Maternidad (2020), Mother, o como a mí me gusta llamarla Historia de una golfa, es un crudísimo y fascinante drama familiar, de nacionalidad japonesa, escrito y dirigido por Omori Tasushi.

Con la colaboración en el guion de Minato Takehiko, la inestimable ayuda del famoso director de fotografía Tomohiko Tsuji y la casi imperceptible, pero totalmente necesaria música del maestro Iwashiro Taro.

Producida por Happinet Pictures, Kadokawa y Star Sands, tuvo un estreno limitado en Japón en julio de 2020, para ser adquirida por la plataforma de streaming Netflix para su exclusivo estreno mundial el 4 de noviembre de 2020.

Inspirada muy libremente, en un suceso ocurrido en la realidad, que prefiero obviar para no quitarle un ápice de interés a la cinta.



Maternidad

Crítica de “Maternidad”

Ficha técnica

Título: Maternidad
Título original: Mother

Reparto:
Masami Nagasawa (Akiko Misumi)
Sadao Abe (Ryo Kawata)
Halo Asada (Fuyuka)
Sho Gunji (Shuhei (niño) )
Kaho (Aya Takahashi)
Okudaira Daiken (Shuhei)

Año: 2020
Duración: 126 min.
País: Japón
Director: Takehiko Minato
Guion: Takehiko Minato, Tatsushi Ohmori
Fotografía: Tomohiko Tsuji
Música: Iwashiro Taro
Género: Drama. Thriller.
Distribuidor: Netflix

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de “Maternidad”

Sinopsis de “Maternidad”

La escena inicial de Maternidad no es más que la metáfora de la propia película, Shuei (Gunji Sho), un niño de unos 5-6 años, sube una enorme cuesta como camino al calvario, mientras Akiko (Nagasawa Masami), su golfa madre, desciende por la misma en una bicicleta, celebrando que la han despedido del trabajo.

La historia acaba de empezar y los personajes ya están perfectamente definidos. Ahora nos toca averiguar ese misterioso vínculo entre la madre y su hijo. No busquemos excusas banales en esta película, ni la madre tiene ningún problema mental (hace lo incorrecto y lo sabe, amparada en crío a mi hijo como me da la gana, porque es mío) ni al niño le faltan ocasiones para cambiar de vida. Ya lo entenderán.

Premios

  • 12th TAMA Film Award: Mejor Actriz (Nagasawa Masami)- 2020.

Donde se puede ver la película



La infancia de Shuei

Akiko, la madre, cuyos adjetivos voy a enumerar de la manera más correcta de la que soy capaz y siempre aclarando que su estado mental es óptimo, porque siempre y en cada momento sabe lo que hace y controla totalmente la situación: posesiva, manipuladora, maltratadora psicológica, déspota, abusadora, ladrona, amiga de abrir las piernas para utilizar y engañar a cualquiera que se le cruce en el camino (no importa la edad), ludópata, bebedora, floja, vaga, cínica, narcisista, mentirosa, extorsionadora y un largo sinfín que me dejo en el camino, para no remitirlos directamente al final de la cinta.

Es consciente plenamente que en su vida autodegradante, priva sin piedad a su hijo de una existencia digna y humana, o al menos solo humana, que es aún peor. Tiene totalmente explotados a sus padres y a su hermana, a quienes debe dinero por doquier que nunca devuelve y además utiliza a su hijo para compadecer a una familia a la que tiene envuelta en una desesperación total y la cual ya no quiere saber nada de ella.

Conocerá a su novio oficial en las tragaperras, (otro que tal baila) y decidirá irse unos días de vacaciones con él, abandonando a su hijo y dejándolo a la suerte de un funcionario bonachón al que tiene engatusado. Esos días los pasará Shuey, solo en su casa, sin agua caliente ni gas y finalmente sin luz.

Maternidad
Foto de Netflix

El regreso de ambos

Cuando vuelven los dos golfos, no tienen mejor idea que acusar al funcionario de abuso sexual sobre Shuey para sacarle dinero, pero la estrategia sale mal y tienen que huir de la ciudad supuestamente huyendo de la policía. Otra ciudad, al novio oficial que le da por trabajar y tras comprobar que lo del funcionario no había llegado a más, roba en su trabajo y se dirigen a gastarse el dinero en un hotel para parejas, vejando constantemente a Shuey, que como un robot siempre sabe cuando estorba y cuando no.

La golfa se queda preñada, el novio oficial no quiere saber nada de ella, les da una paliza a ella y al niño por defenderla y los deja abandonados. Con la misma paliza a cuestas, se trajina sexualmente al joven dueño del hotel, el cual les ofrece una especie de tienda de campaña en la parte posterior del hotel para poder vivir.

La adolescencia de Shuei

En teoría y creo que por error en la traducción, han pasado 5 años y Shuei (Okudaira Daiken) tiene 17 años (no cuadra la edad), viven en la calle y lleva a su hermana pequeña a cuestas, Fuyuka.

Son encontrados por los servicios sociales tirados en la calle y les ofrecen comida y un lugar permanente para dormir, amén de pedir las prestaciones sociales que a ella le pertenecen, sobre todo por su hija pequeña.

Shuei hace amistad con una trabajadora social que le ofrece ir a un colegio, parece que la vida se torna un poco, pero aparece el novio oficial de la madre, del cual sigue enganchada y tienen que abandonar el lugar porque los prestamistas persiguen al simpático sinvergüenza.

El novio golfo los vuelve a abandonar, Shuei consigue un trabajo con un buen jefe que le da pena de él, pero de nuevo la actitud de la madre y un maldito mensaje hacen que se conviertan en verdaderos nómadas.

Y hasta aquí puedo contar, queridos navegantes.

La golfa

Akiko, la madre, (Nagasawa Masami), actriz y modelo japonesa. Amplio bagaje en el cine de su país, sobre todo por dos películas de Godzilla y en la televisión nipona. Quizás a nivel internacional su papel más conocido sea por la cinta Gunjo (2009), al ser producida por la 20th Century Fox. Analizar el papel de Akiko es como abrir un caja de bombones y lo que comentaba el amigo Forrest, pero estos bombones están ya chupados, vienen tan marcados por cajas de bombones previas, que no hay el mínimo lugar a la sorpresa.

Mother
Foto de Netflix

¿Quién es Akiko?

Akiko es la madre y cría a sus hijos como le sale del….. Son suyos, de su propiedad, con todos los derechos sobre ellos y cero obligaciones. Es imposible no odiar a este monstruo, porque además ella misma no se considera una víctima, sabe que lo hace está mal, muy mal pero con esa misma capacidad de manipulación sobre las demás, no hace sino asegurar su incorrección maternal. He tenido que visionar la cinta varias veces, buscando un resquicio de remisión antes de hacer la crítica, pero vive Dios que no lo he encontrado.

Ni un solo momento en Maternidad tiene empatía con nadie, salvo aprovechando su no exigua belleza y un cuerpo que despierta pasiones, para joder la vida a los demás. Después de los adjetivos que preferí lanzar y que espero ustedes recojan o no, poco queda que decir sobre Akiko, o quizás mucho, pero todo malo. No voy a emitir juicio de valores sobre las excelentes actuaciones de Shuei niño y Shue adolescente, ¿Por qué? Porque van intrínsecas a cómo funciona el mundo de Akiko.

Muchos se preguntarán, ¿Pero de entre todas las opciones, por qué la su……….madre?, yo no tengo respuesta. Ni vinculación madre hijo ni amor materno ni robots ni siquiera miedo a la posesiva madre, no lo sé. Véanla y juzguen por ustedes mismos.

El inspirado en un caso real

El director, Omori Tatsushi, nacido en Tokio. Un limitado número de cintas en su haber, pero todas con el beneplácito de la crítica, acaparando festivales y con variados premios en sus vitrinas.

No se preocupen, no me voy a poner a recitar títulos, además engañaría al lector porque solo he visto un par de ellos y uno es Maternidad.

Me gustaría saber qué ha querido decirnos Omori con Maternidad. Si es la obra maestra de un director visionario o un drama excepcional que te atrapa hasta su bestial conclusión.

Para mi desgracia, me quedo con la duda y lo considero un relato fuerte, muy crudo, lleno de angustia, pero que encaja como un puzzle, se piense lo que se piense del personaje principal, repugnante pero lleno de franqueza emocional.

Maternidad
Foto de Netflix

Conclusión de ‘Maternidad’

Maternidad, o Mother, como prefieran. Totalmente ilógico e irracional el estreno de la cinta en Netflix, escondida entre cientos y sin la mínima publicidad. Mal, muy mal. Entiendo que no es una película para todos los gustos, que dura más de dos horas y que es subtitulada, hasta aquí perfecto.

Pero esconder esta crueldad cinematográfica entre los 30 estrenos de películas Netflix de Navidad desde los últimos 4-5 años. Lo que no se soluciona cambiando de cinta queridos, se soluciona cambiando de plataforma y no está el horno para bollos. En fin, la película es horrible (su trama) y extremadamente desesperante y triste, el final aún más.

Netflixnianos y acoplados, no verla no tendría perdón de Dios, aunque lleguen a odiarla, como es mi caso y eso que posiblemente sea peor lo que se intuye fuera de plano, que lo que se nos deja ver. Jueguen a ser críticos de cine, puede ser una sensación emocionante y hasta interesante. Agradecería vuestros comentarios, para contrastar los diversos enfoques de esta posesiva cinta.

Enhorabuena y Bienvenidos al Espectáculo”

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí