Luc Dardenne es uno de los directores más reconocidos a nivel europeo. Junto a su hermano, comenzaron dirigiendo documentales, y aunque ahora se dediquen al largometraje, no han abandonado del todo dicho género. Las cintas dirigidas por los hermanos Dardenne se han alzado con varios galardones, entre los que destacan la Palma de Oro de Cannes por “Rosetta” y por “El Niño”.

En Cinemagavia hemos tenido la oportunidad de entrevistarlo en una mesa de medios, con motivo del estreno de “El joven Ahmed”. El director, guionista y productor nos ha contado cómo ha abordado este trabajo. También, nos hace ver cómo combatir el radicalismo. Además, nos confiesa el proceso de selección del joven actor protagonista. Por último, nos desvela su visión con respecto a las nuevas generaciones de jóvenes.

Entrevista a Luc Dardenne

Luc Dardenne
Fotografia recogida de decine21.com (Juan Luis Sánchez)

El fanatismo

Álvaro Jiménez/Cinemagavia: ¿Ha fallado el Estado en lo referente a proteger a ciudadanos extranjeros frente al fanatismo religioso?

Luc Dardenne: Sí, creo que los Estados Europeos no han medido lo bastante deprisa la potencia del fanatismo. Han hecho falta atentados para que se dieran cuenta de que toda una juventud musulmana nacida en Europa podía radicalizarse. Con la llegada de esos jóvenes imanes que ya no venían del islam de la luz, sino del islam más fundamentalista. Estos han predicado la división entre los verdaderos musulmanes y los más “occidentalizados”.

Álvaro Jiménez/Cinemagavia: ¿Es “El joven Ahmed” un intento de comprensión de, por un lado, el fallo del Estado y, por otro, el germen del fundamentalismo como fenómeno vírico?

Luc Dardenne: Sí, no es solo el Estado quien no ha hecho su trabajo, sino que también los medios de comunicación e Internet. Pero creo que no debemos ser paranoicos. Queda un gran trabajo en los colegios, para educar a los jóvenes en la tolerancia y el respeto a cualquier otras ideas que no son las suyas. Cualquier religión puede volverse fanática. El catolicismo lo fue con la inquisición y tanto el fascismo como el nazismo eran ideologías fanáticas. Ellos no son como nosotros y por lo tanto los despreciamos. Los imanes deben ser formados en el islam de la tolerancia y no en el islam de la intolerancia.

Álvaro Jiménez/Cinemagavia: ¿Cuál es el trabajo de despersonalización que hace que el niño cuando casi muere vuelva a la vida?

Luc Dardenne: Para nosotros, es el hecho de hacer que casi muera y llame a su madre. No llama a Ala, llama a su madre, como cualquier niño del mundo. Su fanatismo ha desaparecido.

La película se construye entorno al cuerpo del joven Ahmed, sus rodillas al rezo, como esconde el cuchillo, como apenas le pueden tocar… En cierto modo, intenta no estar en la Tierra, sino estar por encima. Pero ahí cae a pique. Sus ideales se esfuman. No es el mismo cuerpo, es un cuerpo estropeado. Rodamos todo ese momento como si fuera una muda, como si saliera de su caparazón. Es la vida.

Luc Dardenne
Luc Dardenne, director de ‘El joven Ahmed’ en el marco del Festival Internacional de Cine de Morelia (Ariana Pérez). Foto de Milenio.com

La marca Dardenne

Álvaro Jiménez/Cinemagavia: En el tiempo en el que vivimos, ¿lo verdaderamente transgresor es el minimalismo narrativo?

Luc Dardenne: Queríamos un barrio cercano, para hacer sentir al espectador lo que vive este chico. También queríamos que el fanatismo fuese un enigma, que resulte extraño, que no entres en la cabeza del chico. Pensamos que si colocamos a una persona como él en un entorno cercano, será aún más potente, totalmente oscuro.

Álvaro Jiménez/Cinemagavia: ¿Cuándo alguien tiene una carrera tan larga y tan reconocida como la suya, se convierte de algún modo en esclavo de su propio estilo? ¿Les da miedo innovar?

Luc Dardenne: Sí, siempre es una inquietud. Y en este caso mucho más, porque enseguida nos dimos cuenta cuando escribimos el guion. Otras películas se construyen con otros personajes, pero en “El joven Ahmed” al protagonista no lo podemos hacer cambiar al encontrar otro personaje, porque su fanatismo es tan grande que a los que le rodean, en cierto modo, no los ve. Él está absorbido por su fanatismo. Esa fue nuestra principal inquietud.

Luc Dardenne

Con miras al futuro

Álvaro Jiménez/Cinemagavia: En sus primeras películas trabajaron con actores desconocidos y en las últimas con actrices de mayor renombre, ¿Es el joven Ahmed una vuelta a estos actores amateurs? ¿Cómo le encontraron?

Luc Dardenne: No es que volvamos al principio. Lo que pasa es que el actor es joven y por tanto no puede ser profesional. Si ponemos un actor conocido a su lado, el público se va a imaginar cosas y queríamos al espectador siempre agarrado a Ahmed.

En cuanto a la segunda pregunta, a Ahmed lo encontramos entre unos ciento cincuenta chicos musulmanes. Fue formidable, tenía un gran sentido del ritmo. Cuando decidimos que él era el elegido, llamamos a los padres. El problema estaba en que los padres son musulmanes y el niño iba a atacar con un cuchillo. Pero leyeron el guion y les gusto. Su madre lloró mucho. Se identificó con la madre de Ahmed.

Álvaro Jiménez/Cinemagavia: La juventud juega un gran papel en su película. ¿Cómo ve las nuevas generaciones y los nuevos tiempos que están llegando?

Luc Dardenne: Doy clases en la Universidad y conozco a muchos jóvenes. Hay una especie de monocultura hacia la película de acción, de Marvel. ¿Por qué no? No tengo nada contra ellos, pero existe menos diversidad que antes. Ahora bien, también constato que las películas que no son blockbusters funcionan entre los jóvenes.

Creo que hay que hacer un trabajo de educación, pero el presupuesto asignado a las artes no es suficiente. Hay que dedicar más tiempo al teatro, a la música, al cine… No obstante, soy optimista con la juventud que llega. Es sensible al cambio climático y la mayoría no es xenófoba. O eso espero.

Puedes leer la crítica de El Joven Ahmed, largometraje dirigido por Jean-Pierre y Luc Dardenne, haciendo clic AQUÍ.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí