Creación Guiones

Neasa Hardiman tiene un amplia carrera en la industria televisiva con títulos como "Jessica Jones", "Con ella empezó todo" o "Inhumans". Con varios proyectos a la espalda, se lanza a su primera película, bajo el título de Contagio en alta mar. Estuvo en el Festival de Cine de Sitges 2020, en la Sección Oficial, optando al premio a mejor película. En el Festival de Cine DaVinci se alzó con el Premio Vitruvio. Llega a los cines españoles este 27 de noviembre de 2020.



Contagio en alta mar

Crítica de 'Contagio en alta mar'

Ficha Técnica

Título: Contagio en alta mar
Título original: Sea Fever

Reparto:
Hermione Corfield (Siobhan)
Jack Hickey (Johnny)
Connie Nielsen (Freya)
Dougray Scott (Gerard)
Olwen Fouéré (Ciara)

Año: 2019
Duración: 94 min
País: Irlanda
Dirección: Neasa Hardiman
Guion: Neasa Hardiman
Música: Christoffer Franzén
Fotografía: Ruairi O'Brien
Género: Terror
Distribución: A Contracorriente Films

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de 'Contagio en alta mar'

Sinopsis de 'Contagio en alta mar'

Contagio en alta mar nos presenta a la tripulación de un pesquero irlandés. Lucha por sobrevivir cuando su barco es inmovilizado por una enorme y misteriosa criatura marina y su suministro de agua dulce queda infestado de parásitos. Deben encontrar una manera de volver a casa mientras están varados sin ayuda en aguas restringidas. (A CONTRACORRIENTE FILMS).



Contagio en alta mar
Foto de A Contracorriente Films

Lo salvaje

Los misterios que esconde el océano se vuelven protagonistas de la historia marítima que ofrece Neasa Hardiman en Contagio en alta mar. Desde el principio se ven algunos diálogos que nadan en un envoltorio más superfluo. Aun así, según va transcurriendo el largometraje, se va comprobando que hay una intención de impresionar a la audiencia. Se establece la tensión como uno de los principales recursos para mantener al espectador atento delante de la pantalla. Con lo cual, se va desentrañando la sorpresa que contiene el film. Sin embargo, esa idea, la cual tiene un gran potencial, no consigue evolucionar en su totalidad. Por ende, se establece una perspectiva fresca dentro del género de terror, pero la forma de ejecutarlo se queda a medio gas. En consecuencia, el impacto que busca se va diluyendo poco a poco.

Una de las razones que lleva a ese resultado es la poca profundización entre las relaciones interpersonales de los personajes. De esta manera, se simplifica demasiado, lo que quita verosimilitud a lo que se está contando. En cambio, lo que provoca esa situación extrema tiene cierto atractivo, dado que contempla aquello que no se conoce. Sin embargo, parece que la resolución va gestionándose en una telaraña de situaciones ocurrentes y, a veces, algo oportunistas. Por este motivo, hay conversaciones entre los personajes que se vuelven demasiado resolutivas y no fluyen como debieran. A pesar de ello, hay que destacar que hay escenas que tienen esa atmósfera tirante y una visión sobre lo que se quiere contar clara, pero no se atreve a sumergirse en ella. Seguramente, en siguientes proyectos, Hardiman deje salir aún más ese bagaje artístico, que ya asoma la cabeza en este film.

Sea Fever
Foto de A Contracorriente Films

La tripulación

Esta tripulación viene comandada por Hermione Corfield, la cual se mete en la piel de Siobhan en Contagio en alta mar. La actriz asume ser la columna vertebral del elenco principal. Aunque al principio pueda partir de una inapetencia, pronto se ve que es el preludio para la transformación expresiva que experimenta. Cumple con su cometido, no a través de un dinamismo más atractivo, pero desde una templanza más ligera. Después, entre el reparto juvenil, se encuentra Jack Hickey, como Johnny. Gracias a su picardía y su gallardía, sigue el patrón que se ajusta al tipo de personaje que interpreta. No va más allá, pero tampoco se queda en un plano externo, por lo que interpreta de una forma bastante llevadera. A diferencia de su compañera, en Hickey se observa un mayor ímpetu. Aun así, no se sabe si es por el guion o por los propios actores.

Por otro lado, uno de los grandes atractivos del film es la participación de Connie Nielsen. La danesa da vida a Freya, capitana del barco. A pesar de su buen hacer, su participación se difumina en el trabajo coral, ya que no tiene tantas oportunidades de lucirse en escena. En consecuencia, no se termina de observa si su labor es fructífera, o al verse escondida entre el resto de actores, encaja con el resultado en conjunto, con el resto de sus compañeros. Dougray Scott y Olwen Fouéré afrontan sus papeles a través de garra y potencia, lo que les da la facultad de plasmar su personalidad ante la cámara. Por último, pero no menos importante, Ardalan Esmaili y Elie Bouakaze equilibran gracias a una energía más luminosa e ingenua. Inclusive, hay que destacar a Esmaili, quien acaba por ser uno de los personajes que causa más empatía.

Sea Fever
Foto de A Contracorriente Films

El barco

Omitiendo la primera secuencia de Contagio en alta mar, el film leva anclas con una intención muy bien planteada. Pese a las flaquezas que presenta la propia historia en el guion, como realizadora, Hardiman muestra un talento interesante. Sabe cómo cultivar ese sentimiento de atención en el público, con una tensión que se palpa gracias a la utilización de los elementos visuales y el propio montaje del film. Así lo cubre con ese manto acuático, que llama la atención. Como resultado, explora el buen uso del poder de la imagen. Por lo cual, la dirección de fotografía es absolutamente un acierto, con un cuidado muy detallista, donde también triunfan los grandes planos generales y aquellos que se posicionan dentro del mar. Mediante ese uso estético, hay una verosimilitud apreciable en llevar al público ante ese espacio tan particular.

Asimismo, hay que añadir un buen manejo de los efectos especiales, que no necesitan ser magnánimos para estremecer al público. Pero, toda esa buena labor, no alcanza su nivel máximo por una propuesta que utiliza aspectos más cercanos al estándar del cine de terror. Hay algunos gags y sustos, que aunque sean provocados, originan que se rompa un poco la sinergia que se fabrica. Además, esa sutileza y elegancia se ven cortadas abruptamente, en pos de unas secuencias más hacia el gore y la violencia. Si hubieran creados puentes que permitieran la coherencia entre ambos estilos, hubiera sido acertado, pero no es el caso. Aquí se pasa de uno a otro sin preámbulo, lo que disminuye todo el efecto que pudiera conseguir dentro de este universo magnético. Aun así, conserva el espíritu y sienta las bases del sello de identidad de la realizadora.

Contagio en alta mar
Foto de A Contracorriente Films

Conclusión

Contagio en alta mar es una historia de misterio y tensión, que envuelve al espectador ante las incógnitas que se esconden en el amplio océano. Tanto el guion como la propia realización del film tienen puntos interesantes, que dejan ver ya el potencial de su realizadora. Sin embargo, se pierde en un caparazón más externo y no van más allá de esa capa superflua. Por lo cual, podría ser mucho más de lo que es. Por otro lado, el elenco realiza una buena labor, aunque se podría haber exprimido más la participación de algunos de ellos. Una caza entretenida de lo oculto, con una emoción que va menguando paulatinamente.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

Creación Guiones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí