Más locos que una cabra (Cabras da peste), es una película brasileña  de 97 minutos realizada en 2019 por el guionista y director Vitor Brandt. Disparatada y divertida comedia de surrealistas policías y “pasados” narcotraficantes. Los dos protagonistas principales policías tratan de recuperar una inteligente cabra que ha sido raptada por los narcos en una trama delirante de acción continua.

Estrenada el jueves 18 de marzo de 2021 por la distribuidora Netflix en su plataforma.



Más locos que una cabra

Crítica de ‘Más locos que una cabra’

Ficha Técnica

Título: Más locos que una cabra
Título original: Cabras da Peste

Reparto:
Matheus Nachtergaele (Trindade)
Edmilson Filho (Bruceuilis)
Letícia Lima
Evelyn Castro
Juliano Cazarré
Soren Hellerup (Sergio Petrov)
Leandro Ramos

Año: 2021
Duración: 97 min.
País: Brasil
Director: Vitor Brandt
Guion: Vitor Brandt, Denis Nielsen
Fotografía:
Música:
Género: Comedia
Distribuidor: Netflix

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Más locos que una cabra’

Sinopsis

La comedia brasileña ‘Más locos que una cabra’ cuenta la historia del policía rural Bruceuilis (Edmilson Filho), que va a São Paulo para rescatar a Celestina, una cabra que su pueblo considera parte de su patrimonio. Allí conoce a Trindade (Matheus Nachtergaele), un agente administrativo que decide emprender una investigación de campo, pese a que no es su especialidad. Al más puro estilo de las películas de compañeros policías, pero con un toque brasileño, ‘Más locos que una cabra’ presenta a dos agentes radicalmente distintos que intentan resolver un crimen y atrapar a un criminal mientras forjan una amistad muy especial. (Netflix)

Dónde se puede ver la película



Bruceuilis el desastrado inspector de policía

La luminosa y colorista fotografía de Rafael Martinelli abre Más locos que una cabra (Cabras da peste) con una enloquecida secuencia de persecución. Bruceuilis (Edmilson Filho) un patoso policía de paisano trata de detener al presunto ladrón de un ventilador portátil acabando ambos en el calabozo. El guion nos avisa haciéndonos un guiño con ésta primera escena del enfoque de la película.

La comisaria de policía Vitoria Regina (Valeria “Rossicleá” Vitoriano) como castigo le pone a cuidar la mascota del cuerpo armado, la cabra Celestina, hasta el concurso anual de panela (jugo de caña de azúcar). La oficina policial agrupa a un conjunto de atolondrados policías a cual más caricaturesco. Su mismo aspecto físico y gesticulaciones les denota como risibles en la tranquila localidad de Guará.

Al mismo tiempo la joven capitana policial Priscila (Leticia Lima) organiza la ambiciosa Operación Thunderbolt para detener a una banda de narcotraficantes. Decide una estratagema donde harán pasar por compradores de droga al superpolicía cabo Canique (Juliano Cazarré) y al pusilánime secretario de la comisaria Trindade (Mathews Nachtergaele).

La operación resulta un fracaso por lo que el secretario es destinado al depósito de vehículos incautados de Sao Paulo.

El guion de Vitor Brandt y Denis Nielsen va componiendo las piezas de éste rompecabezas cómico poniendo al servicio de la trama de acción al grupo de inoperantes policías y tópicos narcotraficantes.

Un casual incidente hace que la cabra entre a comer panela en el camión de  un delincuente, Raúl (Leandro Ramos),  y que tras un desencuentro con el inspector Bruceuilis huya con el camión llevándose la cabra dentro.

Más locos que una cabra (Cabras da peste) ha comenzado así a engarzar una dinámica de secuencias alocadas al más típico estilo de las clásicas películas de persecuciones desde Charlot.

Más locos que una cabra
Copyright Netflix

La aventura cómica de alocadas persecuciones continúa

Una vez que Más locos que una cabra (Cabras da peste) ha sentado el contexto de locas persecuciones el guion y la dirección de Vitor Brandt desplegará un surtido repertorio de gags bien hilados. Como una gran astracanada desarrolla el encuentro del trío de narcos con los dos policías disfrazados de presuntos compradores de droga. Siendo de esperar resulta otro fiasco donde cae abatido el superpolicía Canique por los disparos del mafioso Ping Li (Eyrio Okura).

La sucesión de gags cómicos y situaciones humorísticas va en aumento por lo que el guion bien construido al servicio de la diversión nos lleva de aventura en aventura sin parar.

Luego coinciden casualmente en Sao Paulo por exigencias del guion el degradado cabo Canique y el inspector Bruceuilis acabando uniéndose por motivaciones distintas en la persecución de los narcos.

Más locos que una cabra (Cabras da peste) también hace concesiones al gran público con las tan agradecidas escenas de máxima acción como las peleas de los dos osados policías en el karaoke “Shintan”. Cualquier medio les es válido para el seguimiento de la misión, sean coches robados, taxis Uber o incluso bicicletas.

La alegre y variada banda sonora de canciones interpretadas por Adriana Calcanhoto, Sidney Magal, Lulu Santos o Gaby Amarantos entre otros es utilizada como amable lubricante a lo largo de la película.

Otra secuencia destacable al gusto del gran público es la del típico interrogatorio exagerado del poli bueno y el poli malo con el camionero narco Raúl.

Cabras da Peste
Copyright Netflix

La sensata y tranquila cabra Celestina

En el más y más difícil todavía de Más locos que una cabra (Cabras da peste), la parodia incorpora la crítica de la corrupción política con el personaje del diputado Guante Blanco Zeca Brito (Marcundes Falcáo). Siempre lindando con la ilegalidad promovió la campaña “Panela para el pueblo” y la prevaricación utilizando como tapadera el consumo con su compañía “Panela dame más”.

Un lejano episodio infantil de usurpación de su pequeña porción de panela por Zeca Brito es la gran motivación del policía Trindade para su venganza sobre el ahora diputado Guante Blanco.

El trabajado guion no deja títere con cabeza en sus vueltas y revueltas hasta crear una tupida tela de araña surrealista entre narcos y policías.

También resultan divertidas las interpretaciones actorales cómicas en el seguimiento y persecución del diputado al encuentro de su contacto en un lujoso hotel.

Nuevos giros de guion hacen que la policía Priscila vuelva a desconfiar de los dos enloquecidos policías que yendo por libre interfieren una vez más  los planes de la comisaria. Más locos que una cabra (Cabras da peste) aúna la buena actuación cómica general de los distintos actores del amplio elenco con un guion que enlaza escenas y secuencias de acción.

A medida que llegamos al final la cabra Celestina, el ser vivo más sensato e inteligente de la película va tomando cada vez un protagonismo mayor. La sorpresa final surge cuando Celestina acaba siendo quien con su acción y decisión personal se convierte en heroína de la gran aventura.

Cabras da Peste
Copyright Netflix

Conclusión de ‘Más locos que una cabra’ 

Más locos que una cabra (Cabras da peste) es una película brasileña que sólo pretende divertir a personas de todas las edades con las aventuras alocadas de policías caricaturescos enfrentados a narcotraficantes estereotipados.

No esperen por tanto una película de culto ni que vaya a quedar en el resumen del año ni aún menos en la historia del cine brasileño. Pero sin duda si complacerá y provocará sus risas durante una hora y media.

Avisados de antemano no les defraudará si desean disfrutar sin complejos y sin adoptar postureos intelectualoides. Es sin duda una divertida y relajante película para el fin de semana.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí