Llévame a casa (Bring Me Home) es el título de esta película surcoreana. Un acertado largometraje de casi dos horas de duración, en la que suspense y emociones van unidos. La angustia de la desaparición de niños y la corrupción policial en este caso, son la cruda base de este drama.

Dirigida por Kim Seung-woo, actor y presentador de programas de TV en su país, ha sabido combinar escenas lentas con otras trepidantes e inesperadas. Él mismo escribió el excelente guion.

Lee Young-ae y Park Sang-woo, dos actores conocidos y muy famosos en Corea del Sur, interpretan a una pareja que intenta llevar una vida lo más normal posible. Ella es enfermera y él profesor de matemáticas. Sin embargo, la situación no será fácil debido a que hace ya seis años de la desaparición de su único hijo.

Se estrenará el próximo 10 de agosto en Movistar+ y, sin duda, vale la pena verla. Se puede apreciar como cada vez más el cine coreano mejora su calidad, siendo galardonada en “Fantasporto” y “Chunsa“.



Llévame a casa (Bring Me Home)

Crítica de ‘Llévame a casa’

Ficha Técnica

Título: Llévame a casa
Título original: Nareul chajajwo / Bring Me Home

Reparto:
Lee Young-ae (Jung-Yeon)
Yoo Jae-Myung (Hong Kyeong-Jang)
Park Hae-jun (Myeong-Guk)
Lee Won-gun (Seung-Hyeon)
Hyun-woo Seo (Constable Kim)
Jin-hee Baek (In-Sook)
Ae-ri Jung (anciana Sra. Song)
Baek Joo-Hee (In-Sook)

Año: 2019
Duración: 108 min.
País: Corea del Sur
Director: Kim Seung-woo
Guion: Kim Seung-woo
Fotografía:
Música:
Género: Thriller. Intriga
Distribuidor: Movistar

Filmaffinity

IMDB

Tráiler a ‘Llévame a casa’

Sinopsis

Una madre totalmente entregada a la búsqueda de su hijo desaparecido sigue una pista que le lleva hasta un pueblo pesquero en el que un oficial de policía corrupto podría tener las respuestas a sus preguntas.



Corrupción en Corea

Podría sonar a serie norteamericana, si no fuera porque está rodada en Corea y protagonizada por actores también coreanos. Lo cual nos lleva a la conclusión de que la maldad existe en todo el planeta, lamentablemente.

Llévame a casa (Bring Me Home) es el drama que viven multitud de familias en todo el mundo. La angustia que sufren, no sólo los padres, sino sobre todo los niños desaparecidos. Inocentes criaturas que son arrebatadas de su ambiente, de su vida, de sus juegos. De manera injusta y brusca, les roban su candor e ingenuidad. ¡Y eso si no les quitan la vida!

A quien primero se recurre en estos casos es a la policía. Supuestamente la que investigará y hará todo lo posible para encontrarlos cuanto antes. Saben que el tiempo corre en su contra. A medida que transcurre, van disminuyendo las posibilidades de encontrarlos.

Pero…¿y si hubiera alguna “manzana podrida”? ¿Si el dinero fuera tan atractivo, una fuerte tentación para desviar la mirada? Incluso para alejar las pistas que conducen a los delincuentes. Esto da que pensar.

Yoo Jae-myung da vida al policía sin escrúpulos en Llévame a casa. En connivencia con una familia que compra a niños secuestrados, no sentirá ningún reparo en ver cómo los maltratan, humillan y vejan. Tampoco en mentir y llegado el momento incluso en amenazar a quien se interponga en sus sucios negocios.

Llévame a casa

Amor de madre

Debido a una serie de circunstancias, será la madre la única que no cesará en encontrar a su niño. Tras la pista que le comunica un compañero del policía corrupto, llegará a un lugar sórdido y con personajes oscuros, peligrosos.

Llévame a casa no sólo se trata de un drama, aunque al inicio dé esa impresión. A medida que van transcurriendo las secuencias, se va despertando el interés y una inevitable empatía por la madre. Además de sentir la angustia de los niños desaparecidos.

Quizás sea cierto ese “sexto” sentido atribuido a las madres, en general. En esta película es del todo evidente. Ella nota algo extraño en esa gente, con los que llega a comer en la misma mesa. Decide marcharse cuando el policía corrupto le dice que por allí está todo tranquilo. Pero apenas recorridos unos kilómetros, regresará. Escondida, con sumo cuidado, comprobará que le están ocultando cosas.

Cuando cree que lo ha encontrado, algo inesperado les volverá a separar. Incluso su vida correrá peligro ya que la verán como a una seria amenaza de la que hay que deshacerse. A pesar de todo, su grande e incondicional amor, le hará luchar como jamás hubiera creído.

Llévame a casa

Conclusión de ‘Llévame a casa’

Llévame a casa (Bring Me Home) es una magnífica película que nos hace sentir la angustia que viven tanto los niños desaparecidos como sus familias.

Al principio resulta un tanto anodina, lenta incluso, pero después se va animando. Varias escenas inesperadas servirán para darle dinamismo, aunque siempre en su línea del cine oriental.

Todos los actores, incluidos los niños, desarrollan una interpretación muy creíble, magistral.

Los escenarios, sobre todo el lugar dónde los tienen secuestrados, ayudan a imaginar esa impotencia y desamparo que sienten las desdichadas criaturas. La alternancia de planos cortos y primeros planos permiten fijarse mejor en los detalles, en los sentimientos de los personajes.

Aunque hay escenas desagradables y mucha tristeza, el final deja una gran puerta abierta a la esperanza.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí