervienen más elementos a lo largo de la obra, disfrutándose cada uno de ellos, con una elección totalmente justificada. Por otra parte, la composición musical es el colofón final a ese imaginario, planteando una atmósfera completamente atrayente. Una de las razones es cómo los asistentes van dejándose llevar por ese aderezo a fantasía, navegando por sus luces y sombras. Gracias a ello, el espectador no se queda como un mero testigo de lo que sucede ante sus ojos, sino que responde a los estímulos que ofrece la propuesta. Los números musicales no buscan la afinación y exaltación del artista, sino dar verosimilitud a que se trata de dos adolescentes en su metamorfosis musical. Y lo cumplen. Por último, el ritmo es fluido, en ningún momento se pierde y acaba de una forma elegante, pero reivindicando todo el bagaje que se ha vivido previamente.

La noria invisible
Foto de Susana Martín

Conclusión

La noria invisible es una comedia que reflexiona sobre la evolución vital que experimentan dos adolescentes. Gracias a ello, José Troncoso introduce al público en un maremoto lleno de vitalidad, fantasía, música y carcajadas, aderezado con ternura y humanidad. Asimismo, Belén Ponce de León y Olga Rodríguez culminan este texto con dos interpretaciones excelentes, donde la verosimilitud y su entrega encumbran la obra. También se valora una puesta en escena llena de color, música, sin faltar las luces y sombras. Hay que destacar sobre todo la composición de luces, la música y la estructura de la escenografía. Dos jóvenes que llevan al público a recordar, soñar y emocionarse, combinándose con verdad, realismo y pura empatía.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
8,5 / 10
85 %
Artículo anterior"Patriotas", de unahoramenos, se estrena del 15 al 17 de septiembre en el Teatro Pérez Galdós de Las Palmas de Gran Canaria
Artículo siguienteRaphaëlle Pérez: "Espero que la gente se ponga en mi pellejo y se imagine convivir con un cuerpo con el que no se identifica"
Subdirector de Cinemagavia. Comunicólogo audiovisual por la UCM y Máster en Comunicación en la Red por la UNED. Miembro de EGEDA (Premios Forqué) y técnico audiovisual en Ricoh. Sueño con ver mis obras y películas acompañadas de un público emocionado. Como diría Elizabeth Taylor: "Las ideas mueven el mundo sólo si antes se han transformado en sentimientos".
la-noria-invisible-critica-teatroUna comedia que reflexiona sobre la evolución vital que experimentan dos adolescentes. José Troncoso introduce al público en un maremoto lleno de vitalidad, fantasía, música y carcajadas, aderezado con ternura y humanidad. Belén Ponce de León y Olga Rodríguez culminan este texto con dos interpretaciones excelentes, donde la verosimilitud y su entrega encumbran la obra. También se valora una puesta en escena llena de color, música, sin faltar las luces y sombras. Dos jóvenes que llevan al público a recordar, soñar y emocionarse, combinándose con verdad, realismo y pura empatía.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí