Late Night es la primera película escrita por Mindy Kaling, la reconocida comediante y actriz estadounidense. La propia Kaling protagoniza la película junto a Emma Thompson, ambas bajo la batuta de la directora Nisha Ganatra. Desde el 26 de abril en Movistar+.



Late Night

Crítica de ‘Late Night’

Ficha Técnica

Título: Late Night
Título original: Late Night

Reparto:
Emma Thompson (Katherine Newbury)
Mindy Kaling (Molly Patel)
Amy Ryan (Caroline Morton)
Hugh Dancy (Charlie Fain)
John Lithgow (Walter Lovell)
Megalyn Echikunwoke (Robin)
Max Casella (Burditt)
Paul Walter Hauser (Mancuso)
Denis O’Hare (Brad)
Reid Scott (Tom Campbell)

Año: 2019
Duración: 102 min.
País: Estados Unidos
Director: Nisha Ganatra
Guion: Mindy Kaling
Fotografía: Matthew Clark
Música: Lesley Barber
Género: Comedia
Distribuidor: Amazon

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Late Night’

Sinopsis

La presentadora de un talk-show nocturno sospecha que su longevo programa está a punto de ser cancelado.

Premios

  • Globos de Oro: Nominada a mejor actriz comedia (Emma Thompson). 2019

Donde puedes ver la película



El estreno de Mindy Kaling como guionista de cine

Mindy Kaling lleva dos décadas en el mundo de la televisión y la comedia, por lo que no es de extrañar que la primera película que guioniza sea sobre un late night americano. En cierto modo, es una vuelta de tuerca a sus tiempos en Saturday Night Live y, de forma tangencial, en The Office. Uno de sus mayores aciertos es interpretar a la protagonista.

Su personaje, Molly Patel, es empleada de una fábrica química que se postula para el puesto de guionista en un reputado programa de entrevistas. Su ingenio para la comedia es un talento natural, pero no tiene ninguna formación en periodismo ni televisión. Eso, unido a que es la única mujer del equipo, además de racializada, se convierte en objeto de burlas y cuestionamientos en el entorno laboral. Tampoco ayuda que su jefa (Emma Thompson) sea un monstruo sin corazón. Ni que la oficina esté tan poco acostumbrada a tener trabajadoras que la ambientación sea más propia de los años sesenta que de la actualidad.

Por todo ello, la personalidad desenfadada de Mindy Kaling tiene lugar a brillar. El personaje se funde con la persona y se nota que la actriz está en su salsa. Además, la propia Kaling ha admitido que escribió el papel de la jefa pensando en Thompson, y a la británica le sienta como un guante. La dinámica que se genera entre ellas es de lo más interesante y da pie a varios escenarios graciosos.

Late Night
Copyright Amazon Studios

Un ‘late night’ con poco que ofrecer

No obstante, Late Night en su conjunto se queda como un quiero y no puedo. Más cercana al proyecto final de un máster en audiovisuales que a lo esperado por una profesional con la trayectoria de Kaling. Es una de esas películas que se disfrutan bien en la sobremesa, pero que dejaría un regusto a arrepentimiento si has pagado una entrada de cine.

Uno de los grandes fallos es la trama romántica. La protagonista tontea con varios compañeros de trabajo en lo que se acaba convirtiendo en un escenario de groserías y desplantes que no lleva a ningún sitio. Aunque gran parte de la culpa la tiene el personaje de Kaling en sí, y es que su protagonista no está lo suficientemente bien definida. Esto hace difícil conectar con sus emociones y deseos más allá de ese anhelo femenino universal de ser reconocida por el trabajo propio.

Emma Thompson
Copyright Amazon Studios

Feminismo desfasado

Late Night nos deja un feminismo extremadamente liberal y blanco que ya quedó superado con películas de principios de los 2000 como Una rubia muy legal. Así como no podemos ignorar el detalle de que esté dirigida y escrita por dos mujeres racializadas, tampoco podemos obviar la asunción de un relato simplista, blanco y americano. Es una prueba más de que deshacerse de la carga del heteropatriarcado blanco es una tarea complicada, también para quienes lo sufren en su propia piel.

Todo ello la convierte en una cinta para echar en la pila de típicas comedias de oficina estadounidenses. No aporta prácticamente nada interesante al panorama actual, al contrario. Ha quedado tan desactualizada que puede percibirse como un revival de El diablo viste de Prada.

Late Night
Copyright Amazon Studios

¿Emma Thompson o Meryl Streep?

Con el personaje de Emma Thompson en escena, es inevitable hacer esta comparación. Hace catorce años desde que Meryl Streeps se metiera en la piel de una ejecutiva despiadada en El diablo viste de Prada y, aún así, Late Night ha reproducido casi al pie de la letra el mismo estereotipo. ¿Acaso en 2020 estamos necesitados de este tipo de representación? Da la sensación de que para ser una mujer independiente en el mundo de los negocios es necesario despojarse de cualquier emoción que delate tu feminidad; una idea que resulta por demás misógina y desfasada.

En ese sentido, resulta mucho más refrescante el giro que le dan a la figura de la mujer jefa en The Bold Type. La serie de Amazon Prime Video es otra copia tardía de El diablo viste de Prada, pero la creadora ha conseguido actualizarla de forma que los roles sean mucho más naturales.

Emma Thompson
Copyright Amazon Studios

Conclusión de ‘Late Night’

A pesar de todo, Late Night quedará como una comedia simple y divertida con la que pasar el rato. No entra en discusión el talento de Mindy Kaling que, si consigue desempolvarse esas rutinas adquiridas, seguro que nos ofrecerá interesantes películas en el futuro.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí