Xavier Dolan vuelve al cine con Matthias & Maxime. Con este film vuelve a rodar en francés, ya que su último film “The Death and Life of John F. Donovan” supuso el debut en inglés del realizador y guionista. Con su nueva cinta ha estado nominado en el prestigioso Festival de Cine de Cannes a la Palma de Oro y a la Palma Queer. En el Festival de Cine Isla de Faro se hizo con el Golden Carp Film Award – International en la categoría de actor favorito para Xavier Dolan, además de estar nominado en las categorías de mejor película extranjera y mejor actor protagonista.

También estuvo presente en el Festival Internacional de Cine de Gijón, optando al Gran Premio de Asturias a la mejor película. Llega su preestreno de manos de Filmin desde el 27 hasta el 29 de marzo, para los suscriptores de la plataforma. La última película de Xavier Dolan llega a más de 10 salas comerciales a partir del 19 de junio y a otras tantas el viernes siguiente, 26 de junio.



Matthias & Maxime

Crítica de ‘Matthias & Maxime’

Ficha Técnica

Título: Matthias & Maxime
Título original: Matthias & Maxime

Reparto:
Xavier Dolan (Maxime)
Gabriel D’Almeida Freitas (Matthias)
Harris Dickinson (McAfee)
Pier-Luc Funk (Rivette)
Marilyn Castonguay (Sarah)

Año: 2019
Duración: 120 min
País: Canadá
Director: Xavier Dolan
Guion: Xavier Dolan
Fotografía: André Turpin
Música: Jean-Michel Blais
Género: Drama
Distribuidora: Avalon

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘Matthias & Maxime’

Sinopsis de ‘Matthias & Maxime’

Matthias & Maxime son dos amigos de la infancia que se besan para el rodaje de un cortometraje para la universidad. A raíz de ese beso, ambos comienzan a preguntarse cuáles son sus auténticas preferencias sexuales, lo que pone en peligro la estabilidad de sus vínculos sociales. (AVALON).

Premios

  • Festival de Cine de Cannes: 2 nominaciones – Palma de Oro (Sección Oficial) y Palma Queer. 2019.
  • Festival de Cine de la Isla de Faro: 1 premio – Actor favorito (Xavier Dolan) y 2 nominaciones – Mejor película internacional del año y mejor actor protagonista. 2020.
  • Festival de Cine Internacional de Gijón: nominado a a mejor película. Gran Premio de Asturias. 2019.
  • Festival de Cine de Colonia: nominado al premio Hollywood Reporter. 2019.
  • Festival de Cine de Estocolmo: nominado al premio Impact. 2019
  • Festival Internacional de Cine de Windsor: nominado al premio WIFF de cine canadiense. 2019.


Matthias & Maxime
Foto de Avalon

La cuestión de la verdad

El regreso de Xavier Dolan a los cines llega con Matthias & Maxime, una historia que recuerda a los primeros filmes del realizador canadiense, pero con un enfoque que busca gestarse de una manera más madura. La trama principal del film se establece de una forma en la que el espectador intuye lo que está ocurriendo, pero, para ello, debe ejercer de espectador activo. Por lo cual, Dolan no busca dejar la línea narrativa de una forma clara, sino que se desarrolla en un misticismo que explica esa contradicción personal e intimista. Además, no se puede negar que lo aborda desde un prisma que permite al público conectar con los frentes abiertos y la incertidumbre de no existir nada totalmente evidente. Por ello, se puede analizar como un ejercicio en el que cuenta con la capacidad juiciosa del espectador.

Tras germinar la idea primigenia del guion, Dolan no busca profundizar sobre el descubrimiento o la propia homosexualidad, sino que plantea una serie de dudas existenciales muy interesantes. Por esta razón, no se cierra a dotar de un significado o a etiquetarlo de alguna manera, sino que lo expone dentro de un espacio cotidiano, llevándolo a una mayor verosimilitud vital. Sin embargo, el problema que presenta es el exceso de relatos secundarios que adornan el retrato principal, lo que puede provocar que el público, a veces, pierda el foco principal. Al establecer varios puntos de carga dramática en paralelo, termina por analizar otro tipo de acción y profundizar hacia otro significado. Se puede intuir la intencionalidad del libreto, pero flaquea al presentarse difusa en su resultado global. Aun así, no se pierde y sabe levantar el guion hacia el punto deseado.

Fotos de Avalon

La disparidad interpretativa

Uno de los sellos de identidad del cine de Xavier Dolan es la creación de un reparto coral en sus obras. Con Matthias & Maxime vuelve a hacer uso de este fetiche artístico, contando consigo mismo para el reparto principal, algo que ya había hecho en su filmografía previamente. Para comenzar, Dolan realiza una labor interesante, con cierto aroma a misticismo y a una energía pausada, pero no comedida. También se puede ver el cuidado que establece, al ser el personaje con mayor evolución interpretativa durante el film. Por suerte, Dolan se luce, aunque acaba opacando al resto de intérpretes. Por su lado, Gabriel D’Almeida Freitas tiene cierto magnetismo y lo aborda desde una naturalidad muy orgánica. Tiene presencia en escena, aunque en ciertos momentos se puede esperar mayor potencia y movimiento. Aun así, sabe crear una sinergia con Dolan, que aunque no perfecta, con química.

Por otro lado, hay que destacar la importancia de los actores secundarios. Su mayor reto es conseguir quedarse en la retina del espectador, pese a no concebirse con un gran peso fílmico. Por lo tanto, hay que destacar en primera instancia el papel de Anne Dorval, que pese a aparecer en un número limitado de secuencias, sabe captar la atención del espectador y en ningún momento decae. En cierta forma, equilibra la parsimonia de los actores principales. Lo mismo ocurre con Pier-Luc Funk, Antoine Pilon y Marilyn Castonguay, que dentro del reparto coral, son los que más aportan movimiento a la escena. Tristemente, el poco cuidado de un reparto numeroso, acaba pasando factura al no sacar partido de todos los profesionales que participan en ella. Es decir, hay demasiados personajes que no se desarrollan en el film realmente.

Foto de Avalon

Rápido y pausado

Uno de los puntos que consigue elevar la calidad de Matthias & Maxime es la realización técnica. Es indudable que Xavier Dolan es un gran creador de contenido visual, aunque no siempre se vea acompañado por el virtuosismo del guion. En este caso, ha sabido combinar una fotografía de lo cotidiano con la romantización del sentimiento, de la reflexión. A través de los planos y los encuadres sabe cerrar el punto de acción para dar mayor énfasis al camino introspectivo protagonista. Además, la dirección artística sabe sacar partido a las secuencias de mayor impacto dramático, aunque puede que se eche en falta mayor cuidado y riesgo de lo que se plantea en escena. Gracias a la unificación de estos elementos, se realiza un combo visual que, aunque no innovador, es muy efectivo.

La simbología que recorre el film varía según va avanzando la película, por lo que podría confundir a cierto sector del público. No obstante, no se puede negar que el montaje ha sabido cerrar una línea dinámica, sin perder ese factor contemplativo y emocional. El ritmo fluctúa entre una tranquilidad existencial y lo frenético de la acción. Por lo cual, puede llegar a incomodar esos saltos de energía en pantalla, aunque se justifique con el razonamiento creativo y estilístico. Por otra parte, la banda sonora es notable y sabe convertirse en un hilo mediático que lleva la emoción hacia el espectador. Asimismo, hay cierto cambio de imagen que no termina de entenderse ,aunque se relacione con el clímax del film. Por lo que, ese cambio de registro desconcierta. Pese a ello, el conglomerado general deja hablar a los silencios y expresarse con sentimiento.

Matthias & Maxime
Foto de Avalon

Conclusión

Matthias & Maxime es una película que dice más por lo que calla que por lo que dice. Se refleja perfectamente la contradicción y la búsqueda de identidad, sin convertirse en una reflexión introspectiva extensiva. Sin embargo, se puede perder el foco en las líneas narrativas secundarias. Luego, a nivel interpretativo destaca el trabajo del propio Xavier Dolan, al obtener el reto interpretativo con más matices. Por lo que no se termina de explotar la presencia del reparto coral en pantalla.

Después, técnicamente tiene una estética cuidada y con un sello de identidad interesante. Se cuida la intencionalidad emocional de la fotografía, pero flaquea en ciertos cambios de registro del montaje visual. Por otro lado, la banda sonora es notable y se convierte en un buen acompañante. El camino al descubrimiento que se pierde ante las dudas de la propia rutina existencial.

Reportaje de Matthias & Maxime en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí