De la nada ha surgido una película rodada en Found Footage que ha conseguido colarse entre las películas más controvertidas de este (extraño) año. Se trata de Murder Death Koreatown (2020). Al igual que sucedía con El Proyecto de la Bruja de Blair (1999) película icónica dentro del subgénero, por ser una de las fundadoras del mismo, Murder Death Koreatown ha venido precedido con un halo de misterio, en la que se mezcla realidad y ficción. La película ha causado sensación, y sin duda uno de sus grandes éxitos es el gran número de capas y diversas lecturas que encontramos en ella.



Murder Death Koreatown

Crítica de ‘Murder Death Koreatown’

Ficha Técnica

Título: Murder Death in Koreatown

Reparto:
Sin datos

Año: 2020
Duración: 80 min
País: Estados Unidos

Género: Terror
Distribución: Amazon Prime Video (UK)

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘Murder Death Koreatown’

Sinopsis de ‘Murder Death Koreatown’

Investiga el caso real del asesinato de Tae Kyung Sung a manos de su mujer Misun Yoo en el distrito coreano de Los Ángeles. Interesado por el caso, un hombre anónimo que vive en una zona residencial cercana a los hechos decide profundizar en lo sucedido al considerar que los hechos no encajan. A medida que investiga descubre que todo se trata de una enorme conspiración que, de hecho, podría ser solo producto de su imaginación. (FILMAFFINITY)



Sin autor

Murder Death Koreatown tiene su origen en unos foros de internet, donde supuestamente una persona avisó de que un amigo suyo había investigado un caso de asesinato real, y grabado unas cintas extrañas sobre un caso criminal real, en el que se desvelaba la auténtica conspiración detrás de los crímenes. Ya sabemos que el Found Footage siempre ha intentado asociarse él mismo con la realidad, pero en este caso hay parte de cierto en ello, porque los crímenes que refleja la película son reales.

Aunque por supuesto, lo que vemos en pantalla no es una investigación criminal, sino que la película parte del crimen real, para después montar sus propias hipótesis. Un juego metacinematográfico que juega con distintas realidades (internet, el cine, los massmedia). También la película está en realidad imbuida de un gran espíritu propio de las leyendas urbanas, que en el ámbito de internet podríamos denominar como Creepypastas.

De tal manera, no tenemos autor, guionista, director o cualquier etiqueta posible, porque los creadores del proyecto han intentado llevar esta realidad ficcional a sus máximas consecuencias. Por lo menos, de momento.  Valga también decir que la película es de una producción que es totalmente casera, así que no podemos pedirle grandes expectativas en este aspecto. Los que son incapaces de ver cine «amateur» mejor no se acerquen a este proyecto.

Murder Death Koreatown
©IMBD El sofá contiene partes de un fragmento escrito en lengua coreana, algo que resulta totalmente incomprensible para nuestro protagonista. El miedo a lo foráneo es una de las distinciones más marcadas de la película.

La Conspiración

La Conspiración define a los Estados Unidos. Es uno de los temas más recurrentes de la vida del norteamericano medio. Muchísimos de ellos desconfían de las fuentes oficiales, creyendo en numerosas conspiraciones: La tierra plana, el Área 51, los asesinatos de la familia Kennedy …dejando de lado las causas por las que gran parte de la población cree en estas narrativas, lo cierto es que la película refleja perfectamente la creencia en ellas, y como es el ciudadano medio que profesa la religión «conspirativa». Nuestro personaje cree ver en los asesinatos algo más de lo que realmente es, y para ello decide investigar a fondo. Poco a poco se va consumiendo por dicha investigación, llevándole a la locura. La línea entre creer en las conspiraciones y chillar por las calles, como algunos personajes que el propio personaje entrevista para su investigación, avisando de que el final está cerca, es delgada.

Foto de IMDB

La Parábola del Extranjero

Como decíamos, nuestro personaje en realidad encarna perfectamente al norteamericano medio. Incluso personalmente creo que podría ser algo más, una radiografía del votante habitual de Trump. El miedo de la película se sustenta en lo que es desconocido, en lo extranjero. En este caso, no es un monstruo Lovecraftiano del que no entendemos su composición o entidad. El monstruo es la comunidad coreana, que resulta incomprensible para nuestro protagonista.

Según su visión, los coreanos se encuentran siempre conspirando, hablando en un lenguaje ininteligible (nuestro personaje contacta con una persona coreana para que le traduzca los mensajes escritos en coreano porque él no entiende y no es capaz de descifrarlos) y son la causa de la perdición de nuestro protagonista. Una xenofobia encubierta que es reflejo de parte de la sociedad.

Murder Death Koreatown
©IMBD

Detalles de nivel

Murder Death Koreatown tiene numerosos niveles de lectura, y es una de las cosas que sin duda la enaltecen. No se puede afrentar Murder Death Koreatown desde un solo punto de vista, porque inmediatamente nos damos cuenta de que es una película políedrica. Temáticamente es una película que aguanta numerosos debates, e incluso algunos recursos visuales bastante interesantes, teniendo en cuenta el formato que tenemos delante. Además como decíamos, la película es una fusión de diversos medios artísticos, con lo que al igual que en obras de arte contemporáneo, necesitamos más de un punto de vista para reconstruir la totalidad de la obra de arte, porque la vida está descontruida. Sin saber los orígenes literarios (en la página de internet) no es fácil entender la película.

Conclusión

Murder Death Koreatown es una película polar. O te gusta o la odias. La verdad es que para servidor es una de las mejores películas de terror de este año, especialmente por la frescura con la que es capaz de abordar numerosos temas que no solo están relacionados con la sociedad actual norteamericana, sino que formalmente también aporta una nueva vía para el Found Footage.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí