La religión es uno de los temas que ha abordado el cine desde hace mucho tiempo. Los pasajes de la Biblia se han convertido en los grandes protagonistas en muchas producciones. En 2004, Mel Gibson dirigió La Pasión de Cristo, película que mostraba las últimas horas de Jesús de Nazaret hasta su posterior ejecución. Sería conveniente subrayar que la adaptación se realizó con los Evangelios canónicos, pero también se basó en otros textos como el de Anna Katharina Emmerick. Por otra parte, ha sido declarada como una de las películas más polémicas del siglo XXI. Pese a la división de la crítica especializada, fue nominada a tres premios Óscar, a mejor fotografía, mejor banda sonora y mejor maquillaje. En los Premios Capri obtuvo un total de cuatro galardones.



La Pasión de Cristo

Crítica de ‘La Pasión de Cristo’

Ficha Técnica

Título: La Pasión de Cristo
Título original: The Passion of the Christ

Reparto:
Jim Caviezel (Jesús)
Maia Morgenstern (María)
Christo Jivkov (Juan)
Mónica Bellucci (María Magdalena)
Mattia Sbragia (Caiphas)

Año: 2004
Duración: 126 min
País: Estados Unidos
Dirección: Mel Gibson
Guion: Mel Gibson y Benedict Fitzgerald
Fotografía: Caleb Deschanel
Música: John Debney
Género: Drama
Distribuidora: eOne Films Spain

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘La Pasión de Cristo’

Donde comprar la película

Oferta

Sinopsis de ‘La Pasión de Cristo’

La Pasión de Cristo se sitúa en el año 30 de nuestra era. En la provincia romana de Judea, un misterioso carpintero llamado Jesús de Nazareth comienza a anunciar la llegada del «reino de Dios» y se rodea de un grupo de humildes pescadores: los Apóstoles. Durante siglos, el pueblo judío había esperado la llegada del Mesías – personaje providencial que liberaría su sagrada patria e instauraría un nuevo orden basado en la justicia-. Las enseñanzas de Jesús atraen a una gran multitud de seguidores que lo reconocen como el Mesías. Alarmado por la situación, el Sanedrín, con la ayuda de Judas Iscariote, uno de los doce Apóstoles, arresta a Jesús. Acusado de traición a Roma, Cristo es entregado a Poncio Pilato, quien, para evitar un motín, lo condena a morir en la cruz como un vulgar criminal. (FILMAFFINITY).

Premios

  • Premios Óscar: tres nominaciones a mejor fotografía, mejor banda sonora y mejor maquillaje. 2005
  • Premios Capri: mejor película del año, mejor música, premio Umberto Tirelli para Maurizio Millenotti y premio Exploit para Luca Lionello. 2005
  • People’s Choice Awards: mejor película de drama. 2005
  • Premios Satellite: mejor director. 2005

Donde se puede ver la película



La pasión de Cristo
Foto de eOne Films

El dolor del sacrificio

Una de las películas más polémicas de todos los tiempos no es otra que La pasión de Cristo. Mel Gibson y Benedict Fitzgerald fueron los encargados de adaptar los famosos pasajes históricos en torno al sacrificio de Jesucristo durante el episodio de la Pasión. Sin embargo, no se limitan a llevar a la gran pantalla los escritos oficiales recogidos en la Biblia, sino que se extrapola a otro imaginario escogido de otras fuentes. Por lo cual, hay cierta innovación en mostrar un episodio bíblico que ya es conocido por el gran público, desarrollándolo con una crudeza que, sin duda, es un riesgo alto. Por suerte, parte del público agradecerá esta visión que busca acercarse más hacia el gran sufrimiento que padeció Jesucristo, externamente de su esencia, o no, divina que hay tras de él.

Lejos de focalizarse en estos pasajes, también se pueden ver distintas secuencias que marcaron la vida del Mesías. Por un lado, se expone la famosa Última Cena, interviniendo como hilo conductor en consonancia con la línea narrativa principal. Por otra parte, se dan ciertas pinceladas del trasfondo y de la importancia en las vidas de los personajes que conforman el contexto social de Jesús. No obstante, no se para en dichos episodios, por lo que no necesita exponer con gran detalle la relación que los unía, aprovecha el imaginario colectivo para omitirlo. Sin embargo, puede haber una sección del público que vea satisfecha ese análisis personal, aunque, no se puede negar que hay una gran potencia emocional en su resultado global. Asimismo, hay que recalcar la dureza con la que se muestra, algo que le permite omitir diálogos, pero los suple con una historia bien cohesionada.

La Pasión de Cristo
Foto de eOne Films

En las carnes del hijo de Dios

Afrontar un proyecto como La Pasión de Cristo es un reto a nivel interpretativo. Pese al gran despliegue técnico, hay que subrayar la importancia de las interpretaciones. A través de la sutilidad de sus trabajos actorales, saben levantar con realismo los papeles que tienen que defender. En primer lugar, Jim Caviezel ofrece una interpretación espectacular, deshaciéndose de cualquier elemento superficial que pudiera jugar en su contra. Por lo cual, se desnuda en cuerpo y alma ante el público y regala toda esa pasión que pone sobre la escena. Por otro lado, Maia Morgenstern da vida a una María que lleva la procesión por dentro, aunque en ciertos momentos se puede llegar a esperar una mayor fuerza escénica. En consecuencia, aunque ofrece una interpretación más que correcta, no brilla como lo pudiese hacer.

Otro de los papeles más destacables es el de Mattia Sbragia, que en conjunto con el resto del reparto que da vida a la comunidad que juzgó a Jesús, es la imagen viva de la violencia, de la falta de transigencia y, por lo tanto, se convierte en el perfecto antagonista de la historia. Es verdad que hay momentos en los que se puede exceder en su carácter. Después, la participación de Mónica Bellucci puede considerarse anecdótica, pero hay que subrayar que la italiana se deshace en sufrimiento y lo transmite perfectamente ante la pantalla. Por último, sería importante mencionar el trabajo de Rosalinda Celentano, la cual se mete en la piel de Satán, hay momentos realmente positivos, pero en otras ocasiones no controla la energía y es demasiado, lo que le pasa factura en alguna que otra secuencia.

The Passion of the Christ
Foto de eOne Films

Realismo visceral

Una de las razones por las que La Pasión de Cristo dividió a las personas que la vieron en su momento fue lo explícito de la violencia utilizada. Realmente, en la actualidad, se ha normalizado el nivel de sensibilidad ante la pantalla. Pese a ello, esa crudeza visual es lo que marca la diferencia con otras producciones bíblicas, dado que acerca al espectador a hacerse una idea de lo que pudo pasar, si hubiera sido así, durante la Pasión. Gracias a este cuidado del detalle, la dirección de fotográfica goza de una riqueza artística asombrosa, pudiendo mostrar unas escenas muy atractivas y llenas de dinamismo. Además, realiza un desempeño magistral de los movimientos de cámara y el especial cuidado en las escenas más violentas. Por otro lado, la dirección de arte es puro espectáculo, recreando a la perfección la antigua Israel.

No obstante, uno de los equipos fundamentales en este film es el maquillaje, peluquería y vestuario. Sin la gran profesionalidad que invade al largometraje, no hubiera sido posible darle esa verosimilitud en escena. Aunque haya una buena coreografía, el realismo escénico se debe al gran despliegue y al máximo cuidado en todo tipo de detalles. Con toda esta conjunción de elementos, el montaje se desarrolla de una forma dinámica y mantiene el nivel en todo momento. Por lo que no flaquea y eso hace que se produzca un ritmo vigoroso hasta su clímax final, lleno de una sublimación de la tensión creada. Por lo tanto, sin toda esa dureza expresiva, este film hubiera pasado a la historia como otra película más que expone un episodio de la Biblia, pero se ha buscado una autenticidad y materializar ese sufrimiento, alejándolo del mito ya conocido.

The Passion of the Christ
Foto de eOne Films

Conclusión de ‘La Pasión de Cristo’

La Pasión de Cristo es una película que recorre el sufrimiento de Jesucristo ante su crucifixión. El guion se deshace de diálogos, para dar mayor importancia a la acción y a extrapolar todo ese sentir al espectador. Además, se conjuga con una interpretación excelente de Jim Caviezel. Por otro lado, la gran baza de este film es el despliegue técnico, con una violencia cruda, que busca el realismo y acercar al espectador a lo que realmente podría haber ocurrido. Una parte de la audiencia verá este factor necesario, mientras que otra terminará afectándole de forma negativa. En definitiva, tanto para bien como para mal, es una cinta que remueve y llega directamente a la sensibilidad del público. Un camino al lado de la angustia que arroja dureza y brusquedad.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí