Los hermanos Duplass, renacentistas de Nueva Orleans, le regalan a la actriz Natalie Morales su primera película como directora, Language Lessons, literalmente “lecciones de lenguaje”, un título curioso porque, al igual que el Big Bang que ni fue big ni fue bang, esta película no habla de lenguaje, ni da lecciones.

Más bien parece dar explicaciones, al modo de los niños malos cuando se sientan en el regazo de un falso Papá Noel en el Plenilunio. La película procura ser una especie de reconciliación entre Puerto Rico y Cuba, y Norteamérica, lo cual en sí mismo no tiene por qué ser motivo de crítica. Pero es que el tratamiento de dicha cuestión es tan superficial y frívolo como el feminismo en La casa de papel. Estreno en salas de cine españolas el 4 de marzo de 2022.



Crítica de 'Language Lessons'

Ficha Técnica

Título: Language Lessons
Título original: Language Lessons

Reparto:
Natalie Morales (Cariño)
Mark Duplass (Adam)
Desean Terry (Will)
Christine Quesada (Voz de la prima de Cariño)

Año: 2021
Duración: 91 min.
País: Estados Unidos
Director: Natalie Morales
Guion: Mark Duplass, Natalie Morales
Fotografía: Jeremy Mackie
Música: Gaby Moreno
Género: Drama
Distribuidor: Festival Films

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de Language Lessons

Sinopsis

Cuando el marido de Adam (Mark Duplass) le regala un pack de clases semanales de español por sorpresa, no tiene muy claro cómo encajará este nuevo elemento en su estructurada vida. Pero ocurre una tragedia y su profesora, Cariño (Natalie Morales), se convierte en la salvación que no sabía que necesitaba. Adam desarrolla un vínculo emocional totalmente inesperado y lleno de complejidades con Cariño, pero ¿realmente se puede conocer a una persona solo por haber experimentado un trauma junto a ella? (Festival Films)

Dónde se puede ver la película



Estados Arrepentidos de América

El personaje de Adam, millonario norteamericano de algún lugar de Norteamérica que suena fuertemente norteamericano, como Oregón, o Iowa, o Sacramento, encuentra en una mujer cubana afincada en Puerto Rico, prácticamente pobre, pero guapísima y dulce -su personaje de hecho se llama Cariño (What?)-, y que por supuesto habla un inglés perfecto, a la psicóloga que le ayuda a superar la horrible muerte de su marido. Marido que no tiene ningún tipo de relevancia en la trama, del que sólo escuchamos su voz en un instante, y del que sólo vemos una foto. Sorpresa: es negro.

Mucha gente no sabe que, hoy por hoy, la población hispana en Estados Unidos ya supera con mucho a la población negra, cuyo origen es, obviamente, la esclavitud legalizada del siglo XVIII. Los negros esclavos del sur de EE.UU., hicieron la fortuna de las trece colonias a través de sus industrias, principalmente de algodón. En un momento dado de Language Lessons, Adam confiesa que la mansión en la que vive no es en realidad suya, sino que se la proporcionó su marido. En la película, Estados Unidos ha obtenido toda su riqueza de África, acabando con ella. Pero, a su muerte, necesita la ayuda de Puerto Rico para recuperarse, con el que más o menos se lleva bien, pero al que ni siquiera reconoce como independiente.

Puerto Rico le podría decir a Estados Unidos que quién se cree que es, que no le debe nada, que suficiente tiene con ni siquiera poseer su propia soberanía, que le vaya a llorar a Canadá… de hecho más o menos se lo dice, al principio. Pero Estados Unidos llora mucho porque ha perdido a África, y también se ofende porque, en el fondo, nunca tuvo mala intención. Incluso, en un diálogo de discusión entre los dos, Adam le dice al personaje de Cariño: “¿qué culpa tengo yo de ser rico?”… SUTIL.

Pero lo peor viene al final, cuando Puerto Rico le confiesa a Estados Unidos que, si está tan cabreada, no es por él, sino porque está enferma. Estados Unidos, dadivoso, le ofrece su enorme casa, con piscina y decoraciones indígenas, sus riquezas a fin de cuentas. Entonces Cariño, en vez de decir que el dinero expoliado no es solución de nada, o que no le parece pertinente ya que se conocen desde hace dos meses, o que por qué Estados Unidos siempre intenta ser una mejor persona a través de la apropiación de problemas que no tienen nada que ver con él, como el de Puerto Rico. Pero no. Puerto Rico aparece al final en la piscina de Estados Unidos. En fin, santa paciencia.

Language Lessons
Copyright Festival Films

La pérdida

Pero no todos los mensajes de Language Lessons son así. También se habla, esta vez sí de manera reflexiva y honda, del concepto de la pérdida. Y lo hacen de manera que recuerda mucho a la magna película de Won Kar Wai In the mood for love, en el sentido de que son dos almas rotas por haber perdido a gente a la cual nunca vemos. Eso trasmite muy bien el sentimiento de frustración constante que supone la pérdida. Los personajes hablan sin parar de personas a las que no vemos, y a las que sabemos que no vamos a ver, lo que influye intranquilidad y disgusto en el espectador.

Porque la pérdida es dura no el primer día, sino cuando pasas seis meses y constatamos otro día más que el universo no nos ha devuelto a esa persona, que no nos hemos despertado de la pesadilla. La pérdida no se supera, se convive. Hay un diálogo especialmente bello en Language Lessons, en que Adam le dice a Cariño algo parecido a esto: “Los peores momentos son las mañanas, cuando me despierto y Will no está. Siento que pierdo a mi marido todas las mañanas”. Es una frase demoledora, porque todos nos podemos identificar con ella.

Language Lessons
Copyright Festival Films

 Un despertador de vocaciones

Por otro lado, el aspecto más insoslayable y definitorio de Language Lessons es su realización. Hacer una película usando sólo la imagen de pantallas dentro de la propia diégesis, no es un recurso innovador en absoluto, pues sin ir más lejos ya lo explotó de forma muchísimo más creativa Nacho Vigalondo en 2014, y en España. Además, en Language Lessons, esa vocación naturalista tan europea, bajo la cual se acogen a ultranza hasta el punto en que todo el metraje de la película son llamadas por zoom, se hace en ocasiones recalcitrante e, incluso, anticinematográfico.

Sin embargo, el espíritu rudimentario de Language Lessons, enormemente casera, barata en el mejor de los sentidos, con una economización de recursos envidiable, resulta desmitificadora para con la industria, le quita al hecho de hacer películas el sentido trascendente e inalcanzable. Es más, me atrevo a decir que mucha gente vio fortalecida su vocación de cineasta al salir del cine, pensando que tal vez no sea tan difícil materializar un proyecto a pesar de la precariedad de recursos. Yo por lo menos sí.

Natalie Morales
Copyright Festival Films

Conclusión de 'Language Lessons'

Language Lessons, es la primera película para Natalie Morales en la silla de dirección, y se nota. Por si esto fuera poco, también la coprotagoniza y coescribe, gracias a la producción de los veteranos hermanos Duplass. Una mitad de los cuales, Mark, comparte también guion y pantalla (literalmente) con Morales. A mí también me cuesta enterarme, esto es un lío. Hay que decir que esta macedonia de profesiones y cometidos no le hace demasiado bien a la película.

Duplass se debería haber quedado “sólo” en la escritura y producción, pues su interpretación es, de los dos, la más mediocre, en ocasiones hasta ridícula. Tal vez sí debiera haber ayudado en la dirección, donde Morales muestra unas carencias enormes. Sin embargo, ella demuestra ser mucho mejor intérprete que Duplass, al que domina en organicidad, credibilidad y empatía. Esta enredadera se trasluce en Language Lessons haciéndola enormemente irregular. Pero, dicho lo cual, consigue ser agradable, emotiva, humana, y a mí por lo menos me entretuvo. Poco más se le puede pedir a una película.

Reportaje de Language Lessons en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
6 / 10
60 %
Artículo anterior"Sin Respiro": El poli malo y el poli peor
Artículo siguiente"Una femmina": el código del silencio
Nací en Tenerife en 1997, pero me educo y desarrollo la mayor parte de mi juventud en Madrid. Entonces, ya en el instituto, empiezo a escribir mis primeros relatos. Estudio Comunicación Audiovisual en la Universidad Complutense de Madrid; y en la Università degli Studi di Bologna, en Italia, me especializo en guion. He trabajado en televisión, tanto en programas de actualidad como en series de ficción. Recientemente he publicado mi primer libro de relatos.
Esta enredadera se trasluce en Language Lessons haciéndola enormemente irregular. Pero, dicho lo cual, consigue ser agradable, emotiva, humana, y a mí por lo menos me entretuvo. Poco más se le puede pedir a una película.language-lessons-pelicula-critica

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí