Daniel Viqueira, director de “Limbo”, estrena su segundo cortometraje, nuevamente, a cargo de la dirección, llamado La penumbra. Un cortometraje, sujeto a la línea del primero, nos presenta un espacio de angustia y dolor. 



La penumbra

Crítica de ‘La penumbra’

Ficha Técnica 

Título: La penumbra
Título original: La penumbra

Reparto:
Daniel Ortiz (Joaquín)
Lorena Hidalgo (Laura)
Marta Herrero Cagigal (Ángela)
Alberto Conde (Samur)
Jaime P. Barahona (Tomás)
Lucía Hidalgo (Rosa)

Año: 2020
Duración: 14 min
País: España
Dirección: Daniel Viqueira
Guion: Luis Sánchez-Polack
Fotografía: Ignacio Aguilar
Género: Thriller
Productora: Eye Slice Pictures
Co-producción: Gaitafilmes y Lorena Hidalgo
Distribuidora: YAQ Distribución

IMDb

Tráiler de ‘La penumbra’

Sinopsis de ‘La penumbra’

La penumbra nos muestra a Laura, que está estudiando para la oposición de especialidad médica. Dedica gran parte de su tiempo para completar esa oposición, por lo tanto, le queda poco tiempo disponible, para su marido y sus dos hijos hasta que Laura, se adentra en un espacio de penumbra que alterará su vida para siempre. (EYE SLICE PICTURES).



La penumbra
Foto de Eye Slice Pictures

La creación de la atmósfera  

La penumbra comienza con un enigma por resolver. Un tono serio, inquietante y sórdido que te mete de lleno en la atmósfera y en la historia que está por venir. El uso del sonido, el arte y la dirección de fotografía, entre otros, es clave para que funcione la inmersión del espectador, en ese primer plano que nos introduce directamente, en la historia de Laura interpretada por Lorena Hidalgo. 

Sin desvelar mucho la trama, los diálogos y los actores, también van en consonancia con lo que se quiere expresar en cada escena que van llevando poco a poco a Laura a un estado de agonía y sufrimiento, extremos. Lo que, aparentemente, parece una noche más, cuando está acostando a sus hijos en sus camas para irse a dormir, se convierte en una escalofriante pesadilla, montada y ejecutada de manera muy inteligente. 

Daniel Viqueira, director y montador del film, elige a la perfección, los momentos de alta tensión y suspense de manera clara y contundente en la mente del espectador que, sin lugar a dudas, infunde verdadero estado de incomodidad. Un montaje que supera con creces la de su anterior cortometraje, “Limbo”. 

Lorena Hidalgo
Foto de Eye Slice Pictures

Angustia y dolor

El cortometraje expresa dolores y sufrimientos muy profundos del personaje que se pone de manifiesto en ese viaje hacia la penumbra, un espacio de miedos e inseguridades, de culpa y dolor. 

En este encontronazo con La penumbra, que, aunque no lo parezca, está ligado, intrínsecamente, a la realidad, se acentúa la necesidad de atender tu entorno, cómo algo que te rodea y envuelve en un presente; la necesidad de valorar ciertas cosas por encima de otras y el superar una herida que continuamente está modificándose y mostrándose de forma diferente, en la mente de Laura. 

Un mundo interior 

El director, Daniel Viqueira, tiene clara la forma de contar sus historias que como hemos visto en sus dos cortometrajes “Limbo” y La penumbra , utilizan una experiencia traumática y posteriormente, la moldean y trabajan, en el territorio de la locura, la culpa y la inseguridad del propio personaje. 

Un mundo lleno de matices, que en este cortometraje en especial, se crea por el sonido y el uso de una banda sonora que van perfectamente en consonancia con lo que se quiere contar en La penumbra. Diseño sonoro realizado por José Tomé, ganador al mejor sonido en Premios Fugaz por Bailaora, y Joan Vila, encargado de la banda sonora, ganador de los XIII Premios Jerry Goldsmith a mejor banda sonora para cortometraje. Gracias al diseño sonoro y la banda sonora La penumbra es, La penumbra.

La creación de este universo sonoro se crea para advertirnos de que algo, en el interior de la protagonista, se está alterando. Un miedo latente que está a punto de explotar y estallar en forma de, como hemos dicho antes, inseguridades y miedos.

La penumbra
Foto de Eye Slice Pictures

Un mundo con líneas muy finas que definen realidad de fantasía en las que, a renglón seguido, se funden incesantemente creando un espacio armónico y rico en matices y momentos icónicos que se suceden a lo largo del cortometraje. 

Tal y como en su primer cortometraje “Limbo”, en este, llamado La penumbra se trabajan las historias en sitios donde parece que todo se para, para dar rienda suelta a la evolución y resolución de las mismas. 

Conclusión

La penumbra toca de manera singular sentimientos muy profundos que invitan al espectador a un mensaje final que no deja indiferente. Un gran trabajo, que descubre nuevamente a un autor con voz propia siendo Daniel Viqueira: director y montador del proyecto.

Guerreros

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí