La directora de Ninjababy, Yngvild Sve Flikke (cuyo nombre estoy seguro que nuestro aparato fonador no está capacitado para pronunciar), demuestra que una película construida en torno a grandes preguntas existencialistas, de esas que triunfan en Cannes y Sundance, de bajo presupuesto y profunda sensibilidad, puede ser divertida y de gran belleza plástica.

La reflexión, el drama humano, el realismo, no deberían imponer esa suerte de anemia estilística que parece sufrir gran parte del cine europeo actual. Pero esta película, y en general el cine noruego moderno, niegan valientemente esa norma. Estreno en salas de cine españolas el 9 de junio de 2022.



Ninjababy

Crítica de 'Ninjababy'

Ficha Técnica

Título: Ninjababy
Título original: Ninjababy

Reparto:
Kristine Kujath Thorp (Rakel)
Arthur Berning (Pikkjesus)
Nader Khademi (Mos)
Tora Christine Dietrichson (Ingrid)
Silya Nymoen (Mie)
Herman Tømmeraas (Ninjababy voice)

Año: 2021
Duración: 103 min.
País: Noruega
Director: Yngvild Sve Flikke
Guion:Johan Fasting, Yngvild Sve Flikke, Inga Sætre
Fotografía:Marianne Bakke
Música: Kare Vestrheim
Género: Comedia dramática
Distribuidor: Elamedia Estudios

FilmAffinity

IMDb

Tráiler de 'Ninjababy'

Sinopsis de 'Ninjababy'

A los 23 años la vida de Rakel cambia cuando se entera, quizás demasiado tarde, de que está embarazada. Rakel es ilustradora y le encanta estar involucrada en diferentes proyectos, pero, ¿criar a un bebé?

Rakel debe enfrentarse a esa pregunta antes de lo esperado, y la sorpresa es doble: está de seis meses, por lo que no hay opción de abortar. Amante de la cerveza, las drogas y el sexo sin apegos, no tiene ningún interés en ser madre. Antes de tomar ninguna decisión, comienza a dibujar a su “ninjababy” que no le pondrá las cosas nada fáciles. (ELAMEDIA ESTUDIOS)

Dónde se puede ver la película en streaming



Ninjababy película
Fotos distribuidas por Elamedia Estudios

Noruega: un oasis donde el grajo va caminando

Y es que hay a veces que uno se pregunta si el proyector de la sala de cine se ha quedado atascado. Sí, Béla Tarr, me refiero a ti. Hoy en día algunas de las películas más aclamadas en festivales adolecen de una especie de negativa ante los recursos estilísticos y artísticos que ofrece el cine, que para eso están. Una mujer fantástica, The square, y en España también tenemos algunos ejemplos, que optaré por ignorar. Por lo tanto, agrada sobremanera ver Ninjababy, que potencialmente podría ser una de esas (una chica joven noruega que se entera de que está embarazada cuando es demasiado tarde para abortar), que no considera que un estilo cuidado supone un problema para la pretensión de honestidad.

Pero es que muy recientemente hemos atestiguado uno de los mayores hitos de la historia del cine moderno europeo en forma de una cosa indefinible llamada La peor persona del mundo, de Joachim Trier. Y es una película que podemos hermanar con Ninjababy por muchos motivos. Las dos hablan de mujeres alrededor de la treintena que, en una sociedad donde el primer nivel de necesidad de la pirámide de Maslow básicamente es inexistente, donde pueden elegir casi lo que quieran, han de enfrentarse a cuestiones definitivas sin estar preparadas. Parece ser que poder elegir no es tan bonito como lo pintan. ¿Qué quiero ser? ¿Quiero tener hijos? ¿Quiero estar enamorada? La sociedad les dice: venga, venga, venga, responde ya.

Por otra parte. Las dos hablan de unas dinámicas entre lo masculino y lo femenino que están en las antípodas de lo que se suele retratar en el cine. Las dos muestran a personajes femeninos excepcionalmente bien escritos, interesantísimos, sin necesidad del Nick Fury graciosete al lado. Y las dos son noruegas. Es curioso. ¿Estamos ante el país que nos salvará a través del cine del hastío, no solo vital, sino también el del propio cine?

Ninjababy película
Fotos distribuidas por Elamedia Estudios

La culpa

Más allá de la cuestión de la maternidad juvenil o de encontrar la propia identidad, Ninjababy poetiza sobre la cuestión de la culpa. Aquí la culpa es un poco como cuando tu madre te obligaba a hacer deberes de matemáticas en verano. No quieres hacerle caso, pero no lo consigues, y a la larga aprendes. Y es que el aprendizaje, según la directora de la película, no se busca ni se accede a él a través de terapia, introspección o, en este caso, clases de defensa personal. El aprendizaje se sufre de golpe, y punto.

La protagonista y su mejor amiga comienzan dando clases de aikido, para defenderse de los posibles ataques de la vida. CORTE A, la vida les da el mayor puñetazo que podría: un embarazo no deseado sin posibilidad de aborto. Rakel, la protagonista, hace de todo para huir, para dar la espalda a su problema, dejarlo ir, pero no puede, y en los momentos de soledad es capaz hasta de escuchar la voz de ese feto un poco brasas que lleva en sus entrañas. La culpa no puede olvidarse ni negarse, no puede ser soslayada ni enterrada, tarde o temprano aflora.

Mencionar que esa forma de representar artísticamente la culpa, con la voz y el dibujo del feto que cobra vida, es una manera maravillosa de emplear los recursos estilísticos para expresar sentimientos y emociones creativamente, pero sin caer en la pedantería de hacer algo incomprensible. Por momentos recuerda al tratamiento cinematográfico de la psicología humana que emplea Pixar. Pero estamos ante una peli noruega sobre un embarazo no deseado. Así da, gusto.

Yngvild Sve Flikke
Fotos distribuidas por Elamedia Estudios

Conclusión de 'Ninjababy'

Vayan a ver Ninjababy de Yngvild Sve Flikke (se me ha contracturado la lengua) al cine, porque les prometo que se reirán y llorarán, que qué más se puede pedir de una película, pero además de eso es que con sus asistencia estarán formando parte de un momento histórico para el cine. La asimilación inteligente y reflexiva, por parte del cine europeo de festivales, de algunos principios básicos que rigen en el sistema de Hollywood.

No los efectos especiales y la megalomanía, sino los hechos que, bien aplicados, mejoran una película, la enriquecen, la hacen más atractiva. Podemos bautizar a este fenómeno como la ‘Norueka’. Si quieren poder decir ante sus nietos que ustedes estuvieron ahí cuando ocurrió algo de trascendencia histórica, del tipo: “yo estaba ahí cuando la Norueka”, compren ya sus entradas.

Reportaje de Ninjababy en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
7,5 / 10
75 %
Artículo anterior"Un pequeño asesinato sin consecuencias" se estrena en el Teatro Lara desde el 28 de mayo
Artículo siguiente"Love, Death + Robots. Volumen 3": La animación es increíble y las historias más compactas
Nací en Tenerife en 1997, pero me educo y desarrollo la mayor parte de mi juventud en Madrid. Entonces, ya en el instituto, empiezo a escribir mis primeros relatos. Estudio Comunicación Audiovisual en la Universidad Complutense de Madrid; y en la Università degli Studi di Bologna, en Italia, me especializo en guion. He trabajado en televisión, tanto en programas de actualidad como en series de ficción. Recientemente he publicado mi primer libro de relatos.
Vayan a ver Ninjababy de Yngvild Sve Flikke (se me ha contracturado la lengua) al cine, porque les prometo que se reirán y llorarán, que qué más se puede pedir de una película, pero además de eso es que con sus asistencia estarán formando parte de un momento histórico para el cine. La asimilación inteligente y reflexiva, por parte del cine europeo de festivales, de algunos principios básicos que rigen en el sistema de Hollywood.ninjababy-pelicula-critica

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí