Ventura Durall vuelve al cine de ficción, tras más de 10 años de “Las dos vidas de Andrés Rabadán”, con La ofrenda (L’Ofrena). Tras su paso por el Festival de Cine de Málaga, el realizador llega a las salas comerciales, este 18 de septiembre de 2020. Aun así, cabe recordar que la fecha inicial de estreno fue en mayo, pero por la situación de la COVID-19 vio retrasado su estreno. Por otro lado, ha obtenido dos nominaciones en el FIC-CAT, a mejor película y a mejor edición. Se ha convertido en uno de los films más esperados, al ser el regreso del realizador al cine de ficción, tras una estupenda carrera en el cine documental.



 

La ofrenda

Crítica de ‘La ofrenda’

Ficha Técnica

Título: La ofrenda
Título original: L’Ofrena

Reparto:
Àlex Brendemühl (Jan)
Anna Alarcón (Violeta)
Verónica Echegui (Rita)
Pablo Molinero (Nico)
Claudia Riera (Violeta joven)

Año: 2020
Duración: 90 min
País: España
Dirección: Ventura Durall
Guion: Ventura Durall, Guillem Sala, Clara Roquet y Sandra Beltrán
Música: Alberto Lucendo
Fotografía: Álex García
Género: Drama
Distribución: Alfa Pictures

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘La ofrenda’

Sinopsis de ‘La ofrenda’

La ofrenda (L’Ofrena) nos presenta a Violeta, una reputada psiquiatra, que recibe una visita inesperada a su consulta. Se trata de Rita, la mujer de Jan, un antiguo amor de adolescencia de Violeta que marcó su vida tras abandonarla de manera traumática veinte años atrás. Rita acude a Violeta con el pretexto de recuperar el amor de su marido. Sin embargo, lo que Violeta desconoce es que esta visita es el primer paso de Jan para intentar reescribir su historia. (ALFA PICTURES).



La ofrenda
Foto de Alfa Pictures

Lo que perdura

Ventura Durall se mete de lleno en una historia de pasión, dolor, amor y remordimiento. Desde el principio se puede ver como va cocinando a fuego lento la concepción del perdón, a través de una primera secuencia rápida y concisa. Por lo cual, después va hilvanando el significado de la forma de actuar de su protagonista, que desemboca en un cruce de sentimientos complejo y con gran intensidad. De esta manera, en La ofrenda (L’Ofrena) se busca conocer la naturaleza de la sensibilidad, del recuerdo y de las heridas sangrantes del alma. Además, cada una de las piezas de este rompecabezas sentimental lleva tras de sí un bagaje personal interesante. Gracias a ello, se puede ver que la cinta va deshojando las distintas capas, que llevan a un intento de deconstrucción del amor.

Sin embargo, el conflicto que surge es la excesiva dispersión en torno a las líneas principales del relato. Por un lado, se comprende el concepto poético del deseo, de la frustración, del conformismo… Pero, se pierde entre una vorágine de piezas que buscan ser viscerales, profundas y terminan por pecar de desmesuradas. Por otra parte, aquellas partes que hacen alusión al pasado, que buscan la justificación del retrato de una obsesión, son excesivamente livianas. En consecuencia, se entiende la motivación detrás de la historia, pero se queda de una forma exagerada, donde se pretende hacer que sea el espectador el que complete la historia, pero no da accesibilidad para ello. De modo que, aunque se comprende la idea primigenia y se puede extraer una concepción reflexiva, no acaba por cuajar ese misterio romántico, que se excede en su carácter recóndito, para terminar con un final totalmente sencillo.

L'ofrena
Foto de Alfa Pictures

Parejas cruzadas

No es extraño que en La ofrenda (L’Ofrena) se haya decantado por un reparto minimalista, algo que da un carácter íntimo y más certero en lo que se busca recrear durante el film. Para comenzar, Àlex Brendemühl se mete en la piel del incomprensible Jan, de una forma coherente a la identidad de su personaje, pero donde no se justifica tanto misticismo a su alrededor. Por lo cual, esa intensidad barroca acaba por ser redundante y no fluye. Al contrario que Anna Alarcón, la cual realiza una labor interpretativa excelente. Además, es la actuación con más aristas del film, lo que le permite demostrar todo ese sentir artístico, llevando a su personaje a lugares muy profundos y mostrarlos en pantalla. Por ende, se convierte en una de las mejores interpretaciones del film, que demuestran toda esa pasión y sentimiento, que emocionan al espectador.

Después, Verónica Echegui está estupenda, con un papel más ligero y menos contundente, pero que aborda con total naturalidad. Desde el principio se puede ver como se convierte en una femme fatale, víctima de su propio destino. Incluso, demuestra que tiene la capacidad de controlar los picos de intensidad ante situaciones rocambolescas y de mayor despliegue emocional. De este modo, realiza un ejercicio de contención y exaltación formidables. Por último, Pablo Molinero también está soberbio, aunque desde una perspectiva menos llamativa. A pesar de ello, no tiene problemas en dar ese contrapunto de luminosidad en un relato de tantas sombras. Por dicha razón, pese a realizar una labor llena de espontaneidad, la química como partenaire de Anna Alarcón no emana de forma orgánica. Aun así, le da ese punto verosímil, que demuestra su capacidad actoral ante la pantalla.

La ofrenda
Foto de Alfa Pictures

Intensidad mística

Hablar de La ofrenda (L’Ofrena) es comentar una perspectiva más centrada en la introspección, que en la propia confección artesanal de la imagen. Sin embargo, lógicamente, para plasmar ese universo tan sentimental, se ha buscado una realización donde se subraye toda esa intensidad. Por lo cual, coloca la cámara dentro de ese mundo tan personal, enmarcando las reacciones y el propio sentir de los actores. De ahí que hay más un enfoque en torno a la acción, que en la búsqueda de la belleza poética. En cambio, en las secuencias que llaman a pensar en el pasado, sí se han aprovechado unos exteriores con una naturaleza salvaje y la inmensidad del mar. Por lo tanto, a nivel estético, ambas partes se complementan perfectamente, dando rienda suelta a una visión más dinámica, pero donde falta fuerza.

Dicho con otras palabras, esa dualidad es una metáfora visual del momento vital en el que viven sus principales protagonistas. También hay que comentar el uso del desnudo como sinónimo de la sencillez, de la fragilidad y la unión, dado que se justifica y no es un mero reclamo visual. Únicamente, se podrían haber nivelado las escenas de desnudos entre los actores masculinos y femeninos, proliferando los de las segundas. No obstante, es una cuestión más subjetiva que conceptual. Luego, la dirección de arte se establece en una cotidianidad, que resalta el carácter del torbellino sensitivo que se produce en el film. Para terminar, el montaje de la película capta la intención de la realización, pero al forzar ese concepto de complejidad en el espectador, no consigue ese magnetismo emocional que se busca. Es decir, no se produce una conexión auténtica, se queda en un plano más superficial.

L'ofrena
Foto de Alfa Pictures

Conclusión

La ofrenda (L’Ofrena) es una película que busca la intensidad del sentir y las consecuencias de las heridas abiertas del alma. Sin embargo, fuerza esta concepción y acaba con una historia que navega en la falta de fluidez y en la excesiva reiteración de la emoción. Por lo cual, acaba por verse un rebuscamiento forzado. Al contrario que su elenco, donde destaca una brillante Anna Alarcón, junto con una estupenda Verónica Echegui y un interesante Pablo Molinero. En el caso de Àlex Brendemühl, le sobra tanto misticismo en su trabajo actoral. Después, a nivel estético hay una consonancia con el sello de identidad de la película, que triunfa sobre todo en su dirección fotográfica. Un laberinto de pasiones que, en su complejidad, halla el desconcierto.

Reportaje de La ofrenda (L’Ofrena) en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí