David R.L. vuelve a los cines con su segunda película: Lady Off, tras su debut en 2013 con ‘La noche del ratón’. El film ha estado en el prestigioso Festival Internacional de Cine de San Sebastián, nominado a la mejor película vasca de 2018. También estuvo nominado al galardón de mejor film en el Festival de Cine de Madrid-PNR, aunque sí ganó el de mejor actriz para su principal protagonista: Marta Fuenar. Estreno en cines el 29 de marzo.



‘Lady Off’

Lady Off

Ficha Técnica

Título: Lady Off
Título original: Lady Off

Reparto:
Marta Fuenar (Ana/Lady Ana)
Mateu Bosch (Gabriel/Ricardo)
Yeyo Bayeyo (Director)
Jaione Vázquez (Compañera de piso)
David Rodríguez (Tío baboso en el metro)

Año: 2018
Duración: 71 min
País: España
Director: David R.L.
Guion: David R.L. y Noemí Chico
Fotografía: Jorge Martín
Música: Xisco Rojo
Género: Drama
Distribuidora: Begin Again Films

Filmaffinity

IMDb

Tráiler

Sinopsis

Ana es una joven actriz que, desgraciadamente, no puede dedicarse profesionalmente a la interpretación. De hecho, debe compaginar pequeñas producciones teatrales en las que encuentra acomodo con su trabajo a media jornada como dependienta en una tienda, cada mañana de lunes a sábado. Ahora Ana está inmersa en la preparación de un nuevo papel: ha sido seleccionada para interpretar a Lady Ana en una modesta representación del Ricardo III de Shakespeare que se llevará a cabo en un pequeño teatro off madrileño.

Pese a lo humilde que es la producción, la oportunidad es ilusionante para Ana, pero esa ilusión chocará enseguida con la férrea visión del director de la obra, que concibe el personaje de Lady Ana únicamente como un juguete al que Ricardo debe asfixiar (metafóricamente), humillar e incluso vejar sobre el escenario. (BEGIN AGAIN FILMS).



Lady Off

Teatro off

Lady Off muestra sus intenciones desde el primer segundo: un plano amateur de lo que parece ser una adaptación de una obra de Shakespeare en un teatro moderno de la capital madrileña. Un montaje lejos de la elegancia del texto original, pero muy acorde a la corriente hipster que hay en los espacios teatrales experimentales. El problema surge cuando no se ve una planificación visual organizada y da la sensación de estar viviendo unas prácticas universitarias continuas. Lejos de parecerse al estilo documental, los planos cercanos e irregulares no terminan el cometido de dar una buena fotografía, sino que condena al film a no poder ser tomado en serio. El exceso de movimiento de cámara, la diferencia de colores, una dirección artística de andar por casa y unos encuadres de muy dudosa calidad hacen que se pueda denominar una cinta dentro del amplio universo de la cultura “trash”.

Aunque no sea su intención, evoca a un recuerdo de ‘Cisne negro’ de Darren Aronofsky, pero con una gran distancia entre ambas. Temas distintos, pero les une elementos bastante parecidos. El problema es que en este caso, entra en un bucle del que no sabe salir y da la sensación de falta de creatividad y bagaje profesional. Nada tiene que ver con el film de Natalie Portman, pero se puede percibir la influencia sobre ella. La obsesión del personaje, el paralelismo con su vida personal… Pero el libreto carece de la calidad de ‘Cisne negro’. Además, al dramatizar el texto de Shakespeare, provoca la impresión de una falta de originalidad muy notoria. No hay frescura, no hay materia prima que valorar. Y no se puede tomar excusa el ser una película de bajo presupuesto. Hay grandes obras del cine español independiente reciente que sí son solventes como ‘Selfie‘.

Lady Off

Tomar no es conceder

Las interpretaciones que acompañan a Lady Off no ayudan en el concepto artístico de la película. Por un lado, Mateu Bosch pincha totalmente en su concepción como Gabriel y más todavía como Ricardo. Una actuación insípida, que no tiene ni altos, ni bajos. Una falta de pasión, de espacio, de conocimiento de la interpretación de los silencios, de las miradas. Bosch no consigue enganchar y provoca cierta animadversión en su trabajo. Por otra parte, Marta Fuenar como la protagonista, Lady Ana y Ana, defiende en alguna que otra frase su manera de interpretar. No es una actuación brillante y muy lejos de ello, pero en algún que otro momento, se puede ver esa intencionalidad de creerse su personaje y poder transmitirlo al público. Sin embargo, hay que mencionar la plasticidad y superficialidad de ambos en la puesta en escena. No hay pasión ni sentimiento.

Una de las revelaciones del film y punto a favor es la participación de Jaione Vázquez. La actriz tiene un pequeño papel, sin mucha importancia, pero que da frescura y cierta naturalidad. Al nivel de la película, consigue entenderla y adaptar esta energía para aportar una sinergia que esté en coherencia con lo que se está viendo en pantalla. Causa en el público cierta simpatía, algo que consigue dar realismo a su interpretación. De los actores del film, es la única que en varios momentos consigue credibilidad en la escena. Por último, Yeyo Bayeyo, en el papel del director de la obra, a una primera instancia podría resultar insustancial, pero como caricatura y parodia del “fenómeno hipster” en las salas de teatro, es un acierto. La pesadez y sinsentido de su actitud corresponde a la naturaleza dadaístas de algunos artistas de la “movida malasañera”. Curioso.

Lady Off

¿Dónde está la delicadeza?

Pese a la inconsistencia de Lady Off, la razón que lleva al film a ser pasable es el trasfondo que sí se puede leer entre las líneas del recorrido de la historia. El machismo intrínseco en la sociedad se hace palpable en esta cinta, lo que sí hace reflexionar al espectador aunque no empatice con lo que se está viendo en pantalla. Acompañado de la explicación visual de la dificultad de mimetizarse con un personaje y lo que ello acompaña. La línea de la ficción que, en esta ocasión, habla del abuso y de la violación justificada, permite que se discuta sobre cómo a veces se crea un romanticismo de la cultura de la humillación. No se puede negar que pese a la dudosa calidad de la película, es importante que jóvenes cineastas pongan las cartas sobre la mesa sin ningún tapujo ni miedo.

Aunque no ha habido un acabo fino y delicado, se hablan de temas que deben ser escuchados y sobre todo, que a día de hoy siguen ocurriendo. Es lo que consigue que el film no caiga en saco roto y sea tolerable. No hay grandes actuaciones, hay grandes fallos de guion, una puesta en escena bastante criticable, un montaje lleno de errores… pero tiene algo que contar. En la concepción del cine, es importante premiar a aquellos filmes que quieren también servir cómo conductor de pensamientos y debates. De mostrar realidades que merecen tener atención. Por esta razón, aunque no se haya realizado de una forma atractiva y competente, es un buen comienzo para David R.L. como narrador de historias, al igual que Noemí Chico, la otra guionista del film. Una buena idea, que no llega a ser bien ejecutada y muy mejorable, pero la experiencia hace al maestro.

Lady Off

Conclusión

Lady Off es una película que podría navegar sin problemas dentro del género “trash”, pero sin la plausible de poder convertirse en un clásico del cine de lo terrible que es. Sin embargo, plantea un buen tema de debate y hay una idea bien concebida, aunque mal efectuada. Puede ser un punto de partida para realizar producciones con mayor profundidad y sentimiento. Un ejemplo de la apertura a nuevos realizadores en España de toda índole. Se necesita cine independiente y esta cinta aporta su granito de arena desde su prisma.

Las interpretaciones protagonistas dejan mucho que desear y son bastante olvidables. Un guion flojo y con flaquezas muy difíciles de resolver. Una imagen visual poco cuidada, de aficionado de videocámara que termina por pasarle factura y sentencia al film con el resto de elementos. Un acierto la corta duración. La magia del cine no reside en la inversión que se ponga en ella, sino más en la creatividad y el talento del realizador. Desgraciadamente, este film no ha encontrado el camino de la expresividad, sino el de la insustancialidad.

Reportaje de Lady Off en Días de Cine TVE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here