Uno de los clásicos Disney más recordados de toda su historia es La Sirenita. El film de Ron Clements y John Musker se ha erigido como uno de los sellos de identidad de la famosa compañía del ratón. Son muchos los premios y certámenes en los que estuvo presente, entre ellos, los dos Premios Óscar a mejor canción original y mejor banda sonora. También se llevó los mismo galardones en los Globos de Oro, donde también se sumaron las nominaciones a mejor película de comedia o musical y a mejor canción por “Bésala”. Su influencia en la cultura popular sigue estando presente a día de hoy, siendo una de las princesas Disney más queridas por el público y los más pequeños de la casa. Se estrenó originalmente en España el 5 de diciembre de 1990.



La Sirenita

Crítica de ‘La Sirenita’

Ficha Técnica

Título: La Sirenita
Título original: The Little Mermaid

Año: 1989
Duración: 79 min
País: Estados Unidos
Dirección: John Musker y Ron Clements
Guion: John Musker y Ron Clements
Música: Alan Menken
Género: Animación
Distribución: Walt Disney Studios

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘La Sirenita’

Dónde se puede comprar la película

La Sirenita (2013) [Blu-ray]
  • Precio mínimo ofrecido por este vendedor en los 30 días anteriores a la oferta: 9.95€
  • Personajes animados (Actor)
  • Ron Clements (Director) - Walt Disney Productions (Producer)
  • Audience Rating: Pendiente de calificación por edades

Sinopsis de ‘La Sirenita’

La Sirenita nos presenta a Ariel, hija del rey Tritón, la princesa de las sirenas. Está a punto de celebrarse su fiesta de cumpleaños y su mayor ilusión es poder conocer a los seres humanos. Con la ayuda de la bruja Úrsula, Ariel consigue subir a la superficie, donde salva de morir ahogado a un hermoso príncipe, cuyo barco acaba de naufragar, del que se enamora perdidamente. (FILMAFFINITY).

Dónde se puede ver la película



La sirenita
Foto de Disney

El reinado del mar

Han pasado más de 30 años desde que Ron Clements y John Musker realizaran la versión cinematográfica de Disney de La Sirenita. Basada en el cuento original de Hans Christensen Andersen, se retoma la historia de la princesa acuática, la cual lucha por su amor como ya se sabe. Normalmente, tras su revisión en tiempos actuales, es uno de los films donde hay una cierta polémica en torno al tratamiento de los personajes femeninos. Sin embargo, contextualizándolo, se le puede dar un sentido distinto, donde la propia Ariel es quién elige su destino. Por lo cual, externamente que sea a raíz de un hombre, en el film de Disney también se explora la curiosidad acerca de la vida terrestre previo a ello. Así se va fomentando una aventura entretenida, que gusta tanto a grandes y pequeños, que dejan una sensación agradable en el ambiente.

Siguiendo la corriente de cuentos de todos los tiempos, se mantiene su carácter maniqueo, lo que hace que se echen en falta algunos matices más provechosos en los personajes antagonistas. Aun así, dejan algunas de las escenas más míticas del imaginario de Disney, lo que indica la buena ejecución del relato durante la problemática de la misma. Además, a pesar de su sencillez, se disfruta del arco evolutivo de cada uno de ellos, viéndose ese mensaje positivo de luchar por los sueños que hay detrás. Se podría rebajar la idealización del amor romántico, pero, hay que tener en cuenta los tiempos en los que fue desarrollada. Aun así, también se ve cierta profundización en debates como la destrucción del medio marítimo o la sobreprotección exacerbada de la paternalidad. Es de valorar que ya desde entonces se vean esas intenciones interesantes.

The Little Mermaid
Foto de Disney

La rebeldía de la princesa

La imagen de la princesa Ariel ha evolucionado a lo largo de estos años, pero, indudablemente, la de La Sirenita es una de las más recordadas en el séptimo arte. Desde el principio se puede ver esa inocencia luminosa, que se equilibra con ese ímpetu aventurero que le acompaña durante toda la película. Por ello, es importante subrayar que, a diferencia de otros films, se puede extraer una enseñanza positiva desde su forma de proceder. Lo mismo sucede con el príncipe Eric, que se distancia de la imagen habitual que se suele dar en otros príncipes de Disney. Por ejemplo, aquí se sale de la imagen impoluta, dejándose ver como un soñador, con esas pinceladas de cercanía y simpatía, como su amor por los animales. Asimismo, cabe recordar que la salvación se propicia por parte de Ariel, lo que equilibra otros puntos más cuestionables.

Por otro lado, Úrsula es la otra gran protagonista del film, llevándose en varios momentos la atención del público. Por lo que, la bruja del mar se consolida en su papel de mala malísima, algo que logra que haya coherencia con ese carácter maniqueo que ya se ha mencionado anteriormente. De igual manera, dentro de ese estilo tan maquiavélico se halla su atractivo excéntrico y una personalidad muy extrema. Luego, llevándolo a una lectura más actual, su personaje es una metáfora de esa sociedad arcaica, con frases como “admirada tú serás si callada siempre estás”. Al ser la villana del film, indica perfectamente aquello que no se debe seguir. Luego, Scuttle, Flounder y Sebastián son un perfecto acompañamiento y un respiro ligero que se agradece. Por último, la figura del Rey Tritón evoluciona de una manera favorable, aunque queda un imaginativo que todavía estaba por desarrollarse.

The Little Mermaid
Foto de Disney

La animación de Disney

Uno de los fuertes de La Sirenita es la forma en la que se ha realizado la composición visual y sonora. Gracias a ese cuidado, siguen perduraron en la actualidad, siendo muchas de sus escenas un clásico en las mentes del gran público. Para comenzar, la música es soberbia, con una calidad exquisita, que deja patente la maestría con la que se desenvuelve Alan Menken. Asimismo, las canciones son extraordinarias, desde aquellas más contundentes como “Parte de él” hasta más distendidas como “Bajo el mar”. Luego, a la hora de efectuarse las escenas musicales, se ejecutan con un cuidado del dibujo, con un ritmo y una elegancia brillantes. Por lo cual, hay que destacar la sensibilidad que profesan en la creatividad y expresividad que queda patente durante todo el largometraje.

Por otra parte, el diseño de los personajes mantiene el sello de identidad de Disney, pero con la suficiente innovación para no recordar a otras películas. No es algo tan fácil de conseguir, pero la factoría del ratón ha sabido realizarlo. Después, donde mayor potencia se halla es en la forma en la que se expone el reino del mar, con detalles muy sugerentes, como el barco abandonado. Además, los colores azules transportan a ese universo acuático, pero sin quedarse lineal, dado que se adapta al nivel de energía que demanda la escena. Así se adapta a la situación y envuelve al público dentro de esa atmósfera creada. Para terminar, el ritmo y el montaje del film es perfecto, sin sobrar ni echar en falta nada. Gracias a ello, el espectador cae rendido a los pies y se reivindica como uno de los estándares de la factoría Disney.

La sirenita
Foto de Disney

Conclusión

La Sirenita es una adaptación que reivindica la imagen de Ariel, con un enfoque distinto. A lo largo de los años, se puede ver que se le puede dar un significado más allá del romanticismo de antaño. Aun así, hay cierto carácter maniqueo, aunque sabe sacarle partido y da una historia ya conocida, pero haciéndola suya. Pero, indudablemente, lo que eleva el largometraje a unos niveles altos es la realización visual y sonora, con una calidad excelente. Gracias a ello, envuelve al espectador en esos parajes marinos y de cuento, dejándole prendado de principio a fin. Como el canto de las sirenas, su poder termina por enamorar a aquellos que la ven y escuchan.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí