Raphaëlle Pérez protagoniza Mi vacío y yo, película dirigida por Adrián Silvestre, que llega tras su éxito con “Sedimentos”. Este film está co-escrito por la propia Pérez, junto a Silvestre y Carlos Marqués-Marcet. El film aborda la transexualidad, a través de un retrato honesto y humano, contando con la propia experiencia de la mismísima Raphaëlle. Ha sido presentada en varios certámenes de gran importancia, entre ellos, el Festival de Málaga de 2022, donde se alzó con el Premio Especial del Jurado. Asimismo, estuvo nominada al premio Sebastiane en el Festival de Cine de San Sebastián. Por otro lado, se llevó una Mención Especial en el D’A Film Festival de Barcelona. A nivel internacional, ha estado en el Festival Internacional de Cine de Rotterdam, en el L.A. Outfest y el Festival Mix de Milán, entre otros. Este 9 de septiembre llega a las salas de cine en España.

En Cinemagavia hemos tenido el placer de hablar con Raphäelle Pérez por el estreno de Mi vacío y yo. En primer lugar, nos cuenta cómo se siente al verla estrenada en salas comerciales. Después, nos desvela cómo ha sido interpretarse a sí misma y desnudarse emocionalmente en el film. A continuación, revela cómo vive que se den espacio a películas LGBTQ+ en circuitos para todo tipo de públicos. También nos confiesa si seguirá su carrera de actriz y sumergiéndose en la temática de descubrimiento personal. Por otro lado, reflexiona con nosotros sobre la Ley Trans, sobre la apertura de mente de los procesos y si esta película ayudará a conocer las realidades trans. Por último, debatimos sobre la deshumanización de las aplicaciones y nos destaca una escena de la película.

Raphaëlle Pérez
Foto de "Mi vacío y yo" (Adrián Silvestre Films, Alba Sotorra, ICAA, Promarfi Futuro 2010, Testamento PCT)

Entrevista a Raphaëlle Pérez

Diego Da Costa / Cinemagavia: ¿Cómo te sientes ahora que Mi vacío y yo llega a las salas de cine este 9 de septiembre?

Raphaëlle Pérez: Parece una fantasía, estoy viviendo las cosas con muchísima ilusión, me parece todo mágico, la verdad (Risas).

Diego Da Costa / Cinemagavia: La película se basa en tus propias experiencias, ¿fue muy difícil interpretarte a ti misma en todo ese proceso, volver a vivirlo, digamos, pero desde otra perspectiva?

Raphaëlle Pérez: Fíjate, creo que me ha ayudado un montón justamente por eso, porque he encontrado que interpretarme a mi misma ha sido, más bien, algo terapéutico para mí y algo sanador. Entonces, obviamente, había escenas que fueron muy difíciles de rodar, sobre todo las escenas de sexo, porque conllevaban desnudarme, mostrar un cuerpo a los actores, al equipo que está presente, un cuerpo que no me gustaba. Pero, fíjate, ahora que la película se está presentando y yo también la he visto, me siento orgullosa de haber superado esos miedos, esos momentos difíciles. Sí, es un trabajo que me ha resultado bastante sanador para mí.

Mi vacío y yo
Foto de "Mi vacío y yo" (Adrián Silvestre Films, Alba Sotorra, ICAA, Promarfi Futuro 2010, Testamento PCT)

La afectividad y desnudez personal

Diego Da Costa / Cinemagavia: Hay que agradecerte esa afectividad que nos regalas en la película. Hablamos de esa desnudez del cuerpo, pero, ¿fue difícil también desnudarte emocionalmente como haces en la película?

Raphaëlle Pérez: Sí, obviamente, había momentos, quizás, un poco más complicados con algunas escenas emocionales, pero es verdad que Adrián en ese aspecto me ayudó un montón, siempre estuvo conmigo en el rodaje, hablamos del contexto de las cosas que íbamos a rodar y yo trataba de recrearme o ponerme en la situación de la experiencia por la que había pasado en su momento, intentar darlo todo, de alguna forma.

Diego Da Costa / Cinemagavia: ¿Cómo ves que, a pesar de que antes ya había producciones que hablaban de la transexualidad, pero en un circuito menos comercial, ahora se esté dando espacio a estas películas en espacios más comerciales, para todo tipo de públicos y no solo para el colectivo?

Raphaëlle Pérez: Me parece necesario que todos esos públicos tengan acceso a este tipo de películas para que puedan ver, entender y tener empatía también sobre nuestras realidades. Al final, creo que sigue habiendo mucho desconocimiento, hoy en día, sobre cuestiones trans. Entonces, en ese sentido, me parece necesario que películas como Mi vacío y yo puedan salir en salas comerciales, la verdad.

Raphaëlle Pérez
Foto de "Mi vacío y yo" (Adrián Silvestre Films, Alba Sotorra, ICAA, Promarfi Futuro 2010, Testamento PCT)

Exploración vital

Diego Da Costa / Cinemagavia: También no solo tenemos Mi vacío y yo, también tuvimos “Raphaëlle” en teatro, ambas protagonizadas por ti misma ¿Tienes pensado seguir explorando el camino de la interpretación con otras producciones o crees que con este díptico ya has vivido esa experiencia? ¿Seguirás explorando ese avance vital en tus próximos proyectos?

Raphaëlle Pérez: Por supuesto que me gustaría seguir el camino de la interpretación, con estos dos trabajos he encontrado algo que me gusta muchísimo y que también a nivel personal me ayuda a reflexionar y a aceptarme. Entonces, me gustaría seguir siendo actriz.

También, por otra parte, acabo de terminar una novela, que se va a publicar muy pronto.  Es otro tipo de trabajo terapéutico en el que cuento relatos y experiencias mías, pero quizás desde un punto más autoparódico, con ironía. Espero que también este tipo de trabajos me permitan seguir compartiendo experiencias y realidades trans con el público.

Mi vacío y yo
Foto de "Mi vacío y yo" (Adrián Silvestre Films, Alba Sotorra, ICAA, Promarfi Futuro 2010, Testamento PCT)

Realidades trans

Diego Da Costa / Cinemagavia: Esta película llega en un momento complicado para el colectivo trans por las polémicas que han surgido a raíz de la Ley Trans, ¿esta película puede ayudar a algunas personas a comprender como son las personas trans, para conocer sus realidades?

Raphaëlle Pérez: Pues eso espero para la gente que tenga desconocimiento y vaya al cine a ver esta película, que le dé una cierta apertura de mente, ¿no? Y si no es así, si hay gente que no quiere hacer el esfuerzo de empatía, al menos, que esta película ayude a las generaciones futuras y a los jóvenes a tener un modelo o un referente para también construirse con su propia personalidad.

Es tan importante tener a alguien con quién identificarse. Recuerdo mi infancia en Francia en los años 90, no tenía a nadie, o sea, para mí era impensable ser trans en aquel entonces. Pienso que quizás si yo hubiera visto alguna película o hubiera tenido algún film con el que identificarme, me habría ayudado a aceptarme y asumirme hoy en día.

Raphaëlle Pérez
Foto de "Mi vacío y yo" (Adrián Silvestre Films, Alba Sotorra, ICAA, Promarfi Futuro 2010, Testamento PCT)

La sociedad española y francesa

Diego Da Costa / Cinemagavia: ¿Crees que la sociedad española es más abierta, hay mayor avance social hacia el colectivo trans, que en Francia, por ejemplo?

Raphaëlle Pérez: Sí, lo creo, muchísimo. Obviamente, en Francia también las cosas están cambiando, pero sigue habiendo muchísimo retraso en comparación con España. Para darte un ejemplo, yo cambié mi DNI en el año 2017, o sea que tampoco hace muchísimo tiempo, y había una nueva ley en Francia en ese año. Con esa nueva ley, y al ser ciudadana francesa, para cambiar el DNI tuve que ir a un juez y reunir pruebas para demostrarle que sí soy mujer. Al final, fue ese juez quién me otorgó un nuevo DNI con la letra S de Femenino y en la casilla sexo y no género.

Cuando comparo esta experiencia personal con lo que ahora se hace en España y con el proyecto de nueva ley, que habla de autodeterminación, sí que veo una brecha enorme todavía entre ambos países.

Mi vacío y yo
Foto de "Mi vacío y yo" (Adrián Silvestre Films, Alba Sotorra, ICAA, Promarfi Futuro 2010, Testamento PCT)

Cuestionar el género

Diego Da Costa / Cinemagavia: Hablando de estos test que evalúan si eres mujer o no, me parece espeluznante que todavía haya que pasar por este tipo de “pruebas”. ¿Todavía nos queda mucho por recorrer para dejar de cuestionar cómo es una persona?

Raphaëlle Pérez: Sí, totalmente, fíjate que también este test de vida real, que al final se ve en la película, porque en su momento, en 2016, cuando yo hice el tránsito, yo pasé por ahí. Las preguntas que la psicóloga me hace y que se ven en la película han ocurrido en la vida real. Lo que me resulta un poco extraño o divertido es que ahora la gente que ha visto la película, esta escena de la psicóloga, mucha gente me ha dicho: “Pero esto no es real, esto no existe”, cuando realmente pasó así (risas).

Quizás si hay chicas que han empezado el cambio y ven esta escena y lo ven como algo absurdo, quizás el cambio realmente esté ocurriendo. De hecho, normalmente, los test de vida real ya no se hacen, al menos, hasta donde yo sé, así que digo: “Puf, ojalá las cosas sigan este camino”. No tenemos que demostrar quiénes somos basados en unos clichés y estereotipos, ¿sabes?

Mi vacío y yo
Foto de "Mi vacío y yo" (Adrián Silvestre Films, Alba Sotorra, ICAA, Promarfi Futuro 2010, Testamento PCT)

Ser mujer y ser hombre

Diego Da Costa / Cinemagavia: ¿Crees que se puede responder a la pregunta de qué es ser una mujer o qué es ser un hombre?

Raphaëlle Pérez: No creo que se pueda responder esta pregunta, o al menos cada uno tendrá su propia respuesta. Creo que hay tantas formas de ser hombre como hay tantas formas de ser mujeres, como hay tantas formas de ser personas no binarias... Hay personas, al final.

Entonces, yo creo que es un enigma esta pregunta a la que nadie podrá darle una respuesta precisa, porque es imposible. Cada uno se expresa tal y como es y como se siente.

Raphaëlle Pérez
Foto de "Mi vacío y yo" (Adrián Silvestre Films, Alba Sotorra, ICAA, Promarfi Futuro 2010, Testamento PCT)

Lo que nos une

Diego Da Costa / Cinemagavia: Me gustó ver en la película cómo se empatiza con la afectividad entre personas, sin hablar de género, hablando de sentimientos ¿Piensas que si los seres humanos nos fijásemos más en los que une que en lo que nos separa, no habrían tantos conflictos?

Raphaëlle Pérez: Sí, lo creo realmente y un ejemplo de ello fue participar en todos los festivales y coloquios en los cuales fuimos con la película, porque es verdad que cuando se terminaban las proyecciones, sentía muchísimo cariño por parte de la gente. Uno de los comentarios más bonitos que me hicieron fue: “Ay, nos hemos sentido o nos identificamos muchísimo contigo” y, al final, la mayoría del público no era trans, aunque sí han venido personas trans, pero no todo el mundo.

Entonces, que personas cisgénero me digan que se han sentido identificadas con mi historia, me parece realmente algo muy bonito, porque después de tanto rechazo que he podido tener en mi propia vida, ahora sentir ese cariño de la gente es algo sanador y mágico. Por otra parte, demuestra que la película no va solo sobre lo trans, sino que va más allá, habla de cuestiones más universales, de sentirse querido y querida y encontrarse su propio lugar en el mundo.

Mi vacío y yo
Foto de "Mi vacío y yo" (Adrián Silvestre Films, Alba Sotorra, ICAA, Promarfi Futuro 2010, Testamento PCT)

Deshumanización de las aplicaciones móvil

Diego Da Costa / Cinemagavia: Sobre las relaciones interpersonales con las aplicaciones, ¿nos hemos deshumanizado en la opinión que damos sobre el otro y, a veces, solo vemos a las personas como “cachos de carne” y nos olvidamos que son personas detrás de la pantalla?

Raphaëlle Pérez: Creo, personalmente, que sí, que las redes sociales están haciendo muchísimo daño a las relaciones interpersonales, porque nos quedamos en lo superficial y no únicamente en las aplicaciones de citas, que por todo lo que me acabas de decir, comparto tu visión, pero, también, hay otras redes sociales como Instagram. Me parece que es el mundo de la imagen, de la apariencia, pero que queda todo en lo superficial y se pierde lo humano, básicamente, los sentimientos y las emociones.

Mucha gente siente frustración y siente no tener esa vida perfecta, un poco lo que explico en la película, de no sentir que encajo. Siento que esa frustración también está por la parte de la gente en relación con el uso que hacen de las redes sociales. Creo que están haciendo daño.

Raphaëlle Pérez
Foto de "Mi vacío y yo" (Adrián Silvestre Films, Alba Sotorra, ICAA, Promarfi Futuro 2010, Testamento PCT)

La escena destacada de Raphaëlle Pérez

Diego Da Costa / Cinemagavia: Para terminar, muchas gracias por esta película, a mí, personalmente, me llegó bastante. ¿Qué escena te gustaría destacar y que el espectador estuviera más atento y no se perdiera detalle?

Raphaëlle Pérez: Buena pregunta. Te diría, quizás, una de las primeras escenas de sexo, donde realmente he sentido malestar por la relación que tenía con mi propio cuerpo. A veces mucha gente no entiende ese malestar y esas angustias que podemos tener con nuestros propios cuerpo. Espero que cuando la gente vea esa escena, entienda que lo trans no es un capricho o que no es una moda, porque todo lo que te estoy diciendo lo he escuchado varias veces y no es así. Realmente, espero que la gente se ponga en mi pellejo y se imagine convivir con un cuerpo, con una apariencia, con un envoltorio corporal con el que no se identifica y que no le gusta.

Puedes leer nuestra CRÍTICA de Mi vacío y yo, con Raphaëlle Pérez, pulsando AQUÍ.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM